La tecnología y la globalización han impuesto la necesidad de una empresa más dinámica que debe moverse a un ritmo trepidante en un entorno de vértigo; sin embargo, la forma en la que el mercado de trabajo conecta la oferta con la demanda ha sido muy lenta. La paradoja es clara: millones de personas están en el paro al mismo tiempo que millones de puestos de trabajo se quedan sin cubrir ante la escasez de talento…

 

Por una parte, hay una gran cantidad de personas sobrecapacitadas en el mundo para hacer el trabajo que hacen, lo que provoca desmotivación y frustración; que genera, a su vez, un impacto significativo sobre la productividad y la economía global. Pero más importante es el problema que supone que millones de personas estén en paro, subempleados, con salarios estancados y que no les llega ni para vivir, con las consecuencias sociales y emocionales que ello supone.

En estos momentos, se está produciendo la paradoja de que mientras millones de personas están en el paro, hay otros tantos de millones de puestos que no se cubren: a esto es lo que yo alguna vez ya denominé como talenflación: mucha gente parada, pero escasea o no encontramos la que necesitamos.

Publicado en el número 117 de la revista, de noviembre de 2016

Adjuntos:

Descargar este archivo (c478_talenflacion.pdf)
Talenflación
[4 págs. - pdf - castellano], 165 kB


Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.