ADE y Derecho siguen con buenas perspectivas, pero son las disciplinas 'STEM' (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas) las que crean más oportunidades. Mientras, en el mundo digital surgen las posiciones más novedosas. Para elegir profesión, es esencial realizar una apuesta con visión de futuro y analizar las tendencias que van a destacar en el mercado laboral dentro de cinco años.

La mayoría de los futuros universitarios ya conocerá sus notas de la Evaluación de Bachillerato para el Acceso a la Universidad (EBAU), que ha sustituido a la antigua Selectividad. Ahora tienen una tarea más complicada que prepararse para esta prueba: deben elegir carrera universitaria. En una decisión de este tipo es esencial tener en cuenta la vocación, pero también hay que valorar otros factores que hoy juegan un papel importante en el desarrollo de cualquier profesional. El mercado laboral avanza más rápido que nunca, la revolución digital está transformando las profesiones tradicionales, se están automatizando una gran cantidad de puestos de trabajo y están apareciendo ocupaciones nunca vistas.

"Los jóvenes deben realizar una apuesta con visión de futuro y analizar lo que va necesitar el mercado laboral dentro de cinco años. Han de estudiar qué especialidades se han puesto de moda de una forma puntual y cuáles muestran buenas perspectivas. Después tienen que ver qué universidad les va a permitir desarrollarse más", aconseja Juan Corro, director académico del área de ingeniería de U-tad.

Según Degree Advisor, plataforma desarrollada por Job Lab CEU-Santander, las titulaciones más demandadas por los jóvenes son Administración y Dirección de Empresas (ADE), Psicología, Enfermería, Medicina, Derecho, Arquitectura, Educación Infantil, Derercho+ADE y Criminología+Psicología. Así, el informe realizado por esta herramienta, que ofrece servicios de orientación para elegir carrera universitaria, concluye que los alumnos se suelen decantar por las áreas de salud, derecho y políticas y economía y empresa. Por el contrario, arquitectura y diseño, ciencias físicas, químicas y geológicas son las menos solicitadas.

Empleabilidad

Empresas y estudiantes coinciden en su interés por algunas titulaciones, como sucede con ADE y Derecho. Año tras año estas disciplinas presentan una gran cantidad de oportunidades laborales. Además, ADE es una de esas carreras que se puede integrar casi con cualquier disciplina. Así, se han creado dobles grados con especialidades tan variadas como Ingeniería en Tecnologías Industriales, Ingeniería Informática, Relaciones Internacionales y Publicidad. "De esta manera, los futuros profesionales pueden adquirir una visión empresarial, algo que demandan mucho las organizaciones", asegura Joan Rodón, decano asociado del grado en Dirección de Empresas (BBA) de Esade.

Dónde buscan las empresas a los candidatos perfectos

Por el contrario, las compañías echan de menos que haya más matriculados en las ramas más técnicas. Según el análisis elaborado por Randstad Professionals, las titulaciones con mejores salidas profesionales son Ingeniería Electrónica Industrial y Automática, Aeronáutica, Informática y Medicina. Estas áreas muestran una tasa de paro inferior al 7%. En definitiva, las carreras STEM (ciencias, tecnología, ingenierías y matemáticas, por sus siglas en inglés) son una apuesta segura hacia el empleo. Sin embargo, la dificultad de sus contenidos y el desconocimiento por parte de los estudiantes de las múltiples salidas laborales hacen que no estén entre las prioridades de los futuros universitarios. De hecho, se estima que las solicitudes en estas ramas descenderán un 3% durante los próximos cinco años.

Así, en el ámbito más técnico se espera que los ingenieros especializados en IT sigan acumulando la mayoría de las ofertas de empleo. En el área sanitaria destacan Medicina, Enfermería y Farmacia. Algunas de las posiciones más novedosas son las del medical advisor o medical manager, y los responsables de market access nacional y regional o los health economics specialist. También se prevé un aumento de la demanda de perfiles especializados en Óptica y Optometría u Odontología.

Las novedades

La transformación de las organizaciones ha traído nuevas oportunidades en carreras que a priori pueden parecer poco empleables. María Victoria García, directora de la oficina de prácticas y empleo de la Universidad ICAI-ICADE, pone como ejemplo las titulaciones de Fisioterapia o Magisterio. Para la primera, cada vez hay más empresas y hoteles interesados en ofrecer sus servicios. Por su parte el ámbito de la docencia ha ampliado su enfoque. La opción más común ha sido ejercer en un centro de formación, pero ahora también existen posibilidades en las editoriales de libros de texto o en las plataformas web de ayuda al estudio.

Pero las mayores novedades han llegado de la mano de la revolución digital. Según Gartner, el empleo digital aumentará un 500% en todo el mundo de aquí a 2018. Las competencias relacionadas con las nuevas tecnologías ya son imprescindibles para acceder a un empleo, algo que no deben obviar los futuros profesionales.

En este sentido, la rama de análisis de datos es una de las que más va a crecer. Los especialistas en la recopilación, gestión e interpretación de la información se demandan en todos los sectores. Los ingenieros de sofware o informáticos, matemáticos y arquitectos de sistemas son los idóneos para posiciones de analistas de datos. También aumentará el interés por expertos en ciberseguridad. La mayoría de estos profesionales proceden de las titulaciones de Ingeniería Industrial, Telecomunicaciones, Informática y Física. Por último, otra de las tendencias más prometedoras es el ámbito de la usabilidad y desarrollo de apps móviles, que necesita expertos en software y en diseño digital.

Lo cierto es que la digitalización va a llegar a todos los puestos de trabajo. Por eso, "es importante que los futuros universitarios se formen en estas competencias, independientemente de la titulación en la que se matriculen. No se debe olvidar que estas habilidades también se demandan para los puestos de ramas sociales o humanistas", recuerda Carmen Sebrango, responsable de carreras profesionales de la Universidad CEU San Pablo. Así que los que se decanten por carreras como Historia o Filosofía, que son algunas de las que tienen menos salidas profesionales, han de complementar su formación con una visión digital. De hecho, cada vez más firmas tecnológicas demandan perfiles humanistas. Las organizaciones necesitan incorporar una visión ética sobre cómo se deben implementar las nuevas tecnologías. Como consecuencia, Rodón matiza que "por su parte, los perfiles tecnológicos también tienen el reto de formarse en materias más sociales".

En esta línea, Belén Charro, orientadora y profesora de psicología de la facultad de ciencias humanas y sociales de Comillas ICAI-ICADE, recuerda que los estudiantes deben comparar las ofertas de una misma titulación entre distintas universidades: "Con la llegada de los planes de Bolonia, los centros tienen mucha libertad para elegir asignaturas en sus planes de estudios. Hay que fijarse especialmente en los itinerarios de especialización, en las prácticas profesionales y en las posibilidades de internacionalización".

Aquí se realizan más contratos*

  • Administración, gestión y dirección de empresas
  • Ingeniería industrial
  • Ingeniería informática
  • Derecho
  • Economía
  • Turismo
  • Ingeniería mecánica
  • Enfermería
  • Ingeniería agrícola y agroalimentaria
  • Educación primaria

*Fuente: 'III Ránking Universidad-Empresa', Fundación Everis.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.