El contrato eventual no tiene tantas connotaciones negativas en los países europeos como en España. En Holanda o Reino Unido, muchos trabajadores optan por esta contratación como modo de vida y así, labrarse un currículo a base de empleos temporales.

Un contrato temporal en España sugiere precariedad, mala retribución e inestabilidad. En general, se asocia un sentido negativo a este tipo de contratación. "La temporalidad aún está muy relacionada con la falta de calidad profesional, con la oferta de puestos de trabajo de baja cualificación y con una mala remuneración respecto a los trabajadores de la misma categoría contratados directamente por la empresa", asegura Edwin Schreur, country manager del Grupo USG People para España.

Sin embargo, en los países de la Unión Europea el empleo eventual no es visto como algo perjudicial, sino como la puerta de entrada al mundo laboral, una opción más que ofrece el mercado de trabajo, una manera de no atarse a una empresa, una forma de motivación, de adquirir experiencia o de obtener flexibilidad. "En España todavía existe un componente peyorativo hacia el trabajo temporal. Se le considera un tipo de contrato excluyente, en vez de verlo como una opción factible, seria, legal y profesional", explican Ricardo Corominas, director ejecutivo de Michael Page International en España, y Jaime Asnái, director ejecutivo de Page Personnel Barcelona y Valencia. De la misma forma opina Francisco Aranda, presidente de la Asociación de Grandes Empresas de Trabajo Temporal (Agett): "La percepción negativa del contrato temporal tiene un factor profundamente cultural que difiere bastante de un país a otro. En España se atribuye siempre a una necesidad del empresario y casi nunca a una opción del trabajador, y en el mercado laboral toda condición que sea impuesta es percibida como negativa. En cambio, en Holanda o Reino Unido muchas personas optan por trabajar temporalmente como modo de vida y el uso del contrato a tiempo parcial es generalizado entre las mujeres".

Además, este tipo de contrato suele ser la vía más común para empezar a trabajar en un país que no es el de origen. "La contratación eventual permite a un candidato introducirse en el mercado laboral y adaptarse a él", consideran Corominas y Asnái. El derecho de libre circulación que existe en la Unión Europea permite trabajar a los ciudadanos de cualquiera de sus países miembros en otro Estado con las mismas condiciones que los ciudadanos de dicho país. De este modo, es posible recorrer Europa encadenando empleos temporales y labrarse un currículo a base de contratos eventuales. "Es algo que sucede con normalidad en el entorno europeo, pero debe ser una circunstancia elegida por el trabajador", expone el presidente de Agett.

Es el caso de Joana Isabel Féliz. Esta portuguesa de 27 años y licenciada en Derecho trabajó en España durante dos años en una multinacional del sector de la automoción, con un contrato eventual gestionado a través de una empresa de trabajo temporal. "Es una puerta más de entrada al mercado laboral y mi experiencia ha sido muy positiva. Ha sido una oportunidad para conseguir una trayectoria profesional, hacer contactos y sobrevivir en un mercado competitivo y masificado", explica Féliz.

Inestabilidad o inquietudes

Es importante gestionar de forma adecuada el currículo basado en trabajos temporales. "La interpretación de la vida laboral que haga la empresa va a depender de si el trabajador ha seguido una evolución coherente en su carrera profesional o de si, simplemente, se ha limitado a hacer trabajos de forma esporádica y sin conexión con el perfil de su currículo", expone Beatriz Cordero, directora de relaciones laborales e institucionales de Randstad. Para Corominas y Asnái, de Michael Page, "si la trayectoria es coherente se interpreta que es una persona con inquietudes, sólo hay que saber argumentar cada puesto. Hay quien se lo toma como una filosofía de vida porque no quiere atarse a una empresa y le motiva ver proyectos cada poco tiempo".

Esta forma de vida laboral también ofrece la oportunidad de ganar unos conocimientos y competencias muy demandadas actualmente por las organizaciones. Carlos Martínez, director comercial de Olympia, empresa de trabajo temporal de origen holandés y presente en siete países, considera que "es totalmente posible y usual tener un currículo creado con trabajos temporales, y está demostrado que una persona que ha pasado por diversas empresas tiene unas capacidades de gestión y de trabajo en equipo muy superiores a las de aquellas que sólo han trabajado en una sola empresa". Para Santiago Soler, secretario general de Adecco, "se potencia habilidades requeridas como la versatilidad, la capacidad de adaptación y la experiencia. Los contratos temporales mejoran la empleabilidad de las personas, porque cuanta más experiencia se acumula, más fácil es encontrar un nuevo empleo", además de obtener una amplia formación que el profesional podrá poner en práctica en sus futuros puestos de trabajo.

"Una persona que ha encadenado empleos temporales tiene muchas oportunidades de conseguir un contrato fijo. Se curte en el mercado laboral hasta que llega la oportunidad de integrarse en una empresa como indefinido", explica Martínez.

Por otra parte, un contrato temporal ayuda, según los expertos, a ganar flexibilidad y a obtener unos ingresos extra: "Es el caso de los jóvenes universitarios y de otros colectivos que recurren a esta contratación para compatibilizar el trabajo con otras actividades", afirma Cordero. Un estudio de Randstad revela que el 62% de los jóvenes entre 16 y 22 años estaría dispuesto a cambiar de ciudad por cuestiones laborales y opta por empleos temporales, principalmente en periodos de vacaciones; al contrario que en otros países de Europa, donde es habitual que los jóvenes compatibilicen sus estudios con un trabajo.

Schreur, de USG People, apunta que "en muchas ocasiones es el propio profesional el que elige el empleo eventual porque le permite trabajar cuando quiere, con el tipo de especialización que desea y con un horario que se adapte a sus necesidades".

Las trabas

Esta libertad laboral encuentra algunos obstáculos –al margen de las restricciones que algunos países de la Unión Europea aplican, durante un tiempo limitado, a los trabajadores de algunos Estados de reciente entrada en el grupo de los Veintisiete–. El no hablar el idioma del país en el que se quiere trabajar es uno de los principales obstáculos. "Teóricamente esa libertad laboral existe, pero en la práctica sólo la pueden ejercer aquellas personas que saben expresarse correctamente en dos o varios idiomas, hecho que limita a la gran mayoría de trabajadores", apunta Carlos Martínez. Por ejemplo, Joana Isabel Féliz habla portugués, inglés, español y francés. Así, Soler, de Adecco, aconseja "hacer todo lo posible para impulsar y reforzar uno de los principales déficit de España, que es la formación de nuestros jóvenes y profesionales, porque la libertad de movimiento para trabajar irá en aumento, en parte por el actual panorama de la economía".

Otro inconveniente asociado a la contratación eventual es que en situaciones de dificultades económicas los trabajadores temporales son los primeros en sufrir los recortes de personal, como ha sido el caso en la actual crisis. "La disminución de la tasa de temporalidad se produce por el deterioro del mercado laboral. No existen razones derivadas de la estructura económica que expliquen el índice de temporalidad que padece España, pero tampoco podemos esperar que la tasa española se asimile a la del resto de países europeos, porque en el modelo español tienen mucho peso los sectores estacionales", explica Francisco Aranda.

También debido a la situación económica, los perfiles de los demandantes de empleo temporal en Europa han variado y aumentado. Si en los tiempos de bonanza eran especialmente jóvenes con estudios en busca de su primera experiencia laboral, en la actualidad trabajadores de la construcción, inmigrantes, amas de casa, profesionales con titulaciones universitarias y con experiencia laboral, y personas mayores de 45 años acuden a una empresa de trabajo temporal.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.