Cuando eres joven las expectativas de tu salario futuro suelen ser optimistas. Pero resulta que, según vas creciendo, ese arco de crecimiento de tus ingresos no es tan grande como pensabas. Tendemos a pensar que nuestros ingresos van a ir creciendo de manera constante en una línea recta. Sin embargo, si revisas tu historial salarial, seguro que percibes muchas más movimientos laterales que grandes despegues.


En Fintonic nos hemos puesto manos a la obra para estudiar qué está pasando actualmente en el mercado laboral y elaborar una guía que te ayude a manejar el mundo salarial en diferentes épocas de tu vida.

Quién decide cuál es tu salario


Si eres autónomo, tú decides cuánto cobras; si no, corre de la cuenta de tu gerente, bien asesorado por su departamento de recursos humanos y su gestoría.

En el caso de los asalariados, en muchos convenios, los sueldos deben actualizarse en España cada mes de enero, tomando como referencia la inflación y otros índices. El más habitual de ellos es el IPC (Índice de Precios de Consumo): para saber si tu renta está actualizada con su último dato puedes usar esta herramienta en la página web del INE.

Sin embargo, debes saber que esa norma general queda supeditada al convenio que impera en cada sector, que establece pautas específicas sobre esa actualización, desde la cuantía a la manera de percibirla. Recuerda además que en cualquier empresa se puede llegar a un acuerdo entre empleador y empleados para modificar el salario en otra dirección a la sugerida por el convenio.

Antes de decidir tu plan salarial de cara al futuro, échale un vistazo a tu convenio y a tu contrato. Si tienes dudas, aquí puedes consultar todos los convenios colectivos vigentes en España.

Los salarios en la actualidad


El último anuario estadístico del INE sobre los sueldos brutos recoge las diferencias que hay entre salarios por sexo y grupos de edad.

En España, la media global es de 11.954,86 euros/año para los menores de 25 y para la franja entre 25 y 34 sube hasta los 19.269,23 euros. De los 35 a los 44, el salario sube hasta los 23.830,08 euros y de los 44 a los 54 alcanza los 25.834,68 euros. Más allá de los 55, se mantiene en 26.124,09 euros brutos al año.

La mala noticia es que si distinguimos esos sueldos no sólo por edad, sino también por sexo, en todas y cada una de esas franjas las mujeres cobran menos que los hombres. No son diferencias de unas decenas de euros, sino que suelen ser de uno o varios centenares, tal y como figura en la tabla ya mencionada.

Este estudio de la Universidad Complutense de Madrid concluye que las mujeres ganan un 20% menos que los hombres por el mismo trabajo. De acuerdo con el INE, al analizar los salarios anuales con jornada a tiempo completo, el salario de la mujer representa el 85,9% del salario del hombre; en un contrato a tiempo parcial, el porcentaje es del 89,7%. Es decir, que con un mismo puesto y unas funciones exactamente iguales, ellas cobran menos que ellos.

Para profundizar más en los números que hay detrás de los sueldos medios en España, te aconsejamos que revises el informe de la Fundación Argentaria. Quizá encuentres datos sobre la estructura salarial nacional que te sorprendan.

¿A qué te dedicas en tu empresa?

El puesto que ocupas en tu compañía es también determinante para saber cuánto vas a ganar.

Cuanta mayor sea tu responsabilidad en la empresa, mayor será tu sueldo. Ésa es la premisa, aunque de nuevo encontramos ciertas dificultades si nos fijamos en el sexo de esos jefes y jefas.

De acuerdo con el enlace de la Fundación Argentaria, hay más hombres que mujeres ejerciendo cargos con mayores primas, como la dirección de empresas, profesiones para personal con estudios universitarios y obreros cualificados. Por cada una de ellas, hay tres hombres.

No se trata de una discriminación per se, como indica el estudio, pero sí que puede responder a ciertas carencias en los procesos de selección y de promoción en la compañía respecto a la igualdad de oportunidades.

Los felices años 20

- Ten un plan: Muchos de los que estáis leyendo estas líneas habréis trabajado incluso gratis en una o varias ocasiones, es una decisión habitual que puede ser útil para comenzar en el mundo laboral, lo mejor es valorarlo como una inversión de futuro. Cómo empiezas en el mundo laboral no define cómo terminarás. Los números nos dicen que entre los 20 y los 35 suele producirse una subida sustancial, pero en la mayoría de los casos no tan meteórica como quisiéramos. Como decíamos, la remuneración media ronda los 20.000 euros brutos al año en España para estas edades. El nivel de estudios es un factor determinante en el salario sin duda.

- Enamórate de una profesión: Ya elijas pasar por la universidad o no hacerlo, es importante que te decantes por un sector que te atraiga y creas que se te puede dar bien. Formarse y luchar por perseguir tu sueño es una gran opción. Has de saber que los puestos en los que se solicitan universitarios son los mejor pagados: el promedio máximo es de 28.263€ brutos anuales, según desglosa Infojobs en su estudio sobre el trabajo que se demanda en España, los puestos en los que se solicitan universitarios, el promedio baja a 23.650€ brutos anuales si incluimos el resto de la demanda laboral.

- Toma las riendas sin miedo: Una vez que estés metido de lleno en el ámbito laboral (en unas prácticas o empezando a trabajar), encárgate de dirigir tu carrera hacia dónde tú quieras y no hacia dónde te marque tu entorno o tus superiores. Permanece atento si surge otra oportunidad dentro de la empresa y reúnete con tu supervisor regularmente, comenta tus tareas, tus progresos y deja ver que tu intención es desarrollar tu carrera en la compañía.

- Ahorra, ahorra: Es una edad complicada para ahorrar, y por ello tampoco suele ser un asunto primordial. Pero si puedes ahorrar para invertir en tu educación no lo dudes, ya que en el futuro toda formación que adquieras te puede abrir puertas que no esperabas. Para facilitarte la tarea, la herramienta de Fintonic ya sabes que te puede ayudar. Cada ahorro que consigas será un triunfo, y seguro que hay muchos gastos que puedes reducir.

A los 30

- Nunca dejes de buscar trabajo. Por muy a gusto que estés en tu empresa, no ‘desconectes’ del mundo exterior y no descartes hacer entrevistas de vez en cuando. Así sabrás si estás preparado para lo que demanda el mercado o si por el contrario necesitas más formación, un cambio, etc.

- Colabora en todo lo que puedas: ¿Quieres un aumento y más responsabilidad? Pues demuestra con hechos a tus compañeros y superiores que estás listo para ello. Analiza las debilidades de la compañía, o de tu departamento, y ofrécete para iniciar un nuevo proyecto para resolver esos puntos flacos de tu empresa. Así demostrarás tu capacidad para asumir más responsabilidades. En este artículo encontrarás las claves para que consigas ese aumento merecido.

- Atento a tus deudas: No querrás que todos tus ingresos del mes desaparezcan cuando te pasen el gasto de la tarjeta de crédito. Si ya tienes deudas, te recomendamos que emplees una política agresiva para deshacerte de ellas: no pagues lo mínimo cada mes e intenta pagar tus deudas cuanto antes. Lo mejor, es tener organizadas tus cuentas para saber en todo momento cuál es tu saldo real, deudas descontadas, y cumple el presupuesto mensual más ajustado que puedas proponerte. Fintonic te puede ayudar, aprovéchalo.

Más allá de los 40

- No te conformes: Según los estudios de Payscale las mujeres alcanzan el pico en su salario a los 39, y no crece mucho más a partir de entonces. En cambio, el salario de los hombres de acuerdo a este estudio sigue creciendo hasta los 48 años. Hombre o mujer, no dudes en luchar por el salario que crees que mereces y sobre todo en impulsar que este cambio se produzca. Cuando te pongas manos a la obra a negociar tu sueldo, piensa que estás negociando para un amigo, suele funcionar. Curiosamente, a casi todos se nos da mejor pedir para los demás que para nosotros mismos.

- Apuesta por la conciliación familiar. Tener hijos no debe suponer la exclusión o el fin de la carrera profesional de nadie en pleno siglo XXI. A veces será difícil y cansado, pero se puede hacer: el secreto es un buen trabajo de equipo.

- Cuidado con extralimitarse gastando: La realización personal derivada de los frutos de tu trabajo es muy importante y lo sabemos: crees que te mereces un buen coche, o unas vacaciones, y actúas en consecuencia. Tu objetivo es que tus deseos de bienestar que te apetece conseguir estén contemplados en tu presupuesto. Fintonic se encargará de notificarte si lo estás cumpliendo o no.

- Prioriza tu plan de jubilación: Si ya estás más cerca de los 50 o los 60 años, tu mayor prioridad ha de ser frenar el gasto y concentrarte en qué pasará cuando te jubiles. Querrás vivir tranquilo y disfrutar de que ya no trabajas ;), te aconsejamos que eleves el porcentaje de tu ahorro mensual mientras sigas trabajando, al menos hasta un 15% de lo que ingresas. Además, las aportaciones a tu plan de pensiones pueden deducirse, así que cuanto antes empieces a pensar en tu plan de jubilación, mejor verás asegurado tu futuro.

Tengas la edad que tengas, recuerda que hay que organizarse muy bien y que con Fintonic todo esto es mucho más sencillo.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.