El autor reflexiona sobre cómo los equipos -al igual que las personas- sienten, se entristecen, se enfurecen, vibran, sueñan, se cansan y se estresan. La eficiencia de un equipo puede variar entorno a un 20 por ciento en función de cómo es y cómo gestionan su emocionalidad colectiva (cómo viven sus emociones y cuáles son sus estados de ánimo colectivos predominantes), postulando que hay equipos más evolucionados que otros, según el sentido y trascendencia de los mismos.

Resumen:

El líder del equipo genera espacios emocionales expansivos (que liberan talento) o restrictivos (que contraen el talento). El coaching de equipos es una herramienta muy poderosa para liberar todo el talento de un equipo, tomando conciencia de cómo manejan su emocionalidad colectiva… ¿Podríamos decir que hay equipos más maduros y evolucionados que otros en función a cómo se conocen y gestionan? El autor reflexiona sobre cómo los equipos (entendidos como un sistema vivo), sienten y de qué forma el cómo se auto-gestionan emocionalmente influye en sus resultados, postulando que hay equipos más evolucionados que otros, según el sentido y trascendencia de los mismos.

Publicado en el número 314 de la revista, de noviembre de 2016

Adjuntos:

Descargar este archivo (c476_sentido_y_trascendencia.pdf)
Sentido y trascendencia
[5 págs. - pdf - castellano], 1529 kB


Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.