Entrevista de El País a Gabriel Alconchel, Director general del Injuve: "Hay que evitar que el desempleado hoy, al que le dan una solución inmediata e incorrecta, se encuentre en la misma no con 30 años, sino con 50."

Tiene 30 años, es licenciado en Periodismo y Ciencias Políticas y dirige, desde hace un año, el Instituto de la Juventud (Injuve). Gabriel Alconchel está al frente del organismo que diseña políticas juveniles del Gobierno.

España tiene la tasa de desempleo juvenil más alta de Europa. ¿Por qué cree que la crisis afecta más a los menores de 30 años de este país?

Aquí se contrata y se despide con mayor facilidad. Además, on los que más sufren la temporalidad y la precariedad, incluso en época de bonanza.

¿Qué hace el Gobierno por la generación cero?

La crisis tiene inconvenientes y ventajas. Se está destruyendo tejido productivo; es decir, la posibilidad de que cuando se recupere la economía, esos empleos no se regeneren. Tenemos un tejido productivo basado en la construcción, necesitado de una mano de obra poco cualificada, y eso ha provocado que muchos se hayan desvinculado antes del sistema educativo [un 31% lo abandona después de la ESO]. En los últimos años había jóvenes a los que les resultaba más rentable trabajar que seguir en un sistema educativo que no les garantizaba una buena remuneración ni estabilidad. En Europa no se ha producido ese fenómeno.

Hablaba usted de las ventajas de la crisis. ¿Cuáles ve?

Tenemos jóvenes que se emancipan antes, pese a las dificultades que hay para encontrar trabajo y vivienda.

¿La crisis no va a frenar esa tendencia?

Puede moderarse, pero hay más adultos divorciados que vuelven a casa de sus padres que jóvenes emancipados que vuelven a casa de sus padres. En España el colchón familiar hace que estén más seguros a la hora de tomar decisiones y arriesgarse. Esto no se da en otros países europeos, y es cierto que a veces sustituyen a otro tipo de ayudas públicas. También, la confianza que los jóvenes muestran en sus amigos y en sus redes de contactos es una ventaja. A la hora de buscar un empleo, está comprobado que cuentan y mucho esos dos factores

Es discutible que sea positivo que una de las principales maneras de inserción laboral de los jóvenes sean los enchufes.

Sí, eso es negativo. Sería ideal que los servicios de orientación jugaran un papel más protagonista que ahora, y se está trabajando para eso.

El Injuve tiene una red de oficinas de emancipación y empleo joven.

Hay 195 en todo el país. El problema es que la gente joven ni siquiera sabe que los hay. Es necesario hacer autocrítica y vamos a potenciarlas. Gestionamos una bolsa de alquiler, orientación en empleo y ofertas. Damos microcréditos para emprendedores sin necesidad de aval hasta 15.000 euros. Muchas medidas son de recualificación para los que han perdido su empleo por el desplome de la construcción. Hay que formarles para nuevos yacimientos de empleo, economía verde, energías renovables, y los relacionados con la Ley de Dependencia.

Pero no hay una base de datos estatal de ofertas.

Es un déficit. Desde que se transfirieron las competencias hay 17 servicios públicos, y hay que replantearse si funciona. Tiene que haber mecanismos de coordinación, porque ahora mismo una oferta pública para un joven en Madrid no se conoce en Murcia, y eso es un error. También queremos crear este año un portal en el que estén todas las opciones de becas, cursos o posgrados que hay en el Estado.

Reino Unido va a invertir 149 millones de euros sólo para crear puestos de prácticas para universitarios. ¿Aquí hay algún plan de rescate similar?

Los jóvenes necesitan un plan de rescate. Y tiene dos vías. Una es el apoyo del Gobierno, y hay medidas dentro del Plan E que se están utilizando. Pero también el plan de rescate se lo tienen que buscar los jóvenes. No quiero que sea un titular que sirva para desmotivarles, pero tienen que ser responsables de su formación. Todos los jóvenes no pueden pretender ganar 3.000 euros y tener un Audi. Esa idea se estaba generalizando entre parte de ellos. Tienen que apostar por formarse, y cuando lo hagan encontrarán un trabajo, y estoy convencido de que esos jóvenes que salían en el reportaje generación cero más pronto que tarde encontrarán su empleo. Lo que no podemos es decir que el Gobierno te va a dar empleo.

Dice que deben formarse.

Los que abandonaron el sistema educativo.

¿Y el resto?

Que emprendan. No es fácil, pero para salir de la crisis es necesario un sistema educativo más acorde con el mercado laboral, jóvenes cualificados y ese cambio de modelo productivo. Es así. Y ahí están los incentivos públicos, y estarán, pero también hacen falta esas medidas coyunturales. Un Gobierno responsable intenta ir hacia algo más cohesionado y justo, y no hacia un sistema pervertido que volverá a lo mismo en cinco años. Hay que evitar que el desempleado hoy, al que le dan una solución inmediata e incorrecta, se encuentre en la misma no con 30 años, sino con 50.

Acceso a INJUVE, Instituto de la Juventud: http://www.injuve.migualdad.es/injuve/portal.portal.action

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.