Xavier Segura, economista: "Es imprescindible no dejar de tener presente la inmensidad del trayecto que queda por recorrer antes de que podamos leer una EPA con satisfacción. Y para tener eso presente será más fácil si recordamos que antes del estallido de la crisis los ocupados eran 20, 8 millones, los parados no llegaban a 1,8 millones y la tasa de paro estaba por debajo del 8%."

 

La EPA del cuarto trimestre ha merecido,en general, una evaluación bastante positiva. Una razón evidente es porque ha presentado un incremento del número de ocupados de 45.500 personas sobre el trimestre anterior, por encima de las previsiones y también porque se ha producido en un trimestre del año, el último, que, con la excepción del 2014, hacía mucho tiempo –desde el 2006– que no presentaba incrementos de empleo. El componente cíclico de la creación de empleo es un aspecto importante que hay que tener presente, porque este crecimiento podría parecer poco relevante si lo comparamos con el que se produjo en el trimestre anterior, que fue de 182.200 ocupados. En términos desestacionalizados vemos, sin embargo, que la tasa de variación de este cuarto trimestre (0,73%), es superior a la del trimestre anterior (0,64%).

Más allá del trimestre, que en el 2015 el empleo haya crecido en más de medio millón de personases lo que más justifica el balance positivo del último año. En términos relativos el crecimiento ha sido del 2,99%, porcentaje muy próximo al del PIB español en este mismo periodo, lo que prueba el alejamiento progresivo del actual modelo productivo español con respecto al histórico, en el que los crecimientos del empleo eran habitualmente muy inferiores a los del PIB.

Igualmente es un factor decisivo para la valoración favorable del 2015 el descenso del número de parados en 687.200, con una reducción del 12,43%, que sitúa la tasa de paro por debajo del 21%. Que la reducción del paro haya sido muy superior a la de la creación de empleo, nos señala uno de los elementos más claramente negativos de los datos conocidos ayer: el descenso de la población activa en 153.200 personas.

Es evidente que la recuperación del mercado laboral, después de los efectos tan catastróficos que provocó la crisis financiera, sólo es posible a través de un crecimiento sostenido. Hay que valorar favorablemente,pues, la última EPA porque, en general, muestra mejoras significativas . También es satisfactorio certificar que el número de ocupados sea ahora superior a 18 millones (menos de 17 millones en el primer trimestre del 2014), que el número de parados sea de 4,8 millones (casi 6,3 millones en el primer trimestre del 2013)o que la tasa de paro sea del 20, 90%, cuando había fregado el 27%. Pero es imprescindible no dejar de tener presente la inmensidad del trayecto que queda por recorrer antes de que podamos leer una EPA con satisfacción. Y para tener eso presente será más fácil si recordamos que antes del estallido de la crisis los ocupados eran 20, 8 millones, los parados no llegaban a 1,8 millones y la tasa de paro estaba por debajo del 8%.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.