El último informe de la OIT calcula que hay 202 millones de parados y una tasa del 6%. Los más afectados por la coyuntura siguen siendo los jóvenes menores de 24 años. El estudio también ha concluido que en España y Grecia se tarda más tiempo en volver a encontrar un trabajo.


El número de desempleados en el mundo aumentó en 2013 en cinco millones de personas, según el informe Tendencias Mundiales del Empleo 2014 publicado este lunes por la Organización Internacional del Trabajo (OIT). El estudio, pese a reconocer una leve recuperación de la economía mundial, ha precisado que todavía no es suficiente para generar oportunidades de trabajo. Las principales víctimas: los jóvenes menores de 24 años y los parados de larga duración.

Según la agencia de las Naciones Unidas, la cifra total de desempleados alcanzó los 202 millones de personas en 2013, lo que representa una tasa del 6% a nivel global. El informe destaca que el segmento más afectado es el juvenil: 74,5 millones de menores de 24 años están desempleados, lo que equivale a un nivel global 13%, más del doble de la tasa general.

Desde que empezó la crisis, unos 23 millones de trabajadores salieron del mercado laboral. La tendencia refleja que el empleo está creciendo a un ritmo más lento que la fuerza de trabajo, lo que llevará la tasa de desempleo mundial a mantenerse constante en los próximos años.

La OIT denuncia la disminución en el gasto público y el aumento de los impuestos sobre renta y consumo como una de las principales causas de la falta de reactivación del consumo de familias y empresas. Destaca, además, una falta de coordinación estratégica en los países desarrollados entre las políticas monetarias y fiscales, culpables de incrementar la incertidumbre de los mercados laborales y la tomar decisiones cortoplazistas.

Otro punto del informe se centra en la duración del desempleo, que ha ido aumentado de manera considerable: en países como España y Grecia se tarda el doble de tiempo en encontrar trabajo respecto a los años anteriores a la crisis. Sin contar el número de personas que tras un periodo prolongado de búsqueda se queda inactiva y engrosa las cifras de parados de larga duración.

La solución, sugiere la OIT, es moverse hacia políticas que impulsen la creación de empleo y su formalización. Medidas que necesarias que a la vez impulsarían el crecimiento económico mundial.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.