Entrevista de "La Contra" de La Vanguardia a Guy Kawasaki, gurú tecnológico, primer chief evangelist de Apple y ahora de Canva: "Antes montar una empresa y lanzar productos exigía tiempo, inversión y planificación para evitar errores costosos. Hoy las comunicaciones, la burocracia... Todo es más rápido y barato o ya es gratis: ¿para qué hacer experimentos si la realidad está tan barata?"

Tengo 60 años y un consejo: no te tragues las miserias de ningún jefecillo; esfuérzate en tu trabajo pensando en el bien de todos y te compensarán mejor que nadie. Para ganar no hay que ser el primero, ni siquiera el mejor; basta con ser el segundo más listo. Colaboro con Iese.

Su biografía dice que fue el primer chief evangelist de Apple y, ahora, de Canva...

¿Qué es un jefe evangelista?

Quien predica una innovación hasta convencer al número de usuarios necesario para formar la masa crítica que hace rentable esa disrupción tecnológica.

Es el que hace triunfar el invento.

Y para eso, aunque yo no sea el ingeniero, debo saber tanto del invento como para, además de creérmelo, encarnarlo. Soy como un evangelista religioso: predico con la palabra y el ejemplo hasta crear una comunidad.

¿Qué hizo exactamente en Apple?

Convencer a los programadores de que empezaran a programar software para nosotros y así poder lanzar el Macintosh.

¿Era difícil?

Era más difícil conseguir que lo acabaran: programar es una tarea ardua y compleja.

¿Qué aprendió en Apple?

Que ser el primero está sobrevalorado. A veces es mejor ser el segundo listo y rápido.

¿Como quién?

Microsoft nos copió nuestra interfaz, esos iconos que permitían a cualquiera utilizar un ordenador sin saber programación.

Antes, programar era un rollo insoportable, con go to y muchos signos raros.

Por eso creamos esos iconos que hoy permiten a cualquiera usar el poder del ordenador. Bill Gates nos copió y simplemente lo vendió más barato. Por eso lo denunciamos en los tribunales por plagio, pero perdimos.

Bill Gates tenía peores ingenieros que Jobs, pero mejores abogados.

También otras muchas veces en la historia de la tecnología es el segundo el que da el mejor golpe. Fíjese ahora en Tesla: hoy domina el mercado, pero tampoco ha sido el primero en fabricar coches eléctricos.

Pero sí en hacerlos muy rentables.

Y he de precisar que, antes de Apple, estuvieron los Commodore, Sinclair, Spectrum, Isai... Por eso, la segunda lección es que para ganar no hace falta ser primero; ni siquiera hace falta ser el mejor.

Basta con ser quien escriba la historia.

Windows ni fue el primero ni era el mejor, pero supo maniobrar para quedarse con los mercados. Yo abandoné Apple e inicié varias start-up, escribí y asesoré empresas hasta que nos dimos cuenta de que Apple se hundía y algunos de los pioneros volvimos en 1995 a intentar salvar la empresa.

Lo lograron.

Lo logró Steve Jobs, un auténtico mago, que volvió a Apple en 1997 y le devolvió la rentabilidad con aquellos ordenadores de colores. Y ahí tiene la tercera lección: sin un buen invento no hay salvación. Ni nada.

Hay que saber venderlo.

Pero si no hay buen invento, no hay buena venta. Apple está centrada en el producto. Mandan los ingenieros: si el invento es bueno, vende, y si no, no vende. Y punto. Apple ha sabido inventar todo lo que ha dado el poder de la informática a la gente, y la gente ha correspondido convirtiéndola en una de las empresas más valiosas del planeta.

Pero veo que usted lleva un Android.

Porque estoy en otra aventura ahora: Canva. ¿Sabe cuál quiero que sea mi epitafio?

...

"Empoderé a la gente". Porque, gracias a Steve Jobs en Apple, lanzamos innovaciones disruptivas que daban el poder de la tecnología a todos: la interfaz, el Macintosh, el CD Rom interno, el FireWire, la USB, la impresora láser, el iPod, iTunes, el iPhone...

¿Qué planea usted ahora?

Yo no planeo. Hago, y si lo que hago funciona, acelero, y si no, lo corrijo. Ninguna empresa tecnológica puntera planea nada ya.

No sé si le sigo.

Yo no hago estudios de mercado: lanzo al mercado, porque es más barato experimentar con la realidad que con simulaciones.

Antes planificaban: ¿qué ha cambiado?

Antes montar una empresa y lanzar productos exigía tiempo, inversión y planificación para evitar errores costosos. Hoy las comunicaciones, la burocracia... Todo es más rápido y barato o ya es gratis: ¿para qué hacer experimentos si la realidad está tan barata?

Si un producto no vende, lanzas otro.

Y si tardas, la competencia lanza más productos que tú. Has de poner en el mercado el MPR (mínimo producto rentable) y a veces es directamente el prototipo. La reacción del comprador te ayudará a mejorarlo.

Pero en el mercado digital cuesta menos triunfar que facturar: monetarizar.

Primero has de crear comunidad y masa crítica y luego empezar a cobrar. Si tienes 5 millones de usuarios gratis y sólo uno de cada 10 paga un dólar al año por un servicio extra, tienes 500.000 dólares; pero si sólo logras 500.000 usuarios, sólo tienes 50.000 dólares de facturación, y ya no es rentable.

¿Y si el usuario no quiere tu producto?

Lanzas otro. El error es invertir en tratar de averiguar qué quiere el consumidor para darle lo que quiere, porque en realidad no lo sabe. Has de decírselo tú. Si hubieran hecho un estudio de mercado para un nuevo móvil, hoy no habría el iPhone, sino un móvil de los de antes con más batería. ¿Alguien podía saber hace diez años que hoy necesitaría un smartphone para vivir?


Empoderamiento

"Empoderamiento" Los mejores entrevistados aportan conceptos que mejoran el cerebro de quien los escucha, pero a veces descubro que son intraducibles al español o catalán. Uno es accountability: obligación de todo poderoso de rendir cuentas por su poder. Tal vez en nuestras lenguas el verdadero poder excluye la obligación de dar explicaciones. Otro concepto que cambia modos de pensar -y Kawasaki repite- es empowerment: dar poder a quien no lo tiene y, en vez de regalar peces al pobre o subsidiarle, enseñarle a pescar o a crear empresas. El DRAE lo ha incluido este año por fin como empoderamiento y veo que el Termcat también, como apoderament. ¡Enhorabuena a ambos!

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.