Entrevista de "La Contra" de La Vanguardia a Gunter Pauli, emprendedor de la economía azul en la isla de El Hierro, Australia y Latinoamérica: "[Ando] en aplicar mi filosofía azul al planeta, que es mucho más que la verde o el reciclaje, porque hacemos que un proyecto no sólo sea sostenible, sino que además produzca agua, alimento, vivienda, energía, salud... ¡Y que sea rentable!"

Estoy en la edad de plata: a los 60 sabes y puedes. Soy belga. Emprendo no para conservar ni reciclar, sino para regenerar el medio ambiente ganando dinero. Trabajo en red con 3.000 científicos: hay mucha ciencia, pero se aplica poco. Hay que pescar pezqueñines y no a sus mamás. Colaboro con el IAAC.

Mi primer proyecto fue crear una fábrica ecológica de jabón en Amberes (Bélgica), en 1991.

Fabricar jabón no suele ser limpio.

Por eso le dimos la vuelta al concepto de producir jabón ensuciando ríos y luego lavando más blanco en los anuncios. Yo quise empezar por una fábrica que no es que no ensuciara, sino que limpiaba su entorno y también las mentes del usuario: ¡nada de anuncios de lava-más-blanco!

Pues parece que siguen funcionando.

No con nosotros. Mi fábrica era toda de madera y no tenía desagües ni desechos y le plantamos la mayor pradera de césped en tejado de Europa. Y no gastaba en calefacción: aprovechábamos para calentarnos el calor de las reacciones exotérmicas del proceso químico.

Debió de costar un riñón.

No he firmado ni un proyecto ecológico –compruébelo– que no sea también rentable. En realidad, ya planeé que la propia fábrica fuera el mejor marketing de sus productos. Llevábamos a clientes, distribuidores y proveedores a plantar una flor en el tejado: era un momento que no olvidaban y así logramos más fidelidad a la marca, Ecover, que con cualquier campaña.

¿Aún es rentable esa fábrica?

Desde 1991 en que la construimos, sigue generando beneficios. No hay sostenibilidad ecológica sin rentabilidad económica y mi factoría sigue siendo un modelo por limpia y rentable.

¿Pasó mucho al frente de la ecojabonera?

Yo había estudiado Económicas y no era un hippy: mi generación no quería crearse un mundo aparte para ella sola, sino mejorar el planeta para todos. Construimos un ecohospital en Colombia. Lo diseñamos bioclimatizado sin gasto energético y sólo con su diseño conseguimos reducir la humedad en los quirófanos al 15%... ¡Sin aire acondicionado!

¿Cómo?

Mire, la mayoría de los descubrimientos científicos se quedan en los libros y en los laboratorios, pero hay que aplicarlos y –ahí entro yo– financiarlos y convertirlos en realidades sostenibles y rentables... ¡ya! o no sirven para nada.

Es tan difícil como los descubrimientos.

Por eso tengo una red de científicos, técnicos y artistas en la Zero Emissions Research and Initiatives (ZERI), que colaboran con nosotros. Y con el arquitecto Simón Vélez diseñamos el pabellón de guadua, un bambú colombiano muy resistente, que fue la gran sensación de la Feria Universal de Hannover del 2000.

¿Era un edificio todo de bambú?

Y superó las exigentes normas alemanas de construcción –el 80% de la inversión se nos fue en ese papeleo– para el visado a un edificio público. Recibió seis millones de visitantes.

Debe de ser un bambú muy resistente.

Y además es antisísmico, porque baila flexible al ritmo de la tierra. Empezamos a construir viviendas de guadua por mil dólares cada una, 40 al día, en Guayaquil (Ecuador). No sólo no contaminaban, sino que además generábamos agua en las 2.000 hectáreas donde crecía el bambú, que regeneraba el suelo al ventilarlo.

Ahora vive en Japón: ¿por qué no construye allí contra los terremotos con bambú?

Porque los americanos lo prohibieron tras la guerra, ya que las casas de bambú eran un símbolo del orgullo nacionalista japonés. Como ve, a menudo no es la tecnología, sino la cultura y la política, lo que pone límites al progreso.

¿En qué anda metido ahora mismo?

En aplicar mi filosofía azul al planeta, que es mucho más que la verde o el reciclaje, porque hacemos que un proyecto no sólo sea sostenible, sino que además produzca agua, alimento, vivienda, energía, salud... ¡Y que sea rentable!

Le pide usted mucho a su ingenio.

Y nuestra red lo da, porque somos un equipo y si nos consulta verá que llevamos más de cien proyectos que cumplen eso. Ahora estoy cultivando tomates en el desierto de Australia.

Aquí ya tenemos mucho riego gota a gota.

¡Eso está superado! Con la filosofía azul ya no gastamos agua ni en gotas. La extraemos del mar –que debe estar cerca–, la usamos para refrigerar el terreno y la devolvemos. Creamos así diferencia térmica entre suelo y techo; la humedad ambiente se condensa y se convierte en agua para regar. ¡No regamos: generamos agua!

¿Conseguir eso es caro? ¿Cómo se paga?

Es mucho más barato que el riego y toda su instalación. La tierra no valía nada: era desierto y ahora es regadío y así hemos triplicado su precio. Y esa plusvalía financia el proyecto. Producimos 200 toneladas de tomates anuales y hemos convertido la tierra desértica en un regadío muy fértil. Los inversores nos lo financian aceptando como garantía el propio terreno.

¿Por aquí tiene algún proyecto?

Sigo de cerca nuestro proyecto azul de la isla canaria de El Hierro, donde regeneramos los caladeros de pesca y participamos en varios proyectos que ahora la hacen ecosostenible.

¿Cómo?

Tras investigación biomarina, rectificamos el planteamiento de que hay que devolver al mar los peces más pequeños y capturar los grandes. Es al contrario: una hembra de 25 kg lleva 3 millones de huevos: hay que conservarlas a ellas y pescar sólo peces pequeños. Y eso hacemos hoy con una reserva para hembras bien vigilada.

Parece tener su lógica: los biólogos dirán.

Ha mejorado la vida de la isla. Y eso no es reciclar, sino crear recursos, empleo, riqueza... No nos conformemos con conservar.


Ingenios azules

Innovación limpia y rentable: baterías para coche eléctrico a partir de la madera; gusanos que dejan el agua más limpia que el cloro; zapatos que al andar te ponen más en forma que el mejor gimnasio; piscifactorías que ya no alimentan peces con pienso sino con algas combinadas con otros cultivos; electrónica diseñada para funcionar sin baterías imitando el sistema circulatorio de las ballenas; una aplicación para móvil que mide la temperatura corporal con precisión infinitesimal y así sirve como calendario anticonceptivo... Espigo al azar algunos de los 112 casos expuestos por Pauli con rigor científico y aplicación práctica y financiera: todos enriquecen al medio ambiente y a los emprendedores que los conviertan en negocios.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.