Evitar el espionaje industrial. Ese es el objetivo en el que se ha escudado el Eduskunta o Parlamento finlandés para dar luz verde a la conocida como 'Ley Nokia ', una normativa que permite a las empresas controlar el mail de sus empleados.

Los miembros del Parlamento finlandés aprobaron ayer por mayoría -96 votos a favor por 56 en contra- la reforma de la Ley de Protección de las Comunicaciones Electrónicas para autorizar a as compañías y organismo públicos a que investiguen los correos electrónicos de sus empleados.

Bautizada como 'Ley Nokia ' por la presión que ejerció el fabricante de móviles durante los últimos dos años para lograr la modificación de la ley, la normativa busca evitar que los trabajadores de una empresa puedan facilitar datos clasificados de la compañía a sus rivales. De hecho, Nokia acudió a las autoridades finlandesas solicitando la reforma de la Ley de Protección de las Comunicaciones Electrónicas después de sufrir dos casos de espionaje industrial.

A partir de ahora las compañías finlandesas podrán 'revisar ' el correo de sus empleados, eso sí, sólo datos como el destinatario, el remitente, el formato y tamaño de los archivos adjuntos, la fecha, la hora y el título del mensaje, ya que la nueva ley no permite 'investigar ' el texto del mail. Hasta ahora, si una empresa tenía la certeza de que uno de sus trabajadores estaba cometiendo el delito de espionaje industrial, tenía que solicitar la autorización judicial necesaria para 'pinchar ' el correo de los implicados y obtener, de este modo, más pruebas. Ahora ya no será necesario este paso y las corporaciones podrán realizar las pesquisas sin necesidad de autorización judicial.

Críticas

La oposición finlandesa ha criticado la decisión adoptada ayer en el parlamento porque considera que la ‘Ley Nokia’ atenta contra los derechos fundamentales de los ciudadanos. Cuando la nueva normativa entre en vigor ya no será la Policía quien investigue en primera instancia los correos electrónicos sospechosos, sino que serán las propias empresas, Ministerios, bibliotecas, centros educativos e incluso las comunidades de vecinos quienes indaguen en los mails de sus trabajadores sin necesidad de orden judicial.

Para los detractores de la polémica ley, la decisión adoptada ayer en el Parlamento finlandés no hace sino supeditar la libertad individual de los ciudadanos a los intereses de la todopoderosa Nokia, el mayor fabricante mundial de teléfonos móviles.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.