A juicio de Federico Durán, el mercado laboral español debe hacer frente con urgencia a dos grandes problemas: el del empleo y el de la seguridad jurídica de las actividades empresariales. Una forma de enfrentar estos problemas, y otros de menor relevancia, sería la elaboración de un nuevo Estatuto de los Trabajadores. El actual ha sido modificado en numerosas ocasiones pero, aun así, recoge algunas regulaciones que han quedado obsoletas.

 

El marco jurídico de las relaciones laborales viene, desde hace décadas, sumido en un vendaval de reformas que han buscado, en el nuestro como en otros países, la adaptación a las exigencias de una economía globalizada, abierta y constantemente cambiante, en la que los cambios en la organización del trabajo y de la producción, y en las condiciones en que se desarrolla la competencia económica, no pueden seguir siendo ignorados.

Se trata de garantizar la flexibilidad, frente a la rigidez. Flexibilidad de costes, de condiciones laborales, de organización de la producción. Si la adaptabilidad de las empresas, para hacer frente a un entorno competitivo constantemente cambiante y cada vez más exigente, es frenada por el ordenamiento laboral, las consecuencias se traducen en pérdidas de empleo y de actividad económica y, por tanto, en empobrecimiento general.

 

Publicado en el número 300 de la revista, de julio/agosto de 2015.

 

Adjuntos:

Descargar este archivo (c447_relaciones_laborales.pdf)
Relaciones laborales: ¿Más reformas o cambio de modelo?
[2 págs. - pdf - castellano], 158 kB


Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.