La producción por trabajador creció el año pasado a su ritmo más lento desde el cambio de milenio, con una ralentización evidente en prácticamente todas las regiones, lo que pone de relieve el problema de que el menor aumento de la productividad global está adquiriendo proporciones globales.



El comité de expertos Conference Board señaló que en base a los datos oficiales de producción y empleo de la mayoría de los países, sólo India y el África subsahariana disfrutaron el año pasado de un crecimiento más rápido de la productividad de la mano de obra.

A nivel global, la tasa de crecimiento se ralentizó al 2,1% en 2014, frente a una media anual del 2,6% entre 1999 y 2006, explica el think-tank.

Según Bart van Ark, economista jefe de Conference Board, la productividad total de los factores, que tiene en cuenta los niveles de formación y de inversión así como el número de trabajadores, cayó un 0,2% en 2014. "Se trata de un fenómeno global y por lo tanto nos lo tenemos que tomar muy en serio", advierte.

Cada vez son más los economistas que señalan el problema de la baja productividad global como una de las mayores amenazas para la mejora de las condiciones de vida, en países ricos y pobres por igual.

El hecho de que las compañías hayan perdido eficiencia a la hora de convertir la mano de obra, los edificios y las máquinas en bienes y servicios empieza a preocupar a políticos de todo el mundo.

Janet Yellen mencionó el viernes la débil productividad estadounidense cono una de las causas del "tibio ritmo de crecimiento de los salarios en los últimos años". También la semana pasada George Osborne, el ministro de Hacienda británico, fijó el aumento de la productividad como la prioridad económica más importante del nuevo Gobierno. "Nuestra futura prosperidad depende de ello", concluía.

Se considera que el aumento de la productividad es una de las únicas formas de mejorar las condiciones de vida, en un momento en el que las economías desarrolladas, y algunas emergentes, asisten al envejecimiento de su población y al rápido aumento de los índices de jubilación. Sin un crecimiento más sólido de la productividad, puede que el mundo tenga que acostumbrarse a tasas de expansión económica mucho más bajas.

En un informe que se presentará el mes que viene, Conference Board explica que la ralentización del crecimiento de la productividad sólo es resultado en parte de la resaca de la crisis económica de 2008-09 y refleja problemas económicos globales más arraigados.

Ahora que la oferta global de trabajadores se aproxima a un pico, la tendencia debe invertirse para que la gente disfrute de una mejora de la prosperidad en los años venideros, creando así un "enorme reto" para las compañías, advierte Conference Board.

Los economistas discrepan sobre la causa precisa de la debilidad de la productividad en todo el mundo, pero sobresalen algunas tendencias.

Otras explicaciones más optimistas giran en torno a los efectos de la propia crisis, que instó a las compañías a acomodarse y a no invertir en tecnologías y procesos mejores. Esto debería menguar a medida que continúe la recuperación global.

Pero van Ark dice que la debilidad temporal "no es toda la verdad", y que hay tendencias más importantes en juego. Señala que los mercados emergentes están llegando al límite del crecimiento fácil basado en la tecnología, mientras que las economías avanzadas se están concentrando en los servicios, que suelen dejar menos margen para el aumento rápido de la eficiencia.

La nueva tecnología se ha centrado en los productos de consumo, que han beneficiado a la gente y les han permitido hacer más cosas que en el pasado, pero que no han mejorado necesariamente la cantidad o la eficiencia de su trabajo.

Van Ark advirtió que hay algunos signos de que la carga regulatoria está aumentando, pero añadió que esto era "difícil de demostrar".

Hay pocas evidencias de que la ralentización se deba a empleados vagos o poco eficientes. "Hay algo mal en la forma en la que las firmas equipan a sus trabajadores para que produzcan más", concluye van Ark.


Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.