José Ramón Magarzo, presidente ejecutivo de Altran Iberia: "Mantener una cultura de prueba y error, admitiendo el fracaso como parte inherente del proceso de innovación, permitirá que la gente se arriesgue, admita cuando las cosas no funcionan, y puedan cancelar esa innovación y dedicar los recursos a la que sí esté funcionando."

 

En una sociedad cambiante y en continua evolución como la actual, quedarse parado significa ir para atrás: si las cosas están cambiando y continuamos haciendo lo mismo lo más probable es que desaparezcamos. Es la ley de la evolución de cualquier organismo desde el principio de los tiempos. Y las empresas no dejan de ser organismos. Innovar ya no es un «nice to have», sino que se ha convertido en una necesidad, el verdadero motor de la empresa.

Ello no debe asustar a quien no se siente capaz a priori de afrontar un proceso de innovación porque como hemos dicho, la buena noticia es que a innovar se puede aprender porque existen métodos para lograrlo. Y este es un mensaje en el que desde Altran nos gusta insistir. Todos somos creativos en mayor o menor medida. Es una característica propia del ser humano. De niños nuestro proceso de aprendizaje es mucho más creativo que racional.

Pero luego aprendemos que ser creativo puede acarrear consecuencias, que en la mayoría de los casos no compensan el esfuerzo. Así nos vamos adaptando al entorno, y vamos perdiendo nuestra costumbre de ser creativos, y por tanto nuestra habilidad para hacerlo se va mermando.

Otros no la pierden, son más inmunes a las presiones del entorno, o incluso les motiva ir en contra del mismo, por lo que van desarrollándola cada vez más.

Si se trata de algo innato, y además se puede aprender y potenciar, hagámoslo. Con cierto entrenamiento, unos procesos que lo faciliten, y la generación del clima adecuado, se puede recuperar esta habilidad, y prácticamente cualquier persona puede ser creativa en estas condiciones.

Querer hacerlo es lo más importante, ser conscientes de que el riesgo es necesario y aceptarlo, convertir los problemas en retos por superar, cambiar la cultura de una organización y saber que hay que empezar por uno mismo.

Necesitamos líderes que crean en la innovación y que fomenten equipos a los que se les escuche y se les permita equivocarse.

Para ello, hay que estar dispuestos a asumir que, en este proceso, muchas ideas no llegarán a cuajar. Innovar significa adoptar una serie de riesgos. Es importante aceptarlo, no forzar al éxito, porque entonces la gente tratará de escondernos que la iniciativa está siendo un fracaso, porque nadie quiere que se le señale como un fracasado.

Mantener una cultura de prueba y error, admitiendo el fracaso como parte inherente del proceso de innovación, permitirá que la gente se arriesgue, admita cuando las cosas no funcionan, y puedan cancelar esa innovación y dedicar los recursos a la que sí esté funcionando.

En innovación, por tanto, no se puede hablar de fracasos: sólo de resultados inesperados. Siempre se aprende algo, y es en lo que hay que centrarse. Fracaso es propio del «mundo operacional», porque hemos llegado a un resultado que no esperábamos.

Pero en Innovación, en ese acto de descubrimiento, es justo lo que estamos buscando: resultados inesperados. Algunos serán «accionables» y nos podrá aportar algún beneficio directo, otros nos podrán aportar beneficios indirectos, aunque sólo sean los aprendizajes. Innovar es un proceso, y, como tal, requiere cambio, transformación, lo que supone tiempo, costes, recursos y fe.

La innovación es creatividad implantada con éxito de forma que produzca un valor añadido. Y, por tanto, es necesario que contenga dos propiedades fundamentales, que sean ideas nuevas apropiadas al contexto y que estén implantadas con éxito, de manera que aporten valor respecto a lo anterior. Una idea por sí sola no hace la innovación. Si se trata de algo innato, y se puede aprender y potenciar, hagámoslo. Hay mucho que perder si no nos arriesgamos.

José Ramón Magarzo es presidente ejecutivo de Altran Iberia.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.