La mitad de las compañías tiene en su plantilla a personas que dedican parte de su tiempo en la oficina a cuestiones ajenas al trabajo. Este fenómeno, más abundante aún que el absentismo, puede combatirse.


Salir a desayunar, encargar la compra por Internet, cotillear en las redes sociales o quedarse de charla con otros compañeros. Estas costumbres tipical spanish constituyen un fenómeno altamente extendido, más aún que el absentismo laboral y, por lo tanto, con un impacto económico incluso mayor para las empresas e instituciones que lo padecen. Es el presentismo.

Con el fin de calcular su incidencia real, Adecco ha encuestado a 1.000 compañías españolas, de las que la mitad reconoce contar con perfiles de este tipo. La cantidad de trabajadores presentistas, no obstante, no alcanza el 10% de sus plantillas.

A falta de datos más concretos –se trata de la primera encuesta nacional sobre esta cuestión–, podría estimarse que la tasa de presentismo en España ronda el 5%, mientras que el absentismo se sitúa en el 4,1%.

La culpa es de la empresa

El presentismo tiene como causa principal las condiciones laborales de la empresa. Así, según indica el informe de Adecco, realizado conjuntamente con el IESE, Garrigues, Aenor, Fremap y la Universidad Carlos III de Madrid, el presentismo abunda en compañías que han atravesado varios procesos de recortes de personal. En este entorno, algunos trabajadores se pueden sentir más seguros haciéndose ver en el puesto de trabajo, aún cuando no estén haciendo nada útil.

En cualquier caso, es un fenómeno que afecta por igual a hombres y a mujeres, a directivos y a puestos inferiores, pero que abunda especialmente en puestos de trabajo indefinidos y a jornada completa. ¿Quiere esto decir que el problema se resolvería aplicando únicamente contratos de tipo temporal? No necesariamente.

La encuesta extrae una reveladora conclusión: a mayor flexibilidad horaria, menor es el presentismo. "La mayoría de empresas recurre únicamente a métodos de control de horarios y a restricciones del uso de Internet para intentar paliarlo", expone Javier Blasco, director de asesoría jurídica de Adecco. En cambio, son muy pocas las firmas que sustituyen este tipo de medidas por la evaluación de objetivos.

Lo cierto es que dos tercios de los presentistas acaban compensando en horas extras o teletrabajo el tiempo que desperdiciaron en la oficina.

"Con la crisis, se está polarizando la actitud de los empleados", agrega Jorge Guada, investigador del IESE. Así, los que malgastan su tiempo laboral, lo hacen con mayor frecuencia que en el pasado, mientras que los que antes procrastinaban ligeramente, hoy, "posiblemente por la amenaza de perder su puesto de trabajo", apenas lo hacen.

Las causas de este afán por dejarse ver

- Algunos empleados de empresas que han atravesado varios ERE se sienten más seguros pasando más horas en su sitio de trabajo.

- Cuanto menor es la flexibilidad horaria de la compañía, mayor suelen ser sus tasas de presentismo y de absentismo laboral.

- A diferencia del absentismo, el presentismo está más determinado por las condiciones laborales que por la personalidad del empleado.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.