Gaspar Hernández Entrevista de David Berruezo a Gaspar Hernández, periodista y escritor, autor de El Silencio: "El intrusismo es el gran obstáculo al que se enfrenta el mundo del crecimiento personal. Los medios deben discernir y apostar por la calidad y el rigor."

Entrevista al periodista y escritor Gaspar Hernàndez (La Garrotxa, 1971), que recientemente ha sido premiado con el Premio Ciutat de Barcelona por el programa de Catalunya Ràdio L’ofici de viure por su rigor e innovación y, por otro, por su novela El Silencio ganadora del Premio Josep Pla 2009.

Queremos hacernos eco especial sobre este último reconocimiento ya que, en estos momentos, la versión catalana está siendo un éxito rotundo de ventas situándose en el número uno entre las obras de ficción, superando a Stieg Larsson y su Los hombres que no amaban a las mujeres, que llevaba 37 semanas en ese puesto.


“Como tienes tu escritorio, tienes tu espíritu; una forma de cambiar tu mente es ordenando tu escritorio”

David Berruezo.- ¿Cuál es la visión que te llevó a escribir la novela El Silencio?

Gaspar Hernández.- Como dice Martin Amis, las novelas surgen de un rincón del inconsciente y te vienen a buscar; es la historia la que te viene a buscar. Quedé prendado de una historia que me pareció muy buena. Si está bien resuelta o no, los lectores lo dirán.

D.B.- ¿Fue terapéutico para ti escribirla?

G.H.- No, aunque en L’ofici de viure más de una vez hemos recomendado la escritura porque puede ser terapéutica. En mi caso no lo fue y tampoco lo pretendía; lo que quería era escribir una novela de la que no me avergonzase.

D.B.- Hoy, ya transcurrido un tiempo y con tus momentos de Silencio, ¿qué crees que te ha aportado?

G.H.- Lo veo como un proceso esponja: me alimenté de ciertas cosas durante un tiempo, cosas vitales y literarias. Lo que hice después fue soltarlas. Evidentemente, cualquier cosa nos hace crecer y experimentar una situación, como la que conocí y en la que se inspira El Silencio, te hace crecer; escribirla también. Lo que más me enriquece actualmente es el feedback con los lectores.

D.B.- La palabra es poderosa y haces mención de ello en el libro, por su energía y por su vibración; a través de L’ofici de viure la palabra está teniendo efectos en los oyentes, ¿Cómo lo sientes?

G.H.- Soy un comunicador y me siento un canal. Lo único que hago es dar a conocer lo que aprendo, por lo tanto, creo que los que deben sentirse bien son los psicólogos y especialistas que vienen al programa.

D.B.- Recientemente dos premios, el ‘Ciutat de Barcelona’ por L’ofici de viure y el ‘Josep Pla’ por El Silencio. Además de merecidos, ¿crees que son la recompensa a la valentía de alejarte de la actualidad política y encabezar una línea dirigida a la esencia de las personas?

G.H.- No sé si es valentía. Seguí lo que mi corazón o mi intuición me decía que debía hacer. El premio ‘Ciutat de Barcelona’ lo agradezco mucho ya que demuestra que los contenidos relacionados con la psicología y con la esencia de las personas pueden tener rigor y prestigio, y este premio es de los más prestigiosos del periodismo en Cataluña y España. Además, si te lo dan al Rigor y a la Innovación, me siento doblemente agradecido.
En lo referente al Premio Josep Pla, es un honor entre otras cosas por mi admiración al propio escritor. También es importante el premio que me da cada uno de los lectores que están leyendo El Silencio y que sea una historia que conecta de una forma tan directa con la gente.

D.B.-¿Cómo haces para profundizar en estas temáticas, en una franja de horarios radiofónica en la que históricamente compites con los deportes?

G.H.- El riesgo valía la pena, toda la competencia son deportes y L’ofici de viure tiene más audiencia que los programas deportivos. Eso quiere decir que se están moviendo cosas muy importantes en nuestra sociedad. Estoy muy a favor de los programas deportivos, porque cumplen su función, entre otras, el entretenimiento y porque creo que también canalizan energías negativas.
Pienso que los medios de comunicación debemos preguntarnos si podemos ayudar a mejorar la sociedad y luego, de manera individual, intentar dar herramientas para lograrlo. Agradezco que el Director apostara por ello.

D.B.-¿Hasta qué punto, el hecho de que haya intrusismo en el tema del crecimiento personal lo desprestigia en ámbitos como el laboral?

G.H.- Es el principal obstáculo con el que se encuentra este mundo y es importante que los medios de comunicación o, por ejemplo, el portal www.factorhuma.org disciernan lo que tiene calidad de lo que no la tiene, apostando por el rigor y popularizando a los buenos profesionales.

D.B.-¿Cómo consigues rodearte de colaboradores de tanta calidad y tan reconocidos?

G.H.- A través de un trabajo riguroso, asistiendo a conferencias, leyendo libros, artículos, etc. y posteriormente poniéndome en contacto con ellos. Cuando veo calidad, decido ofrecerla.

D.B.-¿Crees que estos temas están adquiriendo relevancia a través de los medios y, por ello, están en boca cada vez de más gente?

G.H.- Los medios de comunicación van detrás de lo que la sociedad pide, que es una transformación radical del esquema de valores. La segunda causa de baja laboral en nuestras empresas tiene relación con problemas psicológicos, estrés, ansiedad y depresión. O hay un cambio en la gestión de las emociones y de la salud emocional de las empresas, o cada vez veremos más bajas y repercusiones en el sistema económico de éstas. Es la sociedad quien reclama estos contenidos; los medios de comunicación y los políticos estamos yendo lentos a la hora de ofrecer respuestas.

D.B.-¿Qué crees que deberían hacer las empresas al respecto?

G.H.- Educación emocional, meditación y yoga.

D.B.- En el libro aparece mucho la expresión “ecuanimidad”, una palabra que se utiliza mucho en la meditación Vipassana. ¿Eres practicante de esta meditación?

G.H.- Sí y, aunque estos días me levanto entre las cinco y las seis de la mañana, me gustaría seguirlo haciendo.

D.B.- En L’ofici de viure tienes el espacio llamado, “Un minuto de meditación”. ¿Lo hace alguna otra radio en Europa?

G.H.- Está teniendo mucho éxito y la gente se lo descarga también; un minuto no es suficiente para meditar, sin embargo, un minuto más otro, más otro... Pretendía ser una herramienta de difusión masiva de la meditación, como un instrumento para cambiar nuestras vidas. Aquí la meditación se asocia a darle vueltas a algo, y pretendíamos a través de una emisora pública, dar a conocer un instrumento para que la gente pueda profundizar por su cuenta; que fuera una puerta de entrada. Es la primera emisora de Europa y, que yo sepa, del mundo que practica meditación a través de la radio, e insisto, para eso estamos los medios de comunicación públicos, para dar herramientas útiles a la población. La meditación es una de ellas, pero hay muchas otras.

D.B.- Para que haya equilibrio, hay que trabajar tres partes: la física, la mental y la espiritual. Las dos primeras, ya se han consolidado en el mundo empresarial; ¿a la tercera crees que le queda mucho?

G.H.- El otro día hablaba con una amiga que se dedica a dar clases de meditación para altos directivos bancarios de España. Está claro que entre estos directivos ya hay un nivel de conexión con la espiritualidad desde el momento en que practican la meditación.
Aunque la motivación inicial sea apaciguar la mente y estar más sosegados y relajados, cuando alguien profundiza en la práctica de la meditación, lo primero que intenta aprender es a deconstruir el ego. Es muy importante reforzar el ego para tener una personalidad sana. Una vez fortalecido se debe deshacer; ahí descubres que no eres tu identidad, ni lo que habías creído que eras hasta ese momento. Justo es entonces cuando enlazas con la espiritualidad porque te preguntas: “bueno pues, ¿quién soy? Si no soy mi nombre, ni mis estudios, ni mi trabajo, ni el cargo que tengo... ¿quién soy?” Era un terreno que hasta hace poco dominaba la religión pero ahora está cambiando: la espiritualidad está al caer.

D.B.- En El Silencio, se trata la remisión espontánea del cáncer basándose en la fuerza de “Creer”. En el mundo de la empresa hablamos de efecto Pigmalión y también mencionas el efecto placebo ¿A ti alguien te dijo - antes de empezar - “todo irá bien” y te dio fuerzas?

G.H.- Sí, mi mujer. Creo que es básico el efecto Pigmalión y la confianza para salir adelante. Lo que pasa es que en nuestra sociedad el pecado que sigue reinando es la envidia y se hace difícil, sobretodo para los emprendedores.
Al igual que las empresas se están ocupando cada vez más de la gestión del miedo, una asignatura pendiente sería la gestión de la envidia ya que, cuando alguien destaca en una empresa, rápidamente surgen problemas, y eso no pasa en todos los países. Cualquier lector que haya destacado en su empresa, puede sentirse identificado.

D.B.- En el libro has conseguido hacer compatible una tensión erótica con una enfermedad. ¿Qué mensaje darías a la empresa para aquellos que lo ven todo difícil en un momento como el actual?

G.H.- Uno ve la realidad según las gafas que lleva: ¡que cambie de gafas! Como dice el aforismo de Proust, “Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia”

D.B.- También en el libro hablas de conceptos como el PNL, Txi, Meditación, Chacras, etc. Ahora que la literatura adopta esta temática, ¿crees que la empresa también lo hará?

G.H.- La empresa las ha aceptado antes que la literatura. En la empresa hay muchos directivos y muchos trabajadores con motivación para el cambio y en busca de herramientas.

D.B.- Durante estos días de tanto revuelo, ¿has perdido tú el silencio?

G.H.- Sí, un poco pero está siendo gratificante. El libro es como un niño al que tienes que acompañar y estoy encantado de hacerlo. También sé que es efímero, dentro de unas semanas volveré a recuperar el silencio. Estoy muy agradecido.

D.B.- ¿Una frase transformadora que te haya ayudado a tu propio bienestar?

G.H.- Una de Deepak Chopra: “Cada tradición espiritual lleva a la conclusión de que el éxito en la vida depende de encontrar tu camino e ignorar las distracciones externas.”

Gaspar Hernández

Acceso a XIª Sesión Plenaria de la Fundació (Año 2008): http://www.factorhuma.org/ficha.php?id_ficha=6735

Hernández, Gaspar."El silenci". Destino, 2009.
"El silencio". El Aleph, 2009.


Libro publicado en castellano y catalán.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.