El Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) ha creado una línea de cooperación económica para apoyar las acciones municipales destinadas a incrementar la ocupación, así como la autocupación y la contratación en pequeñas y medianas empresas. Desplegado en 35 de los municipios metropolitanos, el plan cuenta con un presupuesto total de 30 millones de euros y ya se ha traducido en 1.745 contratos.


Llevaba 10 años parada. Buscaba trabajo y no encontraba nada. Quizá por mi edad o quizá porque he estado demasiado tiempo inactiva». Rosa Gimeno (Sant Vicenç dels Horts, 1965) ha salido del círculo vicioso: desde septiembre trabaja cuatro horas diarias como informadora del Pla d'Informació Municipal (PIM), en marcha gracias a una línea de ayudas del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB) iniciada en el 2012: el Pla Metropolità de Suport a les Polítiques Socials Municipals.

«Había sido secretaria de dirección y, ahora, salir a la calle a hacer encuestas y reportar incidencias me ha abierto nuevas puertas», cuenta Gimeno, con contrato hasta junio. Como ella, otras 67 personas han encontrado empleo en Sant Vicenç dels Horts.

«La variedad y flexibilidad ofrecida por el AMB a la hora de solicitar y presentar los proyectos ha posibilitado que estos puestos fueran ofrecidos a diferentes colectivos del municipio, personas que en su mayoría llevaban mucho tiempo sin trabajar», explica Ana Calle, técnica de Ocupación del Ayuntamiento de Sant Vicenç dels Horts.

El AMB ha creado esta línea de cooperación económica para apoyar las acciones municipales destinadas a incrementar la ocupación, así como la autocupación y la contratación en pequeñas y medianas empresas. Desplegado en 35 de los municipios metropolitanos (todos excepto Barcelona), el plan cuenta con un presupuesto total de 30 millones de euros y ya se ha traducido en 1.745 contratos durante su primera convocatoria (2012-2013).

L'Hospitalet de Llobregat, Badalona y Cornellà de Llobregat han sido los tres municipios con una mayor asignación (entre dos y cinco millones de euros). El presupuesto total se ha repartido entre los municipios en base a tres criterios: la población, la tasa de paro y la renta familiar por habitante.

Con las primeras ayudas, los ayuntamientos han puesto en marcha 56 proyectos (51 planes de ocupación y colaboraciones con empresas privadas), con una duración media de nueve meses. Y hasta el próximo 30 de mayo podrán presentar solicitudes de ayuda para la segunda y última convocatoria (2014-2015). «El AMB subvenciona hasta el 80% del importe total del presupuesto del proyecto y, posteriormente, el ayuntamiento o empresa municipal de inserción laboral tiene que justificar debidamente la totalidad del proyecto con nóminas y facturas», aclara Cristina Garcia, coordinadora de los Planes de Ocupación del AMB.

PERFILES PRIORITARIOS

Los planes ocupacionales subvencionados por el AMB está relacionados con el espacio público, los espacios naturales, la atención a las personas, la atención al ciudadano y el refuerzo de tareas municipales. La contratación debe considerar prioritarios, subraya la coordinadora del proyecto, «aquellos colectivos con dificultades especiales: jóvenes, mujeres, parados de larga duración y los pertenecientes a familias con todos sus miembros en el paro».

Arnald Garcia comenzó el 15 de enero a trabajar de monitor en el centro de educación ambiental de Santa Coloma de Gramenet, el Ecometropoli, después de seis meses en el paro. «Vengo del mundo de la investigación. Soy biólogo molecular, pero los recortes me dejaron sin trabajo», explica Garcia, de 49 años, quien no conseguía ver salida en un futuro inmediato. «Estar sin trabajar me generaba malestar. Ahora trabajo con niños de entre 6 y 12 años, y estoy bien porque la docencia siempre me ha gustado», añade el biólogo.

La empresa municipal de promoción económica, Grameimpuls, creó otros 116 puestos de trabajo. «Las personas que participan en estos proyectos valoran el alivio que supone para su economía, pero lo más importante es que recuperan su autoestima. Tienen la opción de mejorar su currículo y formación laboral. Reciben cursos de salud laboral y prevención de riesgos», explica Ascensión Calderón, responsable de ocupación del Ayuntamiento de Santa Coloma de Gramenet.

En la segunda convocatoria el AMB aumentará la colaboración con las empresas. «Vemos que los planes de ocupación solo sirven para paliar el problema por unos meses, y cuando acaba el proyecto se destruye el vínculo. Si trabajan en el sector privado, en cambio, podrían acabar formando parte de la plantilla», explica Garcia. Un buen ejemplo es Albert Pascual, diseñador gráfico de Gavà: «Gracias al AMB mi empresa me contrató un año. Llevaba cuatro meses en el paro y estuve a punto de irme fuera a buscar trabajo porque no encontraba nada relacionado con mi formación». Ahora tiene contrato indefinido.

La directora del Centre de Suport a l'Empresa del Ayuntamiento de Gavà, Carmen Martínez, explica que sus proyectos han ido en la línea de «apoyar la contratación» de pymes que «de otra manera lo habrían tenido muy difícil para coger a alguien».

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.