En el día a día de una empresa quienes mejor conocen las necesidades reales, y pueden mejorar así los procesos, son sus empleados. Por ello, en Banco Santander se han propuesto escuchar a la plantilla para impulsar un proceso de transformación, en el que sus ideas sumen.

En 2014 el banco presidido por Ana Botín puso en marcha Santander Ideas, una comunidad digital donde recibe sugerencias y propuestas de los más de 190.000 empleados de los distintos países en los que el grupo opera. Lo hizo de la mano de ideas4all Innovation, una plataforma que ayuda a generar ideas dentro de las organizaciones, fundada en 2008 por Ana María Llopis, presidenta de Dia. Además de Santander, la compañía cuenta entre sus clientes con empresas como Repsol, Mutua Madrileña, e instituciones como el Ayuntamiento de Santander.

El caso del banco ha sido presentado esta semana en Madrid en el marco de una serie de desayunos, que tienen a EL MUNDO como medio colaborador. «La clave de la actual transformación de las firmas reside en el talento de sus empleados. Para impulsar este cambio los departamentos de Recursos Humanos, ganan más peso en este proceso», afirmaba Pilar Roch, directora de ideas4all Innovation. Añadía que «la transformación digital está ya implícita en las organizaciones, por lo que el cambio debe ser global».

Un esfuerzo global que está llevando a Santander a impulsar iniciativas como una mayor flexibilidad laboral. Mónica Torres, directora de Experiencia y Compromiso de Empleo del banco, explicaba que «fue la petición más solicitada cuando se puso en marcha Santander Ideas. «Recibimos alrededor de 40.000 propuestas, que articulamos en torno a diez ejes. Uno de ellos fue la flexibilidad y, tomando como base estas sugerencias, se creo Flexiworking», explicaba Torres en la presentación. «La medida facilita un trabajo flexible y la conciliación personal y profesional», añadía.

«Para que esta medidas se adecúen al máximo posible a las necesidades de cada trabajador es el jefe de cada equipo es el que decide y acuerda con sus subordinados las actuaciones a seguir. Éstas pueden ir desde salir antes de la oficina hasta trabajar días determinados desde casa», detallaba la directiva.

Pero esta flexibilidad en la entidad financiera va más allá y pasa también por entornos laborales más abiertos. Torres explicaba que «se están eliminando despachos y, así, la comunicación entre directivos y empleados fluye mejor».

En mercados como Estados Unidos y Reino Unido, donde Santander tiene presencia, la flexibilidad tiene un calado mayor, al estar estos países más concienciados con este valor. En España, contaba Torres, poco a poco se toma conciencia sobre sus virtudes para el empleado.

Y Santander continúa con este compromiso de escucha a los empleados. Se siguen recibiendo ideas, que periódicamente son tratadas por comités internos, y expuestas en diversos foros, como desayunos y encuentros con directivos del banco.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.