Una decisión de la Audiencia Nacional equipara el permiso de lactancia de los progenitores en derechos en una sentencia contra la que no cabe recurso. El estatuto del empleado público afirma que el permiso podrá obtenerse “indistintamente”.


Ya está. Objetivo conseguido, es definitivo. En la función pública, no habrá distinciones, y mujeres y hombres podrán compartir permisos en el periodo de lactancia, siempre que lo hagan de forma sucesiva. Así lo ha acordado la Sala de lo Contencioso de la Audiencia Nacional en una sentencia contra la que no cabe recurso. La resolución confirma otra anterior de una instancia inferior, el juzgado de lo Contencioso número 11 de la propia Audiencia, que fue recurrida por el Gobierno.

Lo que se debatía en este asunto era la posibilidad de acceder al permiso de lactancia de forma sucesiva, no los dos progenitores a la vez. En el caso concreto analizado, la pareja tuvo mellizos. La madre, juez de profesión, quiso utilizar el permiso cinco semanas, y que el padre, funcionario de policía, lo hiciera las tres siguientes. Pero el Ministerio del Interior denegó la autorización al padre.

Ahora, al dar la razón a los progenitores frente a la Administración, la Audiencia no sólo se plantea cuestiones de derecho laboral, sino de derechos fundamentales de las personas. De hecho, es seguro que si los padres hubieran perdido habrían llevado el asunto al Tribunal Constitucional (TC).

La Audiencia Nacional ha evitado esa prolongación de los recursos reconociendo a los progenitores el derecho a compartir el permiso de lactancia y, por tanto, la atención preferente al hijo o hijos que han tenido en común. Y quizá lo más interesante de la sentencia es que los magistrados basan ese reconocimiento en que dicha decisión de estar con el hijo el mayor tiempo posible en la fase de su vida en que precisa más cuidados supone un ejercicio del derecho a la igualdad.

La resolución argumenta en este sentido que hay que interpretar las normas existentes de modo que faciliten una efectiva igualdad entre mujeres y hombres. Y añade que en este caso esa equiparación se consigue con la citada medida de facilitar que se comparta el permiso, “en cuanto permite involucrar a ambos géneros en la atención y cuidado del menor de edad, y además, puede permitir una más amplia protección y ejercicio de las opciones de los progenitores en la conciliación de la vida familiar con el trabajo”.

En su recurso, la Administración no entraba a fondo en estas consideraciones y argumentaba fundamentalmente que los padres tienen que optar. El permiso lo coge uno o lo toma otro, pero no lo dos, ni siquiera alternativamente para no coincidir a la vez. Pero la Sala de lo Contencioso dice que esa interpretación de la ley no era correcta, porque el estatuto básico del empleado público afirma que el permiso podrá obtenerse “indistintamente”. Por tanto, para la Audiencia queda claro que la norma “pretende conferir el derecho al ejercicio de permiso de lactancia a cualquiera de los progenitores, de ahí el uso de la expresión ‘indistintamente’ por uno u otro de los progenitores, en el caso de que ambos trabajen”.

Sostiene la Audiencia que la Administración ha pretendido “restringir o limitar aquello que la norma jurídica no contiene en su dicción”. Pero frente a esa opción limitativa de derechos, la sentencia considera que lo procedente es que “en aras al principio general, donde la ley no distingue, el intérprete no debe restringir”.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.