La Generalitat tiene a punto un nuevo pulso al Gobierno central. En pleno debate soberanista y con la consulta a la vuelta de la esquina, el Govern pondrá en marcha en los próximos meses el embrión de una nueva estructura de Estado mediante un código laboral que será la réplica en la comunidad autónoma del Estatuto de los Trabajadores.


El objetivo inmediato de la Generalitat es la redacción y negociación de las normas básicas del mercado laboral de Catalunya articuladas en un gran pacto interprofesional con la participación de los sindicatos y las patronales, según explicó a EL PERIÓDICO el secretario de Ocupació del Govern y presidente de la sectorial de trabajo de Convergència Democràtica de Catalunya (CDC), Ramon Bonastre.

«El mercado laboral catalán se fundamenta en pequeñas y medianas empresas muy enraizadas y con pocos beneficios. Es un modelo muy diferente al del pelotazo que predomina en otras comunidades. Además, hay múltiples elementos de fricción con el Gobierno central en el ámbito del empleo que nos llevan a plantearnos un código laboral propio», aseguró el número dos de la conselleria de Empresa i Ocupació que dirige Felip Puig.

«Si no llega la estructura de Estado para Catalunya -afirmó Bonastre-, necesitamos un marco laboral propio. Mediante los acuerdos interprofesionales de sindicatos, patronales y todos los agentes implicados podemos tener un gran pacto para que sea un marco normativo que nos ayude». Y pone un ejemplo de las necesidades propias de las empresas catalanas: «Ahora una empresa de 10 trabajadores que quiera flexibilizar sus condiciones de trabajo no puede hacerlo como las de más de 50 empleados».

ESTATUTO SUPERADO / El punto de partida de la iniciativa política del Govern es, además de una guerra fría entre Puig y su homóloga del Ministerio de Empleo, Fátima Báñez, la convicción de que el actual marco normativo estatal está superado por la realidad. «No me gusta hablar de un modelo en relación al Estatuto de los Trabajadores -matiza el secretario de Ocupació-. Es una norma española que ha tenido mucha utilidad sobre todo cuando se pactó».

El Ejecutivo de CiU ya ha definido los objetivos del nuevo código laboral. «Queremos plena capacidad normativa, y mientras no la tengamos podemos orientar los ejes de un gran pacto», indicó Bonastre, que apuntó como pilares «un nuevo sistema de relaciones laborales que priorice el empleo, la negociación colectiva como un elemento de productividad y basada en la confianza, la potenciación de los cuadros sindicales para tener más participación, un nuevo modelo de contratación que asegure la causalidad y simplifique las modalidades, y derechos básicos como la salud y representación sindical junto con la responsabilidad social y la formación».

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.