El Institut Gaudí de la Construcció, bajo el lema Más formación es igual a menos crisis, pretende fomentar la formación como una manera de aumentar la productividad de las empresas, y que ayude a salir de la crisis.

El Institut Gaudí celebra sus veinte años con una jornada sobre la importancia de la formación en época de tormenta económica. El parón residencial está obligando a muchos trabajadores a reciclarse.

Una inyección de optimismo. Éste es el objetivo de la jornada que organiza hoy el Institut Gaudí de la Construcció bajo el lema Más formación es igual a menos crisis. La institución quiere celebrar su vigésimo aniversario poniendo sobre la mesa una idea: “la formación es una vía para salir de la crisis, porque una buena formación aumenta la productividad de las empresas y la competitividad del país”, explican desde el instituto.

El Institut Gaudí es una fundación privada creada en 1989 por todas las asociaciones empresariales del sector de la construcción y los sindicatos CCOO y UGT. El objetivo era formar a jóvenes y trabajadores del sector, fomentando la inserción laboral, la ocupación y la seguridad laboral.

La entidad cuenta con una red de ocho centros de formación ubicados en Barcelona, Badalona, Cornellà de Llobregat, Girona, Lleida, Tarragona, Tortosa (Baix Ebre) y Vic (Osona). En 2008, el parón residencial provocó una avalancha de nuevos alumnos en los centros del Institut Gaudí. Sus aulas recibieron 17.846 personas, cifra que supone un incremento del 53,81% respecto al año anterior. En total se impartieron 926 cursos –frente a los 554 de 2007– y se registraron 52.634 horas de formación.

Hay dos tipos de alumnos en el Institut Gaudí: los que asisten a los cursos de formación ocupacional, que tienen una jornada académica de ocho horas al día, y los que cursan formación continua, con cuatro horas de clase. La media de edad de los alumnos se sitúa en los 37 años.

“Estas personas son el significado más claro de que tenemos que acabar de hablar de crisis; tienen voluntad de trabajar”, explica el presidente del Institut Gaudí, Jordi Balagué Temes. Sin embargo, Balagué reconoce que el sector no va a volver a dar empleo a 400.000 personas en Catalunya. “Seguramente nos situaremos en los 200.000 o 250.000 empleados”, señala Balagué. Una buena parte de los nuevos desocupados son inmigrantes. “Habrá muchos que volverán a su país de origen, pero al menos volverán con un oficio aprendido”, argumenta el presidente del Institut Gaudí. Balagué también pronostica un proceso de reconversión a otros sectores, como el turismo y las nuevas tecnologías.

La entidad se financia a través de las aportaciones de la Generalitat, los fondos europeos y la partida de la Seguridad Social destinada a la formación continua de los trabajadores. El Institut Gaudí, que no tiene afán de lucro, facturó 15 millones de euros el año pasado. La institución está renovando su centro de Badalona, que requerirá una inversión de cuatro millones. El 30% lo financiará el Intitut con recursos propios y el resto irá a cargo del Institut Català de Finances.

El Institut Gaudí planea un proyecto de formación integral que cuenta con el apoyo de ochenta gremios y ha recibido una petición del Gobierno tunecino para impartir cursos en el país. El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, inaugurará la jornada de hoy y la clausura corresponderá al president José Montilla.

Acceso a Institut Gaudí de la Construcció: http://www.igaudi.org

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.