Catalunya cerrará el 2008 con la creación neta de 1.800 puestos de trabajo respecto al año anterior, pero el 2009 el mercado de trabajo sufrirá el gran impacto de la coyuntura actual, según un estudio de Caixa Catalunya.

Catalunya cerrará el 2008 con la creación neta de 1.800 puestos de trabajo respecto al año anterior, pero el 2009 el mercado de trabajo sufrirá el gran impacto de la coyuntura actual: el servicio de estudios de Caixa Catalunya prevé la destrucción de 94.900 puestos de trabajo, una reducción del 2,7%. De esta cifra, unos 55.000 se destruirán en la construcción, entre 30.000 y 40.000 en la industria, y 10.000-15.000 en servicios.

Será la primera vez que se reduzca la ocupación total desde la crisis de 1993, cuando sin embargo la caída fue "más dura en términos relativos, del orden del 5%", explicó ayer el autor del informe de perspectivas, el profesor Josep Oliver. "Hay que tener en cuenta que la construcción ya ha reducido la mitad de su excedente de ocupación".

Con estos datos, la tasa de paro se situaría en el 9,7% sobre la población activa al final del 2008, y en el 12,2% en el último trimestre del 2009. "Se trata de una cifra importante. Podría ser muy superior si llegara nueva inmigración o si se destruyera mucho más empleo, pero no parece sensato", dijo Oliver. En España, su previsión es que la tasa de paro esté en el 14,5% dentro de un año.

Caixa Catalunya pronostica que el PIB catalán acabará el 2008 con un 0,8% positivo, y que en el 2009 se invertirá este dato, con un decrecimiento del 0,8%.

En el conjunto del Estado español, el PIB deberá crecer un 1,3% este año y caer un 0,9% en el 2009. Oliver prefirió hablar de desinflación (que no deflación) para referirse a la contención de precios prevista, porque está directamente relacionada con los incrementos pasados de las materias primas, "pero la inflación subyacente o la de los servicios no van a ser negativas". Por primera vez desde la crisis de 1993, en el 2009 se contraerá el consumo (un 1,8%), después de salvar el 2008 con un positivo 0,4%.

"La confianza de las familias catalanas está literalmente hundida - alertó Oliver-.No hay comparación posible en este indicador, es la peor confianza que se ha vivido nunca. La situación económica es difícil, pero eso no lo justifica", y esbozó entre otras posibles razones el hecho de que una gran parte de la población, los menores de cuarenta años, no han pasado antes por una crisis.

Oliver insistió en que en los últimos días la caída del Euribor y la contención de la inflación prevista ayudarán a que la confianza empiece a recuperarse: "En el primer trimestre deberá verse mejora. Pero mientras el mercado de trabajo siga deteriorándose, la confianza no mejorará".

"No depende de nosotros que la recesión sea suave o se prolongue. Será muy importante lo que hagan la zona euro y Alemania a partir del verano del 2009", dijo Oliver, y reflexionó: "Cuando salgamos, costará recuperar los ritmos de crecimiento, porque hay que absorber los excesos, y porque la construcción no volverá a ser el motor de la economía, que deberá volver a basarse más en la demanda exterior".

Acceso a Publicaciones de la página web de Caixa Catalunya: http://www.caixacatalunya.es/caixacat/cat/ccpublic/particulars/default.htm

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.