Los empleos verdes contribuyen a reducir el paro, preservar la naturaleza y valorar el mercado laboral. Entre los sectores con mayor potencial están los relacionados con la energía, la movilidad sostenible, la agricultura y la ganadería ecológicas, el turismo sostenible, el ecodiseño, la gestión de residuos, el tratamiento de las aguas residuales o la consultoría, ingeniería y auditoría ambiental.

La Fundación Biodiversidad, del Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, destinará 67 millones de euros en el periodo 2017-2023 para el fomento del que se conoce como empleo verde. La inversión forma parte del Programa Empleaverde, que se enmarca dentro de la estrategia del Gobierno central para reducir el paro.

Pero, ¿qué se entiende por empleo verde y cuál es su verdadero potencial? La Organización Mundial de Trabajo (OIT) los define como “empleos decentes que contribuyen a preservar y restaurar el medio ambiente ya sea en los sectores tradicionales como la manufactura o la construcción o en nuevos sectores emergentes como las energías renovables y la eficiencia energética”. La OIT estima que alrededor de 500.000 españoles trabajan en alguna ocupación relacionada con el medioambiente, aunque no existen datos actualizados y la cifra podría ser sensiblemente inferior debido a la drástica reducción del empleo por la crisis.

Este tipo de puestos de trabajo “tienen un enorme potencial, se podrían multiplicar hasta por cuatro en los próximos cuatro años”, asegura Joaquín Nieto, director de la Oficina de la Organización Internacional del Trabajo en España. Esto significa que a finales de la presente década los empleos verdes podrían ascender a dos millones, aunque ello dependerá en gran medida de las políticas que lleve a cabo el actual Gobierno. Los datos oficiales, sin embargo, dicen que España acabará la década superando apenas el millón de empleos verdes.

Entre los sectores con mayor potencial están los relacionados con la energía (energías renovables y eficiencia energética), la movilidad sostenible (transporte público, ferrocarril para el transporte de mercancías y el vehículo eléctrico), la agricultura y la ganadería ecológicas, el turismo sostenible, el ecodiseño, la gestión de residuos, el tratamiento de las aguas residuales o la consultoría, ingeniería y auditoría ambiental. Para que se hagan una idea: según cálculos de la Comisión Europea, sólo la aplicación de toda la normativa vigente en materia de residuos crearía más de 52.000 empleos en España.

Estos puestos de trabajo no sólo contribuyen a reducir las cifras del paro y a preservar el medio ambiente, sino también a dignificar la actual situación del mercado laboral puesto que son empleos que requieren de “perfiles más cualificados y, por tanto, tienden a ser de mayor calidad y más sostenibles en el tiempo”, señala Nieto.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.