La flexiseguridad nació en Dinamarca en los 90, pero se popularizó desde Holanda. El autor se plantea la posibilidad de trasladar el concepto a un contexto laboral diferente y concluye que las diferencias culturales pueden ser el principal obstáculo.

Resumen:

El concepto de flexiseguridad nació en Dinamarca en los años noventa, pero se popularizó en Holanda, desde donde se ha extendido. Los beneficios que ha producido son evidentes, aunque se tardó casi 10 años en conseguirlos. El autor se plantea la posibilidad de trasladar este concepto a un contexto laboral muy diferente, como el portugués, y concluye que las diferencias culturales pueden ser el principal obstáculo. El ejercicio puede ser extrapolable a la realidad española, salvando todas las distancias.

Publicado en el número 226 de la revista, de noviembre de 2008

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.