Las redes sociales, los encuentros de 'networking' y las plataformas de 'freelance' han adquirido peso en la búsqueda de talento entre los emprendedores. Aun así, el currículo sigue siendo la carta de presentación.

 

El equipo es una de las claves que pueden hacer de una start up una empresa de éxito. Saber reconocer y reclutar el mejor talento no es tarea sencilla. Menos aún si acabas de estrenarte como emprendedor. De hecho, una de las conclusiones a las que llega el primer Estudio de Talento en España, realizado por Talentoscopio en 2014, pone de manifiesto que "el 100% de los CEO de start up españolas confiesa que tiene o ha tenido plazas vacantes por falta de talento entre sus candidatos".

Pero, ¿en qué caladeros pescan estos nuevos empresarios? Meinrad Spenger, presidente de MásMóvil, una operadora móvil virtual que nació en 2006 y ya da trabajo a 300 personas, admite que “al principio muchos eligen profesionales de su entorno para evitar costes de reclutamiento. En la segunda fase se usan redes sociales y después expertos en recruiting". Spenger sabe de primera mano que poner en marcha una empresa es una tarea costosa, tanto en tiempo como en dinero, pero señala que "invertir en un buen proceso de selección puede ser la mejor inversión de una start up. Los costes de un fichaje erróneo multiplican cualquier desembolso que se haga en un plan de recruiting".

Otras fórmulas

Aunque el viejo método del currículo todavía está vivo, las start up cada vez recurren menos a él. Según Jesús Santos, CEO de Brokerstars, "existen nuevos canales complementarios y más eficientes para realizar búsquedas activas de empleo. En el caso de las firmas de reciente creación, la tarea puede ser más complicada porque requiere estar presente en los ecosistemas de emprendimiento para conocer de primera mano las iniciativas y ofrecer el talento al emprendedor". Santos reconoce que su plataforma, que se dedica al desarrollo de videojuegos financieros, "ha sido importante buscar la experiencia, y la manera de presentarse en redes sociales y en las comunidades de freelance, la muestra de trabajos previos, etcétera".

Precisamente son las plataformas de freelance una de las vías más utilizadas por los emprendedores que, normalmente, necesitan profesionales que trabajen por proyectos. De ahí que hayan surgido multitud de páginas en Internet dirigidas a poner en contacto a emprendedores que buscan talento con profesionales cualificados.

Otras vías en las que se dan cita ambos bandos son los encuentros dedicados a start up y los espacios de coworking. Aunque Internet es la principal referencia de los emprendedores en su búsqueda del equipo perfecto. El presidente de MásMóvil apunta a LinkedIn como una de las redes más utilizadas, "porque es rápido y eficiente, lo que no te ahorra las entrevistas detalladas para conocer el encaje de esa persona en la cultura de la empresa". Las vías para encontrar profesionales se habrán ampliado, pero las entrevistas son inevitables. Spenger recuerda que en los inicios de la empresa "hicimos varias entrevistas y este esfuerzo extra valió la pena. Aparte de entender los conocimientos técnicos , se puede evaluar su adaptación en la compañía".

Baches

Sin embargo, a veces no es sencillo atraer a estos trabajadores a sus filas. Las start up suelen tener presupuestos bastante limitados, por lo que no pueden seducir el talento a golpe de talonario. "Jugamos con la misma táctica que usamos con los inversores: cautivamos con un proyecto bueno y escalable. Ofrecemos una idea de negocio atractiva y si el profesional al que queremos en plantilla es realmente excepcional le proponemos una participación societaria vinculada a objetivos", explica el CEO de Brokerstars. Y ese aspirante debe saber que no es lo mismo opositar para un puesto en una gran compañía que para uno en una firma de reciente creación. Marta Díaz Barrera, fundadora de Talentoscopio, avisa de lo importante que es tener en cuenta esta distinción y "saber que una start up se caracteriza porque trabaja por proyectos, con hitos definidos en muchos casos por inversores y donde hay altas dosis de riesgo e incertidumbre".

El candidato, por tanto, tiene que saber que no será nunca lo mismo trabajar para una gran empresa que para una pequeña compañía y contar, recuerda Santos, con "capacidad de aprender y de encontrar soluciones nuevas. Y ser flexibles".

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.