La Consellera de la Presidencia de la Generalitat de Catalunya, Neus Munté, ha anunciado que el Pacto por la Reforma Horaria se firmará en julio con el horizonte puesto en el año 2025, para la puesta en práctica de propuestas como recuperar las dos horas de desfase horario, consolidar el factor tiempo como nueva medida de libertad, equidad y bienestar e impulsar una nueva cultura del tiempo en las organizaciones.

"Nos preocupamos mucho por el dinero y muy poco por el tiempo, que es una cuestión vital porque la vida es tiempo. No defiendo la reforma horaria para que la sociedad sea más productiva, la defiendo porque reclamo la soberanía sobre el tiempo, sobre mi tiempo”. Lo decía ayer Màrius Serra, sentado en la tribuna de oradores en la que la consellera Neus Munté presentaba los puntos principales del Pacto por la Reforma Horaria que se firmará este julio y que plantea un proceso de transición hasta el 2025 para poder poner en marcha la racionalización horaria en Catalunya. O dicho a modo de resumen, la compactación de la jornada laboral para liberar tiempo de uso personal.

La energía de Màrius Serra, que acaba de publicar el libro D’on trec el temps, chocaba con este horizonte del 2025. Un horizonte que resume que pese al inmenso trabajo desplegado durante tres años y medio por el grupo promotor –el Consell Assessor per a la Reforma Horària–, las inercias y los intereses que existen en cada ámbito –laboral, educativo, comercio, ocio…– han aconsejado ralentizar el paso y buscar un consenso mayor.

La iniciativa para europeizar los horarios, que se trabajaba en paralelo en el Parlament y el Govern a buen ritmo, entró en una fase de ralentización cuando se empezó la negociación a fondo sector a sector. El sociólogo Salvador Cardús, uno del los impulsores de este proyecto, explicaba ayer que hablar de las dificultades para llevar a cabo la reforma horaria es hablar del poder, o sea, de los que no quieren entregar el control del tiempo. Por ello, consideró que este pacto, concebido como un proceso de transición, debe recuperar en algún momento la idea del “momento cero”. Volver establecer una fecha concreta para que se ponga en marcha al unísono la reforma horaria.

Pese a este horizonte a más largo plazo, la consellera Munté y Fabian Mohedano, impulsor de la reforma, consideraron que es crucial que el debate haya cuajado, que exista la posibilidad de llegar a un pacto de arranque en el que todos los sectores implicados se comprometan a corregir las “dos horas de desfase” que caracterizan los horarios locales. O sea, acortar y compactar la jornada laboral suprimiendo la larga pausa del mediodía. El Govern incorpora la reforma horaria a su agenda política y el Consell Assessor desaparecerá definitivamente en septiembre.

Munté volvió a apostar por recuperar la comida en los institutos y a modificar la hora punta televisiva. Y recordó que es una negociación compleja debido a los intereses encontrados y porque hay que reformar leyes.

 

Acceso al programa de actividades de la 4a Setmana dels Horaris, organizada por Reforma Horària (12-18 de junio de 2017): http://www.reformahoraria.cat/programa2017

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.