Todavía hay quien cuando habla de sectores industriales, dice que los puestos ejecutivos de máxima responsabilidad es cosa de hombres. Pese a ser limitada, España es un ejemplo de peso en mujeres directivas en el sector energético.

En los últimos cinco años, la alta dirección de sectores industriales como el energético está incorporando a sus filas el liderazgo femenino, tradicionalmente ausente. Amparo Moraleda no está sola en su aventura energética.

Es cosa de hombres. Todavía hay quien piensa así cuando habla de sectores industriales, donde la presencia femenina en puestos ejecutivos de máxima responsabilidad es limitada, sobre todo, en comparación con la industria de los servicios o de la distribución.

Amparo Moraleda ha sido la última en dar el salto del mundo de la tecnología a un mercado tan árido como el de la energía, que, tradicionalmente, ha estado dominado por hombres. La presidenta de IBM ha aceptado el reto de hacerse cargo del negocio internacional de Iberdrola, compañía presidida por Ignacio Sánchez Galán.

Un vistazo más en profundidad del sector energético pone de manifiesto que, aunque las mujeres no son mayoría, Moraleda no está sola en su empeño. España es un ejemplo del peso cada vez mayor que están logrando las directivas en el mundo del kilovatio, encabezadas por Maite Costa, al frente de la Comisión Nacional de la Energía; María Luisa Huidobro, presidenta de Omel; Carmen Becerril, en Acciona; y Ana Palacio, en Areva.

"Desde hace cinco años, se están produciendo más movimientos y las mujeres están ascendiendo a la alta dirección porque se han hecho más visibles", señala Celia de Anca, directora del Centro de gestión de la diversidad de IE Business School. En su opinión, la dificultad para alcanzar los máximos puestos ejecutivos no era algo inherente a un sector, sino a barreras que están desapareciendo poco a poco, como la imposibilidad de conciliar vida profesional y laboral.

Conciliación

Anne Lauvergeon, consejera delegada del grupo nuclear Areva, y Linda Cook, directora de Gas y energía de Shell, son otros ejemplos de altas ejecutivas europeas del sector. Lauvergeon, que siempre se ha declarado enemiga de las cuotas, se ganó el respeto de sus compañeros por volver a su puesto de trabajo sólo doce días después de dar a luz a su primer hijo. Por el contrario, Cook contó con el apoyo de su marido, ya que él decidió abandonar su carrera para centrarse en sus tres hijos.

El ascenso de las ejecutivas del kilovatio es una muestra de que, como apunta De Anca, en la alta dirección "cada vez cuenta más la meritocracia y todo está más profesionalizado" en un entorno donde ya no hace falta jugar al golf para llegar a lo más alto.

La reina del 'oro negro '

Linda Cook se matriculó en Ingeniería química en la Universidad de Kansas, pero pronto se dio cuenta de que lo suyo era la Ingeniería petroquímica. Nada más graduarse, empezó a trabajar para la británica Shell, donde ha desarrollado toda su carrera profesional. Tras dedicar varios años al negocio de exploración y producción en Estados Unidos, Cook se trasladó a Holanda, donde fue nombrada directora de estrategia y desarrollo corporativo. Actualmente, es responsable de la división de gas y energía de Shell, y ha sido una de las firmes candidatas a relevar, en 2009, a Jeroen van der Veer al frente de Royal Dutch Shell, lo que le habría convertido en la primera mujer en dirigir una de las grandes petroleras mundiales.

La 'mujer atómica '

Anne Lauvegeon, también conocida en el entorno energético como atomic Anne, es la máxima responsable del grupo nuclear francés Areva. Licenciada en Minas y en Física, desarrolló parte de su carrera profesional en diferentes agencias del Gobierno galo relacionadas con el sector de la energía. En 1990, fue nombrada asesora del ex presidente Mitterrand y Financial Times reconoció el año pasado a Lauvegeon como la mejor directiva de Europa. En Areva, también trabaja la española Ana Palacio, que ocupa el cargo de vicepresidenta responsable de márketing y del negocio internacional del grupo. Especializada en derecho comunitario, Palacio ha sido miembro del Parlamento Europeo y asesora del Banco Mundial.

Ejecutiva internacional 'made in Spain '

Amparo Moraleda estudió Ingeniería Industrial, formación técnica que complementó con un MBA en el IESE. Tras dos décadas en IBM, ha dado el salto al sector eléctrico de la mano de Iberdrola. Moraleda comenzó su carrera en el gigante tecnológico en 1988, donde se incorporó como técnico de sistemas y llegó a ocupar el cargo de ejecutiva adjunta de Louis V. Gerstner, presidente mundial de IBM. En 2001, fue nombrada presidenta de la compañía en España y Portugal, y en 2005 amplió sus responsabilidades a Grecia, Israel y Turquía.

De la banca al carbón

Dorothy Thompson lleva cerca de cuatro años al frente de Drax Power, la mayor central térmica de carbón de Reino Unido, y su larga trayectoria en el sector energético es difícil de superar. Aunque empezó su carrera en la banca, pronto se decidió por el mundo de los kilovatios y se unió a Powergen como asistente del departamento de tesorería, de donde se trasladó a Intergen. Thompson se ha formado como ejecutiva en Shell y en Bechtel, donde dirigió la división de negocio para toda Europa. Tan pronto como se hizo con las riendas de Drax, la ejecutiva reflotó la compañía, recuperó su valor en bolsa y consiguió que formara parte del índice británico FTSE 100. Ahora, su objetivo es reducir el impacto medioambiental.

Una vida dedicada al petróleo

Vivienne Cox no ha conocido otra empresa desde que se graduó, en 1981, en Química por la Universidad de Oxford, que British Petroleum (BP). Empezó en la división comercial de la división química y, tras cuatro años, pasó a formar parte del área de exploración y financiación, desde donde dirigió la salida definitiva del Gobierno británico de la petrolera.

Actualmente, es la mujer con más experiencia de la compañía y ocupa el cargo de vicepresidenta ejecutiva, función para la que cuenta con una sólida experiencia internacional, ya que ha sido responsable de diferentes áreas de negocio en Europa, además de capitanear la división de renovables de BP. Cox continúa supervisando el área de Energías alternativas, que ella creó hace tres años.

Liderazgo multidisciplinar

Carmen Becerril llegó a Acciona hace más de tres años desde PricewaterhouseCoopers, donde ejercía como consultora especializada en el sector energético. Licenciada en Derecho y con un máster en el IESE, Becerril se incorporó al grupo de la familia Entrecanales como directora general de Análisis Estratégico de I+D. Poco después, en Acciona decidieron crear una nueva dirección general y Becerril fue nombrada directora de Recursos Corporativos y Relaciones Institucionales, sumando los recursos humanos y la comunicación a sus responsabilidades.

Valedoras del sector eléctrico español

María Teresa Costa llegó a la presidencia de la Comisión Nacional de la Energía (CNE) en junio de 2005. Tres meses después, ya estaba lidiando con una operación tan complicada como la opa de Endesa. Además de haber participado en la investigación del caso Gescartera, Costa tiene un doctorado cum laude en Ciencias Económicas. Por su parte, María Luisa Huidobro es la presidenta del Operador del Mercado Ibérico de la Energía (Omel), cuya responsabilidad pasa por asegurar la eficiencia en la producción eléctrica del país.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.