La crisis multiplica la demanda de directivos temporales para sanear o cerrar empresas. Los interim managers son profesionales de alto nivel que trabajan en una empresa con proyectos que suelen durar entre 6 y 18 meses, o incluso unos pocos días.

Los reajustes de plantilla de los últimos meses han arrastrado también a ejecutivos de dilatada trayectoria. Sin embargo, las empresas necesitan ahora más que nunca profesionales con experiencia que ayuden a sacar a la compañía de la crisis o al menos a cerrarla de la forma menos traumática posible. Estas son algunas de las funciones más comunes de los interim managers, profesionales de alto nivel que trabajan en una empresa con proyectos que suelen durar entre 6 y 18 meses, o incluso unos pocos días.

La figura del directivo temporal, muy común en países como Alemania o Reino Unido, apenas lleva unos años funcionando en España, pero según Inma Rueda, responsable de Michael Page Interim en Barcelona, la demanda de este tipo de profesionales ha aumentado hasta un 40% desde que empezó la crisis. "Las empresas empiezan a plantearse que no necesitan un profesional a largo plazo, sino alguien que les solucione la papeleta del momento", explica.

Así, uno de los puestos cuya demanda se ha multiplicado en los últimos meses es el de director temporal de recursos humanos. "Si hay que cortar cabezas, la empresa prefiere que lo haga un profesional externo que pueda afrontar el proceso con mayor objetividad", explica Rueda. Según Oscar Perreau, socio director en España de Executive Interim Management, otro de los perfiles más buscados es el experto en saneamiento financiero para solucionar los problemas de insolvencia, así como responsables de expansión para potenciar las filiales en el extranjero y compensar así la crisis del mercado interno. "También estamos recibiendo muchas peticiones de empresas de capital riesgo que, ante la falta de liquidez para entrar en nuevos proyectos, se están preocupando más por entrar a gestionar sus propias carteras de participadas", explica Perreau.

Francesc González, socio director de ICSA RRHH y experto en interim management,asegura que nunca habían recibido tantos currículums de candidatos interesados en este tipo de puestos. Pero dada la responsabilidad que deben asumir, aunque sea por unos meses, ser interim manager requiere un perfil concreto: "Más de 20 años de experiencia en empresas, formación genérica y gran capacidad relacional, ya que deberán cambiar de empresa con frecuencia y tendrán apenas unas pocas semanas para integrarse en cada nuevo proyecto", explica González.

En los últimos meses han aumentado los profesionales que aceptan este tipo de trabajos temporales mientras no encuentran un puesto estable, pero las firmas de selección prefieren candidatos que busquen este tipo de empleos como estilo de vida. Aunque la imagen típica del interim manager es la de un hombre maduro a las puertas de la jubilación, en Michael Page aseguran que abundan las mujeres que acaban de ser madres y que, tras regresar a su vida profesional, prefieren trabajos temporales que les permitan dedicarse a su familia entre proyecto y proyecto.

Para compensar el carácter temporal de sus contratos y los meses en blanco, el salario del interim manager suele ser un 30% superior al de un perfil similar con contrato estable. "Según el nivel de responsabilidad pueden cobrar entre 35.000 y 180.000 euros anuales", destaca Rueda.


ENTREVISTA a Saturnino Sánchez, ´interim manager´
"No existen recetas milagrosas"

¿Cómo llegó a dedicarse al interim management?

Fue en el año 2002, pero no se trató de una decisión premeditada. Estaba tomándome un tiempo sabático, tras 25 años dando vueltas por Europa y Estados Unidos como director general de una multinacional de consumo, cuando me propusieron gestionar durante dos años el desarrollo en España de una empresa europea. Lo acepté y desde entonces no he dejado de recibir encargos, a través de firmas especializadas como Michael Page Interim.

¿Qué tipo de proyectos ha asumido durante este tiempo?

He pasado por media docena de empresas, con encargos de entre seis meses y dos años. Suelen ser compañías que quieren mejorar su posición en el mercado o revisar su estrategia y necesitan un profesional con experiencia para hacerlo.

¿En los últimos meses ha notado cambios en las peticiones de sus clientes?

Lo que más me piden actualmente las empresas son puestas al día de procesos y reestructuraciones. Algunas llegan con pérdidas de dos dígitos y me piden que analice sus puntos fuertes y débiles para resituarse cara al futuro. Esto exige un análisis de la compañía, una puesta al día de sus sistemas, una refinanciación y a menudo también una reestructuración.

¿Qué es lo que más valora de ser interim manager?

Lo más enriquecedor es la experiencia cotidiana de ver que en todas las empresas hay efectivos muy valiosos y a menudo poco valorados por los de arriba. Lo peor es la prisa que tienen algunos clientes para encontrar recetas milagrosas que no existen para reflotar la compañía.

¿A quése dedica cuando se le acaba un proyecto?

Hasta que me llega el siguiente ayudo a empresas que están inmersas en procesos de fusión o venta. Nunca faltan compañías a las que echar una mano.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.