El Consejo de Ministros del Gobierno alemán aprobó ayer su reforma del sistema de pensiones, que adelanta a los 63 años la edad de jubilación anticipada sin reducción en la prestación para aquellos trabajadores que hayan cotizado al menos 45 años. Esta medida es justo la contraria de lo que la propia Alemania pide al resto de Europa.


“Se trata de personas que han trabajado mucho y que han apoyado el sistema de pensiones pagando sus contribuciones durante muchos años. Ahora podrán jubilarse más pronto”, recalcó la ministra de Empleo y Asuntos Sociales de Alemania, Andrea Nahles.

El adelanto de la edad de jubilación anticipada, que previsiblemente entrará en vigor el 1 de julio después de superar los preceptivos trámites parlamentarios, se aplicará de forma transitoria hasta 2029, ya que durante estos años se irá incrementando progresivamente hasta los 65 años.

Por otro lado, el Gobierno también mejorará las pensiones de aquellos padres o madres cuyos hijos nacieron antes de 1992, ya que tuvieron “considerablemente” menos apoyo para la educación de sus hijos que los padres actuales. Nahles calculó que esta medida afectará positivamente a 9,5 millones de padres o madres.

Otro de los cambios incluidos en la reforma es una mejora de las pensiones de invalidez y más dinero para los periodos de rehabilitación, ya que estas personas corren el riesgo de caer en la pobreza en la vejez. “Estas personas son las que necesitan nuestra solidaridad”, remarcó. Frente a las críticas de despilfarro, el Gobierno alemán aseguró que todas las medidas incluidas en esta reforma de las pensiones tienen algo común. “No son un regalo para los que se van a beneficiar de ellas, sino que se lo han ganado”, subrayó Nahles.

El equipo de la canciller se desmarcó de los ataques de la oposición por desmarcarse de la hoja de ruta fijada en el programa de subir progresivamente la edad de jubilación a los 67 años, impulsado en la última legislatura del canciller socialdemócrata Gerhard Schröder en el marco del plan de reformas y recortes conocido como Agenda 2010.

El propio Schröder afeó al equipo de Merkel, a través del popular diario “Bild”, que abrir ahora la puerta a las jubilaciones anticipadas era una “falsa señal” de cara a los socios de la UE, a lo que Berlín apremia a subir la edad para acceder al retiro.

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.