La violencia en el trabajo constituye un síntoma social o institucional a descifrar. Su tratamiento adecuado exige que se tome como índice u orientación de un desorden o conflicto que impide el logro de los objetivos organizacionales, poniendo en cuestión el sistema organizativo o la organización misma. Esta perspectiva es irrenunciable si apostamos por un modelo de empresa saludable.

Los riesgos laborales son todas aquellas situaciones que se producen en ámbitos donde trabajan personas y que, por su naturaleza, pueden perjudicar su salud. Dentro de los riesgos laborales diferenciamos riesgos de seguridad (caídas, golpes, cortes, incendios, etc.), riesgos de higiene industrial (ruido, productos químicos, contaminantes biológicos, etc.), riesgos ergonómicos (diseño del puesto de trabajo, carga de trabajo) y psicosociales (factores relacionados con la organización del trabajo).

En España el 17% de los trabajadores ha sido objeto de algún comportamiento violento en su trabajo, según datos del Observatorio Permanente de Riesgos Psicosociales. Hombres y mujeres se ven afectados por igual, siendo el sector servicios el que más episodios de violencia registra (administraciones, almacenes, comercios, talleres, hoteles y restaurantes).

Publicado en el número 125 de la revista, de julio de 2017.

Adjuntos:

Descargar este archivo (c493-violencia.pdf)
La violencia en el trabajo
[8 págs. - pdf - castellano], 1436 kB


Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.