Personnel Today explica cómo los juegos de ordenador aplicados a la formación de trabajadores ya no se limitan a sectores especializados sino que se han convertido en una herramienta para simular retos de todo tipo: son los “juegos serios”.

Con la crisis financiera mundial mermando los presupuestos de formación no es de extrañar que Formación y Desarrollo esté esperando un alivio con el mundo virtual de los “Juegos Serios” (Serious Games).

Más allá de ser una muestra de compañías algo excéntricas o especializadas –que era seguramente el caso hace solo cinco años- los juegos serios de ordenador se están convirtiendo en una herramienta de formación en auge, gracias en gran medida al desarrollo de una tecnología cada vez más sofisticada y asequible que ha atraído a gigantes de las tecnologías de la Información como Microsoft e IBM.

David Wortley, director del Serious Games Institute con sede en Coventry, Reino Unido, dice que con los años ha sido testigo de un gran incremento en el conocimiento, concienciación y demanda de juegos serios. Afirma que la industria, que una vez estuvo centrada en simulaciones altamente especializadas como la formación para volar, ahora se extiende hacia áreas como marketing, finanzas y servicio a clientes.

Entornos 3-D
El caso de los juegos serios ha progresado desde la introducción de los juegos de mesa sobre negocios, simulaciones de organizaciones sobre papel, software multimedia y demás cosas por el estilo, hasta llegar a entornos 3D envolventes que uno sólo esperaría encontrarse en una PlayStation3.

Los desarrolladores argumentan que la posibilidad de dichos programas de capacitar al equipo para emular y desarrollar complejos y oportunos escenarios organizacionales, significa que ahora pueden tener un sitio en cualquier línea de formación tanto mixta como a distancia. “Las empresas que vienen a buscar nuestros servicios tienen una gran proporción de formación presencial y buscan reducir costes,” dice Kevin Corti, Jefe de la productora de juegos serios Pixel Learning.

“Los juegos serios dan la posibilidad a las empresas de ofrecer una experiencia formativa más centrada y realista que refleje realmente lo que ellas hacen,” añade.

Retos emulados
Según Richard Berg, Jefe de la empresa de desarrollo Business Smart International, el elemento experiencial de juegos serios también supone poder jugar un papel importante en el clima económico actual mediante la emulación de los retos a los que la gente se está enfrentando y poder ayudarles a reaccionar ante los mismos. Afirma que, de este modo, los empleados tienen libertad para poner a prueba nuevas ideas en un entorno seguro que no ponga en peligro a la compañía ni les pongan a ellos mismos en el punto de mira, como sí podría pasar con otros métodos formativos como el role-play.

La versatilidad que ofrecen los juegos serios a menudo significa que los responsables de Formación y Desarrollo tienen un abanico de opciones de implementación, como el uso de pequeños juegos de dos o tres minutos para entregar mensajes claves, o simulaciones más largas que puedan durar semanas. Pueden escoger incorporar juegos serios en un programa de e-learning preexistente o como una actividad presencial con personas o grupos trabajando con ordenadores portátiles -ambas opciones pueden ser on-line o no, así como también pueden ser con o sin mensajes explicativos y análisis posteriores a los cursos.

Corti dice que la mayoría de los proyectos de Pixel Learning son semihechos a medida y generalmente su coste varía desde las 30,000 hasta las 50,000 libras -ofreciendo muchas horas de formación para cientos, cuando no miles, de trabajadores.

“También tenemos una gran cantidad de programas de simulación empresarial, y otros productos menos personalizados –como uno sobre Tratar Adecuadamente al Cliente- que puede costar entre 40 a 80 libras por usuario,” añade.

Cualquier compañía con un gran grupo de trabajadores conseguirá ver sus costes reducidos masivamente, añade Berg, que insiste que a pesar de la tecnología los precios normalmente son extremadamente competitivos.

“Las empresas pueden escoger y nosotros ser extremadamente flexibles,” dice. “Los costes tienden a rondar las 250 libras por cabeza, aunque las simulaciones pueden costar entre 4,000 y 100,000 libras, dependiendo de lo que la organización en cuestión precise.”

Juegos de mesa otra vez
Más allá del terreno virtual, los juegos serios pueden actuar como un marco de apoyo a una sesión de formación, afirma Karen Sadler, una consultora en diversidad en Academee, una consultora especializada que produce un juego de mesa con versiones más y menos personalizadas.

“Es una manera de implicar a las personas y ayudarlas a aprender,” explica. “Aunque la reacción inicial normal es la de escepticismo, lo que suele pasar es que el juego se convierte en algo casi secundario.”

Sadler afirma que las empresas usan la herramienta de fomento del aprendizaje de Academee, que fue diseñada originalmente para el mercado de la diversidad, de muchos modos durante una intervención –por ejemplo, para romper el hielo o para calcular el nivel de conocimientos de la sala- y también para sus propios asuntos, como la satisfacción del cliente o las acogidas. El juego Academee, que la compañía recientemente personalizó para la cadena de supermercados británica ASDA, está disponible en tres tamaños diferentes, con guías para su uso por sí mismo o como parte de una intervención mayor en formación. Los precios van desde las 395 hasta las 8.140 libras.

Caso práctico: Shire
En otoño de 2008, la empresa multinacional farmacéutica Shire dirigió una sesión de juegos serios de un día para 35 empleados internacionales asistentes a sus conferencias legales anuales. El curso, que fue diseñado e impartido por Business Smart International, ofreció una simulación de alta definición de la organización.

“Como abogados que se nos encomienda la tarea del asesoramiento de los líderes del negocio, es de vital importancia que entendamos por qué nuestros ejecutivos quieren seguir cierto camino y cuál es en realidad el objetivo empresarial,” explica el portavoz Jason Baranski. “Queríamos hacer algo que fuese muy intenso en cuanto a la formación mientras que se seguían ofreciendo oportunidades para fomentar el espíritu de equipo.”

“Entre ronda y ronda, esperaríamos los resultados provisionales, diciéndonos como lo estaba haciendo cada equipo, además del feedback del coordinador. Escucharíamos por qué uno estaba rindiendo mejor que otro y si las perspectivas a largo plazo de la organización parecían buenas o malas.”

“Esto no es un ejercicio típico de teambuilding que te ayude a afianzar tu relación con compañeros a los que no ves el tiempo suficiente. Es un ejercicio intenso que requiere que te sumerjas en el contenido, sigas la pista de las decisiones y reflexiones realmente sobre las cosas. No creo que nadie se marchara de la simulación diciendo: ‘Fue un jueguecito divertido pero no era muy realista’. Nuestro departamento jurídico al completo fue realmente puesto a prueba.

Acceso a la noticia: http://www.personneltoday.com/articles/2009/02/09/49335/serious-training-games-let-the-games-begin.html

Acceso a Academee: http://www.academee.com

Acceso a Business Smart International: http://www.business-smart.com

* Damon, Nadia. “Serious training games: Let the games begin”. Personneltoday.com, 09/02/2009. (Artículo consultado on line: 11/02/2009)

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.