Un informe del Colegio Internacional de Abogados predice que el aumento de la robotización marcará el inicio de la ‘revolución industrial 4.0’ alterando las prácticas laborales y los marcos legales. The Guardian se hace eco de un documento que defiende un cambio en la legislación laboral para adaptarse a los cambios y exige un paso hacia adelante de los países para controlar la utilización de las máquinas en todos los ámbitos.

Las innovaciones en inteligencia artificial y robótica podrían obligar a los gobiernos a crear leyes para imponer cuotas de trabajadores humanos, a cuestionar las prácticas laborales tradicionales y a plantear nuevos dilemas como por ejemplo asegurar los vehículos sin conductor, según un informe del Colegio Internacional de Abogados (IBA).

El informe, que sugiere que un tercio de los trabajos cualificados en todo el mundo podrían acabar siendo reemplazados por máquinas o software, advierte que los marcos legales que regulan el empleo y la seguridad del mismo se están quedando rápidamente obsoletos.

La ventaja competitiva de las economías emergentes y menos desarrolladas –basadas en la mano de obra barata- pronto se verá debilitada a medida que los costes de las líneas de producción robotizadas y los sistemas informáticos inteligentes se hagan más económicos que el trabajo humano, sugiere el mismo informe.

Mientras que un trabajador alemán del sector del automóvil cuesta más de 40€ por hora, un robot cuesta solamente entre 5€ y 8€ por hora. “Un robot de producción es, por tanto, más barato que un trabajador en China,” señala el estudio. Un robot tampoco “se pone enfermo, tiene hijos o se va a la huelga y no tiene derecho a hacer vacaciones cada año.”

El informe de 120 páginas, que se centra en las implicaciones legales del vertiginoso cambio tecnológico, ha sido realizado por un equipo especializado de abogados laboralistas del Colegio Internacional de Abogados, un organismo que actúa como foro global para la profesión jurídica.

El estudio abarca tanto los cambios que ya están transformando el empleo como las futuras consecuencias de lo que denomina ‘revolución industrial 4.0’. Las tres revoluciones anteriores se enumeran como: industrialización, electrificación y digitalización. La ‘Industria 4.0’ implica la integración física de la tecnología y del software en la fabricación y en el sector servicios. Amazon, Uber, Facebook, las "fábricas inteligentes" y la impresión 3D, afirma, están entre los pioneros actuales de dicha revolución.

La autora principal del informe, Gerlind Wisskirchen, abogada laboralista en Colonia y Vicepresidenta del Instituto Global del Empleo en la IBA, afirmó: "Lo nuevo de la actual revolución es la rapidez con la que se está produciendo el cambio y la amplitud del impacto provocado por la Inteligencia Artificial (IA) y la robótica.”

“Empleos de todos los niveles de la sociedad que actualmente realizan los seres humanos están en riesgo de ser reasignados a los robots o a la IA, y la legislación tradicionalmente dedicada a proteger los derechos de los trabajadores humanos podría dejar de ser apta para dicho propósito, en algunos casos. Una nueva legislación laboral es urgente y necesaria para seguir el ritmo de una automatización creciente.”

Mirando hacia el futuro, los autores sugieren que los gobiernos tendrán que decidir qué empleos deberían ser realizados exclusivamente por humanos, por ejemplo el cuidado de los niños. “El Estado podría introducir una especie de ‘cuotas humanas’ en cualquier sector” y decidir “si tiene la intención de introducir un etiquetado de ‘hecho por humanos’ o gravar fiscalmente el uso de máquinas,” explica el estudio.

El incremento de la autonomía mecánica causará problemas en cómo definir la responsabilidad legal de los accidentes que impliquen nuevas tecnologías como los vehículos sin conductor. ¿Serán el propietario, los pasajeros o los fabricantes quienes hagan frente al seguro?

“Los problemas de responsabilidad pueden convertirse en un obstáculo insalvable para la introducción de una conducción totalmente automatizada,” alerta el informe. Vehículos como las carretillas elevadoras sin conductor ya están siendo usados en fábricas. En los últimos 30 años ha habido 33 muertes de empleados causadas por robots en Estados Unidos, apunta.

Los límites, afirma, tendrán que ser impuestos en algunos aspectos de la autonomía de las máquinas. El estudio adopta un principio militar, avalado por el Ministerio de Defensa de EEUU, de que siempre tiene que haber un ‘humano dentro del círculo’ para evitar el desarrollo y el despliegue de drones completamente autónomos que pudiesen estar programados para seleccionar sus propios objetivos.

“Un terreno vedado en la ciencia de la IA es la investigación de sistemas de armamento inteligente que abran fuego sin que ningún humano haya tomado la decisión,” manifiesta el estudio. “Las consecuencias de las averías de tales máquinas son inmensas, así que lo más deseable es que no solo Estados Unidos, sino también Naciones Unidas discutan la prohibición de los sistemas autónomos de armamento.” 

El término ‘Inteligencia Artificial’ fue acuñado por primera vez por el científico norteamericano John McCarthy en 1955. Creía que “cada aspecto del aprendizaje o cualquier otra característica de la inteligencia pueden en principio ser descritas con tal precisión que se pueden crear máquinas que puedan simularlas.” Los desarrolladores de software todavía están intentando lograr ese objetivo.

La brecha entre la realidad económica de la ‘gig economy’ de los autónomos y los marcos legales existentes ya está ensanchándose, apuntan los abogados. La nueva economía de la información puede dar lugar a más monopolios y a una mayor diferencia de ingresos entre ricos y pobres porque “mucha gente acabará desempleada, mientras que profesionales altamente cualificados, creativos y ambiciosos incrementarán su riqueza.”

Entre las profesiones que se consideran más susceptibles de desaparecer figuran los contables, los secretarios judiciales y los ‘funcionarios de oficina de las autoridades judiciales’.

Incluso algunos abogados están en riesgo de llegar a quedar desempleados. “Un algoritmo inteligente pasó por las decisiones del Tribunal Europeo de Derechos Humanos y encontró patrones en el texto,” afirma el documento. “Habiendo aprendido de esos casos, el algoritmo pasó a ser capaz de predecir el resultado de otros casos con un 79% de precisión… Según un estudio realizado por Deloitte, 100.000 empleos del sector jurídico inglés serán automatizados en los próximos 20 años.”

La nación pionera en lo que a la densidad de robots en el sector industrial se refiere es Corea del Sur, que tiene 437 robots por cada 10.000 empleados en la industria procesadora, mientras que Japón tiene 323 y Alemania 282.

Los robots invadirán próximamente nuestros entornos de ocio y hogares. En el ‘Henn-na Hotel’ en Sasebo, Japón, se han implantado ‘actroides’ –robots con apariencia humana, afirma el estudio. “Además de recibir y servir a los huéspedes, son los responsables de limpiar las habitaciones, llevar el equipaje y, desde 2016, preparar la comida.”

Los robots son capaces de responder a las necesidades de los invitados en 3 idiomas. El plan del hotel es reemplazar hasta el 90% de los empleados usando robots en las operaciones del hotel, con solamente unos pocos humanos para supervisar mediante cámaras de circuito cerrado y ver si necesitan intervenir si surgen problemas.

El trabajo tradicional se está desintegrando, con más empleados a tiempo parcial, trabajo a distancia y la desaparición de los límites entre la vida privada y la profesional. Está siendo reemplazado por “un lugar de trabajo ‘latte macchiato’ donde los empleados y freelancers están trabajando con sus portátiles desde el bar de la esquina.”

El lugar de trabajo podría acabar teniendo solamente el propósito de mantener la red social entre compañeros.

 

* Bowcott, Owen. “Rise of robotics will upend laws and lead to human job quotas, study says”. The Guardian, 04/04/2017 (Articulo consultado online el 20/04/2017).

Acceso a la noticia: https://www.theguardian.com/technology/2017/apr/04/innovation-in-ai-could-see-governments-introduce-human-quotas-study-says?CMP=share_btn_tw

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.