La industria manufacturera y el comercio son las áreas donde las jornadas laborales se prolongan más, hasta superar las 50 horas semanales. Por otro lado, aumentan los ocupados de tiempo parcial, lo que provoca que disminuyan las horas trabajadas pero que aumente la cifra total de ocupados.

Mientras los sindicatos de la Función Pública siguen reclamando la jornada de 35 horas semanales, pese a que Hacienda «por ahora» se opone; la mitad de los ocupados echa unas cuantas horas más, con jornadas que superan las 40 y, en muchos casos, las 50 horas semanales, según la última Encuesta de Población Activa (EPA), correspondiente al cuarto trimestre de 2016.

De los 18,5 millones de ocupados, 7,6 millones trabajan entre 40 y 49 horas. Pero otro millón y medio alarga aún más su jornada hasta superar las 50 horas a la semana. En total, 9,1 millones de ocupados trabajan entre 40 y más de 50 horas a la semana, un 49,1%.

Las áreas de actividad que más sufren estas jornadas interminables son la industria manufacturera, con 1.457.500 ocupados en esta situación, y el comercio, con 1.443.900. Les siguen, aunque a una distancia considerable, la hostelería (con 628.000 ocupados que trabajan entre 40 y 49 horas) y la construcción (con 611.300).

Si analizamos los datos por situación profesional, los autónomos son los que más horas trabajan a la semana. Así, del millón y medio de ocupados que echan más de 50 horas, 873.000 son trabajadores por cuenta propia y 599.900 asalariados del sector privado. En el extremo opuesto se sitúan los funcionarios. Apenas 66.100 trabajadores del sector público superan las 50 horas semanales.

Por ocupación, los trabajadores de los servicios de restauración, protección y los vendedores, y los técnicos y profesionales científicos e intelectuales son los que más hacen este tipo de jornada superior a 50 horas. En concreto, 436.900 y 214.100 ocupados respectivamente.

Además de ratificar que la jornada laboral de los españoles no se parece ni de cerca a las 35 horas que reclaman los funcionarios, el número de horas efectivas trabajadas a la semana también nos aporta una buena radiografía de la situación del mercado laboral.

Pese a que 2016 se cerró con 541.700 parados menos y se crearon más de 400.000 empleos, si analizamos los datos de la última EPA por horas, se observa que el número de horas trabajadas ha disminuido en el último año.

Los españoles trabajaron en el último trimestre de 2016 un total de 594 millones de horas semanales, una cifra inferior a la que se registró tan solo un año antes, cuando se superaron los 595 millones.

Unos datos, además, que están todavía muy lejos de los niveles que teníamos antes de que estallara la crisis. En aquel momento, el número de horas efectivas trabajadas a la semana estaba por encima de las 670 millones de horas semanales. Desde 2012, esta estadística había mantenido un ritmo constante de subida, pero la tendencia se ha roto en esta última EPA, correspondiente al cuarto trimestre del año pasado.

¿Cómo se explica que estén disminuyendo las horas trabajadas y, al mismo tiempo, el empleo esté aumentando? En esta cuestión tiene mucho que ver el empleo a tiempo parcial. En los tres últimos meses de 2016, el trabajo a tiempo completo descendió en 155.300 personas, mientras que el número de ocupados a tiempo parcial se incrementó en 135.900, por lo que el porcentaje de ocupados que trabaja a tiempo parcial aumentó en el último trimestre 75 centésimas, hasta el 15,31%.

En los últimos 12 meses, sin embargo, el empleo a tiempo completo ha subido en 424.600 personas, mientras que el número de ocupados a tiempo parcial ha disminuido en 10.700. Habrá que ver si la tendencia que se observa en el último trimestre se mantiene o no en el comienzo de este año.

Horas extra impagadas

De los 5,4 millones de horas extraordinarias trabajadas a la semana en el último trimestre de 2016, sólo 2,8 millones se pagaron. El resto, 2,5 millones, no recibieron ningún tipo de compensación ni en tiempo ni en dinero.

Pese a que los trabajadores a tiempo parcial no pueden realizar horas extra salvo para prevenir o reparar siniestros o en casos de daños extraordinarios o urgentes, en actividades como la hostelería o el comercio la normativa se incumple de forma frecuente. Con jornadas que en ocasiones superan las 10 horas al día. Pero estas prácticas abusivas también se dan en otros sectores como las finanzas y seguros, la industria manufacturera y el transporte.

La industria manufacturera, el comercio y la hostelería fueron precisamente las ramas de actividad con más horas extra no pagadas entre octubre y diciembre del año pasado. En concreto, 330.550, 412.600 y 308.300.

Conscientes de que se trata de una práctica muy extendida, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social ha intensificado en los últimos meses los controles para que se respete la jornada máxima y, en caso de realizar horas extra, el trabajador sea compensado. Si observan irregularidades, el empresario puede ser multado con sanciones que oscilan entre los 600 y los 6.000 euros.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.