Según el primer Barómetro del Observatorio de Empleabilidad y Empleo de los Universitarios, el 40% de los universitarios cree que su formación no responde a las exigencias del trabajo que desempeña, la mayoría, por sobrecualificación. Señalan una excesiva formación teórica y falta de competencias exigidas en el mercado laboral, como capacidad de gestionar la presión.


"Que acaben sus estudios universitarios, que cuando vengan a la empresa, ya los formaremos". Es una frase escuchada decenas de veces en entornos laborales y que ilustra una realidad que, aún hoy, sigue siendo una asignatura pendiente en la educación en España: el desajuste entre la formación universitaria y el mercado laboral.

Sólo seis de cada 10 titulados universitarios cree que su formación responde a las exigencias del trabajo que desempeña. Los cuatro restantes vienen a constatar la disonancia entre las competencias que se adquieren en el entorno académico y las necesidades del mundo laboral: el 30% por sobrecualificación, y el 10% restante, por infracualificación.

Así lo refleja el primer Barómetro del Observatorio de Empleabilidad y Empleo de los Universitarios, realizado por la Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas (CRUE) y la Cátedra Unesco de Gestión y Política Universitaria con el apoyo de la Obra Social La Caixa.

La muestra, la más amplia sobre este tipo de estudios que se ha realizado para el sistema universitario español, analiza la información de 13.000 titulados universitarios y 46 universidades con el objetivo de mejorar la vinculación entre el mundo académico y la empresa. Un sector, el universitario, que, aunque también castigado por el paro, mejora las cifras generales: si el desempleo entre los menores de 25 años se sitúa en el 46,2%, en el caso de los universitarios está en el 34%. Y frente al 20,9% de tasa general, el desempleo entre los universitarios es del 12%.

De los encuestados, un 25% considera que para desarrollar su último trabajo no era necesario tener estudios universitarios. En los casos en que se requería titulación, en la mayoría se exigía tener estudios universitarios en general, no una titulación en concreto.

"La conclusión es clara: el paso por la universidad facilita trabajar, pero seguimos hablando de unas tasas de desempleo muy preocupantes", ha recordado Segundo Piriz, presidente de CRUE.

Puntos fuertes y débiles

Según el informe, los universitarios acusan una formación excesivamente teórica, con una "preponderancia excesiva de metodologías educativas clásicas poco adecuadas a los paradigmas educativos actuales", como las clases magistrales. La figura del docente tradicional, frente a la tendencia reciente de los sistemas más innovadores de apostar por un 'coach'.

Constatan los universitarios que buena parte de las competencias que adquieren durante sus estudios tienen escasa utilidad en el mercado laboral, y echan de menos otras que sí son demandadas por los empleadores y que tienen que adquirir por otras vías. Es el caso de los idiomas, la comunicación oral, la toma de decisiones y la capacidad para gestionar la presión.

Frente a éstas, el paso por la universidad sí les aportaría competencias valoradas en el mercado laboral como la comunicación escrita, la capacidad de trabajo en equipo, el dominio de las competencias específicas de la titulación, el compromiso ético, y la capacidad crítica y de análisis.

Los grados que más se ajustan al empleo

A pesar de las deficiencias señaladas, el 72% de los universitarios considera que su último empleo estaba bastante y muy relacionado con sus estudios. Los estudios de Ciencias de la Salud son los que presentan un mayor ajuste entre los conocimientos adquiridos y las exigencias del mercado laboral (76%), seguidos de las Ciencias (66%) y los grados de Ingeniería y Arquitectura (64%). Frente a ellos, los titulados en Artes y Humanidades son los que en mayor medida están empleados en puestos sin relación con su formación universitaria (45%), seguidos de las Ciencias Sociales y Jurídicas (41%).

No obstante, el ajuste entre formación y el puesto de trabajo aumenta entre el primer y último empleo, según se deduce el informe. Por eso, recuerda Francisco Michavila, director de la Cátedra Unesco de Gestión y Política Universitaria, la sobrecualificación sería tal respecto al primer empleo, pero no así en relación a toda la carrera profesional. Manuel López, rector de la Universidad de Zaragoza, va más allá: "En España no es que haya sobrecualificación, es que los empleos cualificados son escasos".

Satisfacción con el trabajo

La mayor satisfacción con el puesto de trabajo coincide con la mayor adecuación entre estudios y empleo. De este modo, son nuevamente los titulados en Ciencias de la Salud los más satisfechos, y los que menos, los de Artes y Humanidades. En todos los casos, el salario y el desarrollo profesional son los aspectos que reciben menor valoración.

Más satisfacción con la titulación

De los consultados, solo el 6% se arrepiente de haber acudido a la universidad, frente al 94% que volvería a hacerlo. Eso sí, no todos repetirían estudios: el 54% repetiría la elección formativa y la universidad; el 12% volvería a estudiar la misma titulación pero en una universidad distinta; el 15% realizaría otra titulación pero en la misma universidad; y el 12% realizaría estudios universitarios, pero escogería otra titulación y otra universidad.

De nuevo, los titulados en Ciencias de la Salud son los que presentan el mayor grado de satisfacción con la elección de la carrera, casi 14 puntos porcentuales por encima de la siguiente rama, Artes y Humanidades, y los que más repetirían en estudios y universidad.

Los idiomas

El talón de Aquiles de los universitarios parecen seguir siendo los idiomas, a pesar de que una inmensa mayoría declara dominar el inglés y de que el 60% de los consultados señala que no se le exigió el dominio de una lengua extranjera para optar a su último empleo. Es decir, no reciben formación en idiomas en la universidad, pero tampoco los necesitan laboralmente.

Para Manuel López, sin embarog, los idiomas -pese a no ser una prioridad para el empleador- son clave. "Si una pequeña empresa no tiene una perspectiva internacional, ¿cómo va a pedir una lengua extranjera? Pero si se aporta desde la universidad, estaremos contribuyendo a la internacionalización de la empresa". Para el rector, debería ser una prioridad que todo estudiante universitario posea un nivel medio inglés en todas las titulaciones porque lo requiere el mundo actual y porque "en los sistemas universitarios con los que competimos todos los titulados dominan dos idiomas".

Una competencia que para Nicolás Díaz de Lezcano, vicerrector de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, debería adquirirse en etapas anteriores a la universitaria, siendo un requisito para la finalización de los estudios de Bachillerato y FP.

El papel de universidad en la búsqueda de empleo

Otra de las asignaturas pendientes de la universidad es tener un papel más eficiente en la búsqueda de empleo de sus titulados. Según los consultados, la universidad les ha aportado poco en cuestiones relacionadas con el proceso de búsqueda de empleo, tales como la capacidad para diseñar un plan activo de búsqueda, la elaboración de un currículum vitae o la preparación para una entrevista de trabajo. Y solo un 20% utiliza sus servicios de búsqueda de empleo.

Ocho de cada 10 universitarios recurre a sus contactos personales. También, antes que por la universidad, optan por los portales de empleo y por otros métodos, como la autopresentación , el contacto directo, y los servicios públicos de empleo. Los servicios universitarios son el séptimo medio más utilizado de los 13 analizados.

Para Michavila, mejorar este servicio es vital para garantizar la igualdad de oportunidades a la hora de acceder al empleo y favorecer que sea para el titulado mejor preparado el que se quede con el puesto de trabajo, y no dependa de los contactos que posea.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.