El Servei d 'Ocupació de Catalunya organiza aulas intensivas para la búsqueda de empleo, donde el 40% de los 750 parados que han participado se han colocado. Dedican cuatro horas al día durante un mes a conseguir trabajo.

En la oficina de empleo junto a la catedral de Barcelona hay una actividad inusual por la tarde. Un grupo de 15 personas no paran de teclear frente a los ordenadores. Son 15 parados que trabajan cuatro horas al día durante un mes en la búsqueda de empleo en una de las seis aulas de la Generalitat para hacer frente a un aumento del 59% del paro, que en diciembre alcanzó los 423.232 demandantes. Por ahora, se han colocado el 40% de los 750 participantes. Para el director del Servei d 'Ocupació de Catalunya (SOC), Joan Josep Berbel, se trata de "un buen resultado" teniendo en cuenta el contexto. En el aula, Imma Soto y Ana Díaz se encargan de que los parados "se pongan las pilas" con trucos para mejorar su currículo y simulacros de entrevistas de trabajo.

JESÚS CAMPANARIO

"Tendré que ampliar los trabajos que busco"

"Después de perder en octubre el trabajo por una externalización del servicio informático en el que trabajaba, he buscado ofertas relacionadas con mi profesión pero sin resultado. Sufrí una crisis y pedí entrar en un aula", explica Jesús Campanario (46 años), técnico en sistemas de codificación.

La disciplina de las cuatro horas diarias le ha dado "un nuevo ritmo" para seguir buscando ofertas de trabajo y enviar cientos de currículos. Después de los consejos de las dos técnicas que actúan de tutoras, Jesús ha decidido ampliar la búsqueda de empleo a profesiones y sectores más allá de su último trabajo, como bibliotecas y archivos. "Si no encuentro nada, tendré que ampliar los trabajos que busco. Siempre podré trabajar de dependiente de una tienda de informática", asegura. De todas formas, ha lanzado los pertinentes avisos a familiares, amigos y conocidos --el método más frecuente para encontrar empleo-- por si surge una oportunidad.

NÉSTOR ARTEAGA

"Solo el 5% de las empresas te responden"

Hasta hace pocos meses, los dirigentes políticos y los expertos laborales citaban a los torneros fresadores como un ejemplo de los oficios industriales con más ofertas. La situación para Néstor Arteaga (36 años) es muy diferente. Hace tres meses fue despedido en la empresa de artes gráficas en la que trabajaba de oficial de tercera a cargo de la maquinaria. Desde entonces, ha enviado más de 200 currículos y se ha pateado varios polígonos industriales. "Solo el 5% de las empresas en las que pides trabajo se dignan a responderte aunque sea para decir que no tienen vacantes". A medida que pasa el tiempo, le urge más encontrar un trabajo. Después de agotar la prestación de desempleo, recibe un subsidio. "Vivo de la esperanza, aunque hay que pagar las facturas. En estas Navidades me he hinchado de macarrones y de agua", relata Néstor.

MARINA MEDVEDSKA

"No encuentro nada de peluquería canina"

En el fondo de la sala, la lituana Marina Medvedska (55 años) se desespera frente al ordenador. "Busco ofertas de mi trabajo habitual de peluquería canina y no encuentro ni una. La gente ha dejado de cuidar a sus mascotas por la crisis". Marina no está en paro, trabaja a media jornada pero necesita más ingresos. Echa de menos los buenos tiempos en los que tenía una cola de tres semanas para acicalar a perros en Girona.

En vista de las nulas expectativas en ese campo profesional, intenta explotar otros aspectos de su currículo. Pero tampoco encuentra trabajo como intérprete de ruso (su lengua materna) o de matemáticas debido a la falta de homologación de la licenciatura conseguida en su país de origen. Si persiste el mensaje de ningún resultado encontrado en sus búsquedas, ya se plantea la posibilidad de dar clases particulares a alumnos rezagados en álgebra.

Acceso a las Aulas Activas, del Servei d 'Ocupació de Catalunya (SOC): http://www.oficinatreball.cat/socweb/export/sites/default/socweb_es/ciutadans/orientacio_feina/aulesActives.html

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.