En España la cultura del riesgo aún no ha sido del todo comprendida e impera el miedo a cambiar de profesión o a hacer un giro en la carrera profesional. Sin embargo, la predisposición al cambio será muy útil en un futuro cercano, lleno de convulsiones en el mundo empresarial.

 

Un cambio drástico en la orientación de la propia carrera profesional a partir de los cuarenta es una decisión difícil que debe ser tomada con prudencia y que a menudo provoca miedo y ansiedad. Sin embargo, es también un dilema al que cada vezmás trabajadores se enfrentan en un mundo laboral cambiante y tan inestable como lleno de posibilidades y donde la realización personal ha pasado a ser un parámetro esencial.

Ese cambio puede pasar por el emprendimiento y la creación de una empresa propia en el campo en el que se ha ido acumulando experiencia, en la redefinición de las prioridades dentro del mismo sector o, directamente, en el abandono del trabajo que se tiene en busca de la realización personal en un ámbito muy distinto.

Los expertos anglosajones hacen hincapié en que el primer paso es entender que cambiar la carrera laboral es distinto a cambiar de trabajo, y que para este movimiento son importantes los contactos adquiridos a través de los años y una labor añadida de coaching y asesoramiento. Sin embargo, hay que entender también que la aventura del cambio tiene peculiaridades en España que no se dan en el entorno anglosajón. Juan G., que trabajó en banca durante quince años y luego se decidió a montar una empresa de venta por internet, considera que “España es una sociedad donde la cultura del riesgo aún no ha sido del todo comprendida. Se ha apostado por la seguridad y por la comodidad, por lo que al emprendedor se le respeta sólo si su triunfo es total; un solo error puede acabar con tus posibilidades para siempre”.

En su caso la empresa no fue rentable y tras quebrar, tuvo que regresar a su antiguo sector en condiciones peores a las de partida. “Fue un cambio arriesgado y no funcionó, pero el fracaso es el destino natural de una gran parte del emprendimiento. Hay que valorar esa experiencia, esos intentos, como lo que son, un aprendizaje, y permitir que esas personas que tienen la capacidad de arriesgarse vuelvan a empezar, porque los emprendedores, son un valor único que se debería cuidar. Aquí es muy difícil, en parte porque la financiación de proyectos novedosos corre a menudo acosta del dinero que los socios posean de entrada o a suendeudamiento. No es difícil observar que la mayor parte de las grandes compañías creadas en España han surgido originalmente del Estado”.

Saber lo que se quiere

Raúl S., un ejecutivo con doce años de experiencia en banca de inversión y una carrera meteórica, comparte parcialmente esa visión: “Gran parte de la teoría de coaching que nos exhorta a vivir nuestra vida y a seguir nuestros sueños es algo irreal aplicada a nuestro país. Creo que lo realmente necesario es saber lo que uno quiere y luego asesorarse bien y ser cauto”.

Raúl acaba de hacer su propio cambio, y ha aspotado por dejar el banco en el que trabajaba por otro en donde cobrará más pero tendrá una posición menos clara. “Mi vida laboral estaba trazada desde hace tiempo, progresaba pero carecía de retos. He sacrificado estabilidad a largo plazo y una carrera medida, con mayor capacidad económica, que necesitaba, y un poco de riesgo”.

Los motivos de Eva P., ejecutiva del sector tecnológico fueron más prioridad.Lo tuve claro,aunque me preocupa si podréreinventarme en el sector tecnológico dentro de unos años, donde prima la juventud”.

Para José María Sicilia, director del Executive MBA de la Escuela de Organización Industrial, los cambios provocan vértigo e incertidumbre en un primer momento, pero después permiten descubrir posibilidades que teníamos y no habíamos explorado todavía”, por lo que es recomendable que nos atrevamosadar nuevos pasos. “Yo soy favorable a que la gente que tiene 40 o 45 años y una experiencia a sus espaldas afronte grandes cambios. Cuando llevas tiempo realizando tareas directivas alcanzas un techo más psicológico que profesional, lo que puede provocar que te acomodes, dejes de investigar la realidad y no aproveches la potencialidad con la que cuentas”. Por eso es muy útil que nos rodeemos de la gente adecuada, ya que “la capacidad de cambio y adaptación se puede contagiar si uno aprende a rodearse de cuatro o cinco personas interesantes que aporten esos nuevos valores”.

Esta predisposición al cambio será particularmente útil, señala Sicilia, en el futuro cercano, en el que “el mundo empresarial va a sufrir enormes convulsiones por lo que hay que entrenarse parapoder manejarse en el nuevo contexto. Muchas empresas que han caído en picado lo ha nhecho por negarse a ver la realidad y aferrarse al viejo modelo. En esto, las personas son iguales que las empresas”.


Puntos a tener en cuenta

Un cambio a mitad de carrera necesita una serie de preguntas previas que permitan evaluar las propias prioridades y necesidades: quién es uno y qué desea para su vida son cuestiones tan fáciles de enunciar como difíciles de contestar a fondo. Para ello, además de contemplar las opciones que se nos ofrecen, es interesante solicitar asesoramiento profesional de coaches y consejeros que pueden usar tests y cuestionarios especializados en definir claramente las capacidades, intereses y valores que se poseen. También es necesario, sin embargo, tener en cuenta que la experiencia directa nos permite ser más exitosos en los cambios que apliquemos a nuestras carreras profesionales. Intentar nuevos caminos y ver si funcionan es tan útil como cualquier análisis teórico o más, y más factible cuando hay una experiencia acumulada. Escribir la propia vida, una pequeña autobiografía, puede ser unejercicio útil para encontrar en el pasado las guías y motivaciones que nos permitan clarificar hacia dónde queremos dirigir nuestro futuro. Por último, los mayores expertos en lamateria aconsejan “pensar como un empleador” y tener en cuenta que alguien experimentado puede aportar cosas que un novato ni siquiera conoce; después, ser capaz de presentar esehecho a la empresa para que entienda por qué contratar a alguien más mayor y más caro es, sin embargo, una buena inversión.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.