En plena era de la digitalización, donde se leen innumerables titulares del tipo: ‘o te digitalizas o mueres’, aplicados tanto a las empresas como a las personas, cobra una renovada importancia prestar atención a cada individuo que integra nuestro equipo, a sus capacidades, conocimientos, actitudes y al comportamiento que le define en el trabajo.

Es momento de hacerse las siguientes preguntas: ¿Nos ayudará o nos retrasará? ¿Qué necesita para mejorar? ¿Se encuentra en el entorno adecuado? ¿Qué piensa? ¿Cómo se siente? ¿Qué es lo que necesitamos conocer de él, que nos impide tomar una buena decisión? Para él y para la empresa.

Raymond Meredith Belbin (1926) dedicó su vida profesional a observar a las personas en entornos empresariales, a estudiar cuáles eran sus patrones atendiendo a diferentes factores como la edad, sus conocimientos, nivel social o autoestima. Lo hizo en una etapa social y política donde la formación y la consultoría, basadas en el estudio de las características personales de los trabajadores a fin de situarlos en un puesto más adecuado a éstas, obtener mayores niveles de motivación y, por ende, de productividad, eran consideradas todo un lujo.

Publicado en el número 120 de la revista, de febrero de 2017.

Adjuntos:

Descargar este archivo (c484-equipo-digitalizacion.pdf)
Cómo crear equipos impulsores de la digitalización
[4 págs. - pdf - castellano], 2351 kB


Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.