Un joven francés, harto de negativas, decidió postularse para un trabajo mediante una arriesgada estrategia y logra captar la atención del personal de selección: eliminar todo las partes superfluas de su carta de presentación y sustituirlas por 'blablablas'.


La búsqueda de trabajo para dejar de ser un 'nini' nunca fue fácil. Y menos aún si entre los requisitos para poder solicitar un trabajo te piden experiencia, idiomas -mínimo nivel avanzado y acreditado en uno o dos de ellos, además de valorarse un tercero- cartas de recomendación y también, por qué no, de motivación.

Ante este estrés previo y sin respuesta a sus solicitudes presentadas, el joven francés Julien Chorier decidió no darse por vencido y escribir una carta de motivación que ha sorprendido por la profundidad de sus palabras.

Harto de redactar siempre lo mismo e inspirarse en muchos modelos ya publicados, Julien, diplomado en Marketing, envió su escrito a la empresa startup Alumn Force sustituyendo las "típicas" palabras utilizadas para mostrar su entusiasmo y experiencia por unos simples 'blablabla'.

La carta enviada comienza tal que así: "Apasionado por lo digital, los medios de comunicación y lo audiovisual... 'blablabla' competencias y conocimientos 'blablabla' desde hace varios años 'blablabla' VUESTRA empresa 'blablabla' creativo, joven e innovador 'blablabla' corresponde a mi idea 'blablabla' primer empleo de mis sueños".

Lleno de estas onomatopeyas en los seis párrafos escritos, el último de ellos resume todo el sentido de su candidatura:"Os agradezco la atención que habéis mostrado a mi solicitud, y espero haberos convencido mis ganas de formar parte de vuestro equipo. Estoy disponible inmediatamente y estaré encantado de conoceros en una entrevista con el objetivo de traducir de viva voz el "blablabla" y desvelaros de una manera más precisa mi perfil".

Finalmente, este joven de 24 años consiguió que le llamaran y tras la entrevista, logró un contrato indefinido en la empresa. Aquí muestra orgulloso en su cuenta de twitter el primer día en la oficina.

 

 

En una entrevista concedida al Huffington Post, Julien compartió su experiencia y anima a otros que todavía están en busca de empleo a hacer lo mismo que él. "Hay que buscar siempre diferenciarse", afirma el graduado.

Sin embargo y todo hay que decirlo, el joven solicitó un trabajo en el área de comunicación. La cosa cambia si el 'Blabla' de motivación, como el mismo ha llamado a su carta, la recibe el jefe de recursos humanos de un bufete de abogados. Quién sabe.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.