Según un informe, en 2008 el número de horas de aprendizaje que recibieron los empleados españoles bajó por primera vez en la década y se gastaron 2.100 millones. Este año, el gasto bajará más del 15%.

La salida de esta crisis económica está en la innovación y la mejora en la formación de los trabajadores. ¿Cuántas veces hemos oído esta afirmación que repiten el Gobierno y los agentes sociales, sean sindicatos o empresarios, sin cesar? Pues como en tantas otras cosas, la realidad sigue otro camino y, mientras, el paro afecta ya a 3,6 millones de personas.

El pasado año, el número de horas de aprendizaje que recibieron los empleados españoles bajó por primera vez en la década (de las 34 de 2007, a las 32 de 2008), aunque la inversión destinada a ella creciese un leve 2%, que contrasta asimismo con los aumentos registrados en los últimos ejercicios (el del año anterior, seis puntos más alto), según se desprende del informe anual que elabora la consultora Élogos, a través de su fundación y en colaboración con IESE-CELA. Eso sucedió en 2008, pero lo que se nos viene encima en este ejercicio es aún peor, pues la crisis empezó a traslucirse en las empresas a mediados del año pasado, y éste se ha dejado notar con toda su virulencia, impactando de lleno en sus presupuestos.

El presidente de Élogos, Mariano Baratech, estima que en 2009 la inversión que se destina en España a la formación caerá al menos un 15% porque mientras en compañías de sectores como el financiero, la construcción, el automóvil o los artículos de lujo se está recortando entre el 20% y el 50%, todavía hay otras áreas de actividad como la alimentación, las tecnologías y las telecomunicaciones con unos descensos mucho más limitados. Y también está el sector público, que no nota la crisis, aunque tampoco refuerza su inversión.

Los datos del informe El estado del arte de la formación hablan de que grandes empresas, administraciones públicas y agentes sociales dedican 2.095 millones de euros a la formación. A esta cifra habría que añadir, según Baratech, otros 2.000 millones de euros, "que son los que mueven las academias, las escuelas de negocios, las universidades..., en lo que denominamos formación abierta e individualizada", para completar el negocio de la formación en nuestro país.

También se refería esta semana al recorte que están sufriendo los presupuestos empresariales de enseñanza el responsable de la Universidad Corporativa de Unión Fenosa, José Ángel Rodríguez Izard, quien hacía referencia a una reciente encuesta elaborada entre directivos de grandes compañías europeas, como Credit Suisse, Deutsche Bank, Alcatel o Électricité de France, de la que se desprende que cerca del 60% de ellas lo han recortado, un 25% lo ha mantenido y sólo un 17% lo eleva. Y que más de la mitad han optado por reducir la subcontratación de este tipo de servicios para aumentar el uso de formadores internos. De ahí que las firmas especializadas en formación y las escuelas de negocios vayan a ser las más afectadas por los recortes, como confirman unas y otras.

Sin embargo, la crisis también tiene su parte positiva, "y es que el mercado ya no compra formar desde la barrera, sino desde el mismo ruedo", asegura Manuel Yáñez, socio director de la consultora Psicosoft, que aunque prevea un descenso de los presupuestos de formación de las empresas españolas de entre el 20% y el 25% para 2009, habla de tres nuevas tendencias que se van a introducir con la recesión: los contenidos van a hacerse más específicos y menos generalistas, se van a acercar al puesto de trabajo implicando a los empleados en su autodesarrollo a través de las nuevas tecnologías y, por último, "habrá que diferenciar, formar a quien se lo merezca, con lo que se acaba el café para todos".

Baratech está de acuerdo en que los contenidos generalistas ya no venden, lo mismo que los cursos prolongados: "Hay que optimizar el tiempo de formación. Queremos poca y buena enseñanza que nos sirva para nuestro día a día en el trabajo o para desarrollarnos profesionalmente. Ha de servir para mejorar el desempeño en el puesto o para aumentar la productividad. Todo lo que no sean estos objetivos no sirve", asegura.

Quizá por eso la enseñanza e-learnig crece, suponiendo un 16% del total. Es más eficiente en plena lucha por la productividad, ya que, una vez instalada la plataforma tecnológica, su coste es más bajo, y también porque la tecnología está imbricada en las empresas.

Aunque el monto de la inversión que dedican empresas, Administración y organizaciones empresariales y sindicatos a formar a sus trabajadores dista mucho (1.010, 283 y 802 millones de euros, respectivamente), lo cierto es que son sin ninguna duda los agentes sociales quienes más invierten en ellos, 560 euros per cápita, frente a los 283 del sector público o los 370 euros del privado. Y las horas de enseñanza que reciben unos y otros sacan los colores a las empresas privadas. Lo mismo que hace Eurostat con España en la comparativa europea de los empleados que reciben enseñanza (ver gráfico adjunto). Para salir de la crisis, la educación tiene que ser la pieza angular de inversión.


Para la motivación

Unión Fenosa invertirá 22,3 millones de euros este año en formar a sus empleados (12.500), frente a los 23,5 millones de 2008. Pretende impartir en su universidad corporativa 53 horas de clase por cada uno, como el año pasado. Pero contratará a menos personal: de 771 a 571, según tiene presupuestado, aunque no hay que olvidar que se encuentra en pleno proceso de integración con Gas Natural, por lo que algunos de sus planes podrían cambiar.

La principal preocupación de la compañía, señala el director de su universidad, José Ángel Fernández Izard, es preparar a sus directivos del futuro porque va a haber un importante cambio en el equipo que lidera la empresa al integrarse con la firma presidida por Gabarró. La eléctrica lleva varios años identificando y formando al personal de alto rendimiento (200 personas) precisamente para ello. "Ahora tienen la oportunidad", afirma.

Si los planes siguen conforme a lo previsto, la universidad de Unión Fenosa se esforzará en poner en marcha planes de desarrollo individual para 1.700 de sus empleados universitarios. Así conseguirá motivarlos y que su rotación sea inferior al 1%, como ahora. Y el año que viene pretende extender este plan a los mandos intermedios.

Acceso a Estudios de élogos, Consultores de Formación: http://www.elogos.es/home/publicaciones/estudios-elogos.aspx

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.