Pese a que la recuperación económica no termina de despegar y que la tasa de desempleo se mantiene cercana al 10%, los banqueros de Wall Street se disponen a recibir una cifra récord de bonus por segundo año consecutivo.

Así lo indica un estudio elaborado por 'The Wall Street Journal ', que explica que en 2010 las compañías financieras de la principal bolsa del mundo abonarán a sus empleados unos 144.000 millones de dólares, lo que supone un incremento del 4% respecto a la cantidad destinada el año pasado por estas firmas.

Este volumen supondría un nuevo récord por segundo año consecutivo, después de que en 2009, en plena recesión, los banqueros de Wall Street recibieran 139.000 millones.

El informe, que ha recogido las previsiones de 35 entidades correspondientes a bancos, bancos de inversión, firmas de inversión en capital riesgo, entre otros, señala que 26 de estas entidades mejorarán los incentivos a sus empleados. Por si fuera poco, el estudio señala que el pago de bonus crecerá a un ritmo superior al de los ingresos de los propios bancos, que está previsto que suban un 3%, hasta los 448.000 millones durante este ejercicio.

El pago de estos fuertes salarios extraordinarios entre los ejecutivos de los bancos más importantes de la bolsa neoyorquina contrasta con la realidad económica de la primera potencia económica del mundo. Aunque la recesión económica quedó atrás en junio de 2009, lo cierto es que la incipiente recuperación sigue al ralentí.

El ritmo de crecimiento se ha enfriado y el PIB del segundo trimestre del año pasado ha marcado un débil crecimiento del 1,7%. Asimismo, la recuperación no es lo suficientemente fuerte como para rebajar el alto desempleo que acumula la economía estadounidense desde que en 2007 se desatara la peor recesión desde el final de la segunda guerra mundial.

La polémica en cuanto al pago de bonus entre los empleados de las principales firmas saltó a la opinión pública en los peores momentos de la recesión, cuando se conocieron las cuantiosas primas que recibían los ejecutivos de empresas rescatadas por el gobierno estadounidense con fondos públicos, como el caso de AIG.

En aquel momento, la propia Administración Obama quiso frenar esta práctica y recortó el pago de estos sueldos en aquellas firmas que hubieran recibido dinero público para mantenerse a flote. Casi todos los principales bancos se apresuraron a devolver las ayudas públicas lo antes posible para así poder volver a abonar a sus mejores empleados importantes bonus y así evitar una fuga de talento entre sus plantillas.

Lo cierto es que tanto los políticos como los organismos de control del mercado siguen buscando fórmulas para limitar el pago de estos bonus y con la nueva legislación financiera, que quiere cambiar las políticas del pago, las entidades están pendientes de normas específicas. Pero el proyecto de ley de la reforma financiera no quedará plasmado hasta dentro de unos meses.

No obstante, las previsiones varían según las entidades. Por ejemplo, en Citigroup, entidad en la que el Tesoro todavía mantiene un 12% en su posesión, las estimaciones que nombra la encuesta pasan por mejorar sus ingresos un 4%, aunque el pago de sus primas descenderá un 8%.

En el otro lado se sitúan Goldman Sachs y Bank of America. El sondeo elaborado por el WSJ señala que sus ingresos descenderán, pero que la cifra destinada al pago de bonus se incrementara.

Los banqueros, confiados

Mientras tanto, los empleados de banca de Wall Street se muestran confiados de cara a los bonus a recibir al término de este año. Una encuesta elaborada por la página web eFinancialCareers.com apunta que el 50% de los empleados en el sector financiero estadounidense esperan recibir unas primas mejores que las del año pasado. Tan sólo el 20% de los encuestados creyó que para 2010 la cantidad a recibir será inferior a la obtenida en el curso pasado.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.