El Ejecutivo catalán crea "una comisión de ética", adscrito a Presidència, que vigilará y propondrá las actuaciones pertinentes para el cumplimiento de estos compromisos.

 

El Govern de la Generalitat ha aprobado un código de buenas prácticas en la contratación pública con el que pretende fortalecer la transparencia y la igualdad de oportunidades de quienes concurren mediante concurso público a la posibilidad de un contrato con la administración pública y que debe regir entre quienes tienen la potestad dentro de la administración a la actividad cotidiana y ordinaria de contratación.

Tal y como ha señalado el conseller de Presidència, Francesc Homs, en rueda de prensa posterior al Consell Executiu, el nuevo código de buenas prácticas en la contratación pública es documento que trasciende de las obligaciones legales, que "establece compromisos más allá de los marcos legales" y "pautas de comportamiento para altos cargos, empleados públicos, cargos administrativos" para actividad cotidiana y ordinaria de la contratación.

Las medidas que recoge el documento se añaden a las medidas de transparencia y regeneración democrática y entre ellas, el dirigente ha destacado cuatro: la programación de contrataciones, la excepcionalidad de la tramitación de urgencia, la realización de procedimientos para asegurar la concurrencia e igualdad de oportunidades, y el establecimiento claro de criterios de contratación (métodos y formas de valoración en el momento de contratación). Además, el Govern creará "una comisión de ética en la contratación", adscrito al Departament de Presidència, que vigilará y propondrá las actuaciones pertinentes para el cumplimiento de estos compromisos.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.