El objetivo del plan, según los sindicatos, es evitar la exclusión de miles de parados que han agotado las prestaciones y subsidios y que por falta de cualificación no tienen fácil su reinserción en el mercado laboral. De este plan quedan excluidos los parados que no tengan cargas familiares y los que busquen su primer empleo.

 

El nuevo programa de reinserción laboral para los parados de larga duración con cargas familiares tendrá un coste de entre 1.000 y 1.200 millones de euros y se beneficiarán cerca de 450.000 desempleados. La ayuda de 426 euros estará vinculada a la participación en un itinerario personalizado que permita la recolocación del desempleado y su recualificación.

El acuerdo alcanzado por el Gobierno y los sindicatos CCOO y UGT y las patronales CEOE y CEPYME se firmará el próximo lunes en el Palacio de la Moncloa.

Según los datos ofrecidos por los secretarios de acción sindical de las dos centrales, Ramón Górriz y Toni Ferrer, el programa estará vigente hasta el 15 de abril del 2016, lo aplicarán las comunidades autónomas junto con el servicio estatal de empleo y será evaluado periódicamente. Tres meses antes de que finalice se estudiará la posibilidad de una prórroga.

AUMENTAR LA COBERTURA


El objetivo del plan, según los sindicatos, es evitar la exclusión de miles de parados que ha agotado las prestaciones y subsidios y que por falta de cualificación no tienen fácil su reinserción en el mercado laboral. Con esta medida se prevé que el próximo año se incremente la tasa de cobertura a los parados, que ahora se encuentra en el 57%, en torno a los siete puntos.En la actualidad el paro de larga duración afecta a unos 3,3 millones de personas, de los que 2,2 millones llevan más de dos años en esta situación.

De este plan quedan excluidos los parados que no tengan cargas familiares y los que busquen su primer empleo.

Los beneficiarios suscribirán un compromiso de actividad y el servicio público de empleo tendrá un mes para marcarles un itinerario laboral personalizado en base a sus cualificaciones. Tendrán un tutor/orientador y el servicio público de empleo será el encargado de hacerles llegar posibles ofertas de trabajo.

La ayuda será compatible con un puesto de trabajo por cuenta ajena y podrá cobrarse durante un máximo de seis meses. Del salario que se perciba por ese empleo se descontará la ayuda, de manera que el coste laboral estará cofinanciado entre la empresa y el servicio público de empleo.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.