El ‘reporting integrado’ es la tarjeta de visita imprescindible para toda compañía que compite en el mundo. La práctica busca alinear la información relevante sobre la estrategia de la organización, su sistema de gobierno, el desempeño y las perspectivas futuras, de forma tal que refleje los impactos económicos, ambientales y sociales que tiene la compañía sobre el entorno en el cual opera.


Si algo hemos aprendido de la actual crisis económica es que el mundo, los mercados y las empresas son realidades mucho más complejas e interrelacionadas de lo que jamás podríamos haber imaginado. Las cifras económicas, que hasta ahora eran la base inalterable sobre la que se tomaban todas las decisiones, quedan muchas veces en evidencia por simples rumores o las especulaciones de los grupos de interés que rodean a una compañía. Sin embargo, los mecanismos de información financiera actuales, en lugar de identificar los datos relevantes y ofrecer una imagen más profunda y completa de los riesgos y oportunidades a los que se enfrenta una compañía, nos ofrecen información aislada, centrada en datos históricos y que, en ocasiones, dista mucho de ser un factor estratégico para la organización.

¿Qué están haciendo las empresas ante esta evidencia que ponen de relieve los especialistas de PwC en diversos informes? Una de las principales formas de actuación es a través del reporting anual integrado, que busca alinear la información relevante sobre la estrategia de la organización, su sistema de gobierno, el desempeño y las perspectivas futuras, de forma tal que refleje los impactos económicos, ambientales y sociales que tiene la compañía sobre el entorno en el cual opera.

En el estudio recién aparecido ¿Transmiten los informes el valor creado por las empresas?, PwC analiza el estado del reporting integrado en las empresas del Ibex 35 por tercer año consecutivo. “Hemos analizado los informes del ejercicio 2012 de todas las empresas del selectivo comparando su reporting con el de empresas incluidas en otros índices bursátiles europeos e internacionales”, explica Javier Lapastora, socio responsable de auditoría de PwC, para quien el paso más importante dado el 2012 por las empresas está en “la comunicación de la estrategia, que es el área en la que más han avanzado en materia de reporting integrado”. En efecto, el porcentaje de empresas que lo hace de forma efectiva pasa de un 24% a un 57%.

Pero, pese a esta mejora, el informe señala que las empresas españolas todavía deben afrontar importantes retos en relación con su información corporativa para situarse en la media europea. Un ejemplo de ello es informar de forma efectiva sobre la medición del grado de avance en la consecución de los objetivos estratégicos, comunicando por ejemplo explícitamente los indicadores de desempeño clave para su negocio, ya que, en este caso, solamente un 5% de las empresas hace una comunicación efectiva de su desempeño.

Con todo, Lapastora es optimista al respecto. “De cara a las informaciones referidas al ejercicio 2013 se verán algunos informes de una gran calidad, por lo que se hasta el momento. Del 2012 al año pasado va a haber mejoras importantes en este campo, hay muy buenas individualidades. Espero con expectación los que vayan apareciendo”.

Sin duda este es un paso muy importante. “Si debes competir en el mundo con empresas de muchos países has de presentar una información integrada comparable, con datos homogéneos. Y no olvidemos que el reporting integrado es la tarjeta de visita de la compañía, ya que en un sólo documento se cuenta lo más relevante de la actuación presente y los riesgos del futuro, en función de la estrategia que seguir”, comenta. Por supuesto, llevarlo a cabo no es siempre fácil y se precisan especialistas en la materia.



LAS PRINCIPALES DIFERENCIAS EN LA INFORMACIÓN DE LA EMPRESA

Qué se hace hoy y qué deberá hacerse mañana

“En los últimos años, la información que ofrecen las empresas sobre datos no financieros se ha disgregado en informes específicos de RSC o sostenibilidad, con tendencia a incorporarlos en el informe anual. Sin embargo, el auténtico valor se produce cuando toda la información empresarial se integra, relacionando estrategia, riesgos y oportunidades con la gestión y el desempeño financiero y con aspectos sociales, medioambientales, de consumo de recursos y de gobierno”, dice Mari Luz Castilla, socia de PwC.

En esta línea, el 12 de septiembre del 2011 el Comité Internacional del Informe Integrado (IIRC) sintetizó el consenso sobre los informes del futuro, e invitó a la reflexión y al debate a inversores, empresas y otros grupos de interés. El resultado debería ser un informe totalmente adaptado a la organización, con una estructura lógica para dar respuesta a las necesidades informativas de los distintos grupos de interés. También debe mostrar de manera concisa la capacidad para crear y mantener el valor en el corto, medio y largo plazo. Las características más destacables del reporting integrado, las sintetiza Castilla en:

  • - Un alcance más amplio no financiero y en la cadena de valor
  • - Integración de áreas, como modelo de negocio, riesgos, gobierno corporativo, desempeño...
  • - Perspectiva interna, con reflexión más global en la organización, impulsando un pensamiento transversal más estratégico.
  • - Una mayor transparencia, alineando procesos de reporting internos y externos, sin restricción al tipo de informe o canal.
  • - Audiencia más amplia, de accionistas al resto de grupos de interés.
  • - Perspectiva a largo plazo, explicando la información orientada al futuro.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.