Ferrovial y Gas Natural Fenosa impulsan centenares de nuevos proyectos gracias al desarrollo de los ecosistemas de innovación abiertos a las aportaciones que reciben del exterior. Estas dos empresas han dado testimonio de la eficacia de la colaboración con pequeñas empresas innovadoras para la mejora de la productividad, del servicio y la apertura a nuevas líneas de negocio.



La colaboración entre las grandes y las pequeñas empresas se revela como una iniciativa muy eficaz para dinamizar la innovación, tanto de unas como de otras, a juzgar por los buenos resultados que obtienen algunas de las compañías que han optado por esta fórmula. Esta es la principal conclusión de una nueva edición de los Encuentros en La Vanguardia, celebrada esta semana, en la que se ha puesto de manifiesto también la necesidad de una participación más activa de la Administración Pública y de las universidades para la creación de ecosistemas que posibiliten una mayor innovación del tejido productivo, que es clave para una mejora de la competitividad que garantice el crecimiento de la economía y del empleo.

Ferrovial, representada por su director general de sistemas de información e innovación, Federico Flórez, y Gas Natural Fenosa, con la presencia de su director de soluciones energéticas, José Luis Lloret, han sido las dos grandes empresas que han dado testimonio de la eficacia de la colaboración con pequeñas empresas innovadoras para la mejora de la productividad, del servicio y la apertura a nuevas líneas de negocio.

En en la citada edición de los Encuentros en La Vanguardia han participado también Joan Pinyol, de Dexma, una pequeña y potente empresa innovadora, junto a dos representantes de la Administración Pública: Sònia Recasens, segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Barcelona, responsable de la promoción económica, y Antoni Maria Grau, director general de Industria de la Generalitat, convocados por Óscar Ferrer, director gerente de La Vanguardia.

Federico Flórez explicó que Ferrovial -que desde sus inicios es una empresa basada en la innovación- ha apostado por un ecosistema de innovación abierta, en el que no sólo participan los ingenieros y el conjunto de personal de la empresa sino que también se busca la colaboración de aquellas pequeñas y medianas empresas, así como aquellos departamentos de la Administración Pública que pueden aportar ideas de progreso y de enriquecimiento de la actividad.

Asegura Federico Flórez que cada año se desarrollan más de un centenar de ideas y proyectos innovadores en Ferrovial de los que unos treinta, al final, como promedio, acaban implantándose. "La participación externa de pequeñas empresas innovadoras -dice- se revela muy útil porque hay muchos ámbitos que los propios empleados de la compañía no pueden desarrollar".

Cada año Ferrovial establece varios retos de negocio y conecta tanto con los propios empleados como con empresas externas, universidades y administraciones públicas para analizar las posibilidades de innovación que existe en cada ámbito seleccionado, estableciendo redes colaborativas que se articulan e interaccionan a través de internet, ya que esta empresa mantiene actividad en más de veinte países.

Gas Natural Fenosa, al igual que Ferrovial, es otra gran compañía multinacional que entiende la innovación como un ecosistema entre su propia dinámica y un amplio conjunto de pequeñas y medianas empresas innovadoras. Esta manera de actuar resulta especialmente importante para dar agilidad a un sector, como el energético, que estaba acostumbrado a la innovación en grandes proyectos industriales. Ahora, en cambio, la innovación está centrada en las necesidades del cliente final, es decir: mucho más cerca del mercado. "Tenemos -afirma- nuestro propio departamento de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), pero está muy abierto al exterior". Al igual que Ferrovial, estima en un centenar las innovaciones que Gas Natural Fenosa analiza e implementa cada año.

"La agilidad -añade- la aporta la pequeña empresa innovadora que, luego, con el conocimiento de la gran empresa, de su mercado, de su capacidad de financiación y de su internacionalización configura un ecosistema que se retroalimenta y que proporciona beneficios para ambas partes".

Dexma, empresa de la que Joan Pinyol es uno de los tres miembros fundadores, es un claro ejemplo de pequeña empresa innovadora que ha crecido gracias a la colaboración con las grandes. Fue fundada por tres ingenieros de la Universidad Politécnica que analizaron las necesidades del sector energético y desarrollaron un programa informático para recoger y medir datos del gasto energético de los edificios en tiempo real, con objeto de poder establecer estrategias de optimización del consumo, lo que permite obtener ahorros desde el 10% hasta el 25% si se hacen las inversiones adecuadas. Su innovación ha tenido tanto éxito que, con sólo veinte empleados atiende a ochocientos clientes en veintiséis países.

Joan Pinyol señala que en los primeros años de una empresa innovadora es importante poder contar con financiación, tanto pública como privada, como fue su caso, aunque lamenta que en España encontrar capital privado que apueste por la innovación es muy difícil, a diferencia de lo que sucede en otros países. "Aquí las grandes fortunas no invierten de forma decidida en las pequeñas empresas innovadoras y, así, el progreso del país es muy difícil".

Todos los participantes coinciden con Joan Pinyol en que en España hay que superar la excesiva aversión al riesgo que existe y que frena muchos proyectos de innovación, ya que también hay coincidencia en que en este país hay mucho talento. La creación de ecosistemas de innovación entre grandes y pequeñas empresas es una vía para avanzar.

Todos los participantes destacan la necesidad de que las universidades tengan un papel más activo en la innovación empresarial. El caso de Ferrovial es paradigmático, ya que mantiene acuerdos de colaboración con treinta universidades de todo el mundo, incluido el Instituto Tecnológico de Massachusetts. Federico Flórez señala que sería importante que la actitud de esta universidad estadounidense de integrarse en el ecosistema de las empresas y de intentar ofrecerles soluciones innovadoras se extendiera a la universidad española, que aún está demasiado encerrada en sí misma.

Antoni Maria Grau señala que en Catalunya las grandes multinacionales mantienen una interacción muy estrecha con el amplio tejido de pequeñas y medianas empresas catalanas, y que esto da pie a una intensa dinámica de innovación. La mejor prueba de ello es que la mitad de los 60.000 millones de euros de exportación que se registraron en el 2013 fueron generados por las multinacionales y la otra mitad por pequeñas y medianas empresas que no venden al exterior sólo por precio sino por valor añadido. "Esto quiere decir que son innovadoras -apunta Antoni Maria Grau- gracias a un ecosistema que podríamos decir que se ha creado de forma espontánea gracias a la dinámica emprendedora".

La Administración Pública, según coinciden en señalar el propio Antoni Maria Grau, desde la Generalitat, y Sonia Recasens desde el Ayuntamiento de Barcelona, tiene mucho recorrido por delante para mejorar los ecosistemas de innovación. "Las grandes empresas -dice Antoni Maria Grau- ejercen de locomotoras de la innovación pero ese proceso debe enriquecerse con la aportación de las universidades, los centros de investigación y los centros tecnológicos de una manera más eficaz que la actual."

En Catalunya se han dedicado grandes esfuerzos económicos y humanos a la investigación y obtención de conocimiento, pero las pequeñas y medianas empresas no tienen capacidad para desarrollar ese conocimiento en innovación. Al respecto apunta, muy gráficamente, que "la innovación es la investigación con IVA, es decir con sentido de mercado para que pueda convertirse en una venta. Y para ello -añade- es necesaria una red de centros tecnológicos que puedan dar ese servicio al tejido industrial de pequeñas y medianas empresas". En eso, precisamente, la Generalitat concentrará sus esfuerzos en el futuro. Como primer paso, proyecta la fusión de sus centros tecnológicos más avanzados para coordinar mejor la oferta tecnológica del país con los diversos sectores empresariales, con objeto de facilitar la contratación entre ambos, al tiempo que se ofrece una cofinanciación pública de los proyectos. Tanto Generalitat como Ayuntamiento se han volcado en la financiación conjunta de proyectos con los fondos europeos RIS3 para la innovación.

Sònia Recasens destacó que desde el Ayuntamiento de Barcelona se trabaja para que la ciudad sea un motor de innovación, tanto urbana como industrial, ya que compite con otras ciudades para ser más competitiva y, de esta manera, propiciar mayor crecimiento de las empresas y del empleo.

Desde la administración municipal se propicia la innovación por dos vías: a través de una política de compra pública innovadora, algo difícil debido a las limitaciones de la actual legislación pero que se intenta a través de fórmulas nuevas, como los concursos internacionales abiertos para afrontar diferentes retos, como por ejemplo el Open Challenge, y a través de la creación de ecosistemas que propicien la conexión entre grandes empresas y pequeñas empresas innovadoras en un marco en el que participan las universidades, las escuelas de negocio, los centros tecnológicos y las redes de financiación.

Destaca también Sònia Recasens la acción que se realiza para conectar las grandes y las pequeñas empresas innovadoras entre sí cuando se realizan las ferias y los acontecimientos económicos más importantes. También se lleva a cabo la estrategia de lograr la ubicación en Barcelona de las sedes europeas de innovación, como es la de energía, la de salud y probablemente la agroalimentaria, para la que el Ayuntamiento ha presentado candidatura.

Como máximo ejemplo de ecosistema innovador, Barcelona tiene el distrito 22@, en el que se hallan ubicadas 7.329 empresas.

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.