Un monitoreo de los empleados de una aerolínea de Finlandia revela que las personas que tienen turnos de trabajo con horarios rotatorios y turnos nocturnos en tierra consumen más grasa y menos verduras y frutas que las personas que trabajan siempre de día y el personal de a bordo.

 

El trabajo por turnos altera laalimentación y fomenta el sedentarismo, entre por lo menosalgunos de los riesgos para la salud que aumentan en laspersonas que cambian de horarios o trabajan de noche, según unnuevo estudio.

Un monitoreo de los empleados de una aerolínea de Finlandia revela que las personas que tienen turnos de trabajo con horarios rotatorios y turnos nocturnos en tierra consumen más grasa y menos verduras y frutas que las personas que trabajan siempre de día y el personal de a bordo.

"Los profesionales de la unidad de salud laboral habían detectado que muchos empleados con tareas por turno tenían factores de riesgo", dijo la autora principal, Katri Hemio,nutricionista del Instituto Nacional de Salud y Bienestar,Helsinki.

"Además, el 70 por ciento de los empleados de la aerolínea tenía trabajo por turnos y la mayoría con horarios irregulares. Esto aumenta su vulnerabilidad a los riesgos del trabajo por turnos, además de generar una población atractiva para elestudio de esos riesgos", agregó.

Estudios previos habían demostrado que en los trabajadores por turnos aumenta el riesgo cardiovascular y la posibilidad dedesarrollar síndrome metabólico y diabetes tipo 2, según publicael equipo de Hemio en Occupational and Environmental Medicine.

Su estudio incluyó a 1.478 empleados de una aerolínea queparticiparon de un programa de pesquisa y prevención de enfermedades crónicas en el período 2006-2009. Más de la mitad eran hombres. Algunos trabajaban de día, otros lo hacían por turnos en tierra y el resto tenían tareas a bordo.

Los controles al inicio del estudio incluyeron la detecciónde la diabetes, los análisis de laboratorio, las evaluaciones físicas y un cuestionario sobre el estilo de vida, el trabajo yel sueño.

Aquellos con riesgo de diabetes respondieron un cuestionarioestandarizado de 16 preguntas sobre la alimentación y recibieron orientación para modificar el estilo de vida. Los controles se repitieron a los 2,5 años.

Los hombres que trabajaban por turnos, principalmente en el mantenimiento de los aviones o la atención a los usuarios, eran menos propensos a comer por lo menos una porción diaria de verduras que el resto.

Las mujeres con trabajos por turno ingerían el 12,6 porciento de las calorías diarias de la grasa saturada, comparado con el 12,2 por ciento entre las empleadas con turno fijo de día. Las azafatas y las empleadas de tierra con trabajo por turnos también consumían más productos lácteos ricos en grasa que las empleadas con horario diurno fijo.

Los hombres con tareas por turnos ingerían más calorías derivadas de la grasa (33 por ciento) y la grasa saturada (12por ciento) que los otros dos grupos. Los sobrecargos eran los que ingerían menos calorías provenientes de grasa (31,7 porciento) y grasa saturada (11,6 por ciento).

"Nos sorprendió un resultado (...) Hallamos que el nivel educativo no influía en los resultados", dijo Hemio. "Es el trabajo por turnos lo que influye en los hábitos alimentarios de los empleados", agregó.

Las trabajadoras por turnos también manifestaron padecer más estrés y ser más sedentarias que el resto de las empleadas. Los análisis de laboratorio revelaron que las azafatas tenían un metabolismo más saludable.

"Lo más importante para los trabajadores por turnos engeneral es prestar atención al aumento del riesgo de padecer enfermedades crónicas y saber que la alimentación saludable reduce ese riesgo", finalizó Hemio.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.