La protesta de los empleados de Iberia provocó el caos en plena operación salida en el verano de 2006. El fiscal acusa a los procesados de un delito contra el tráfico aéreo, desobediencia grave y resistencia a la autoridad.

La protesta de los empleados de Iberia provocó el caos en plena operación salida en el verano de 2006.

La causa judicial por la invasión de pistas en el aeropuerto de El Prat de finales de julio de 2006, que sumió en el caos a la instalación aeroportuaria en plena operación salida de verano, supuso la cancelación de los vuelos durante más de 36 horas y atrapó a decenas de miles de pasajeros en plena operación salida de vacaciones ha dado hoy un nuevo paso: el fiscal pide penas de entre cuatro y tres años de cárcel para los 27 trabajadores de Iberia por la invasión de pistas que se produjo en el transcurso de una huelga salvaje contra la segregación del servicio de handling (servicios en tierra) de la citada compañía aérea.

El fiscal acusa a los procesados de un delito contra el tráfico aéreo, desobediencia grave y resistencia a la autoridad -alternativamente de desórdenes públicos-. Estos delitos comportan una petición de tres años de prisión para 25 de los procesados, mientras que para dos sindicalistas de UTG, que supuestamente fueron los que alentaron la ocupación de pistas la petición del fiscal se eleva a cuatro años de cárcel.

En un principio, los imputados por este caso eran más de 200 trabajadores del servicio de tierra de Iberia. Finalmente la inmensa mayoría de ellos se salvó del procesamiento judicial porque no se pudo probar su presencia documental en la invasión de pistas, cosa que sí se pudo hacer con los 27 procesados.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.