Una ola de conflictos legales sobre el trabajo en prácticas activa la discusión sobre este modelo y hace que algunas empresas se planteen prescindir de los becarios.


El glamour con el que Andy Sachs –la becaria interpretada por Anne Hathaway en El diablo viste de Prada– soporta los caprichos y exigencias más allá de lo profesional de Miranda Priestly (Meryl Streep), sólo es cosa de película. Una ola de conflictos legales en Estados Unidos a cuenta del trabajo en prácticas ha activado recientemente un debate acerca de si los becarios están siendo explotados laboralmente.

La ley estadounidense permite a los empleadores las prácticas no remuneradas siempre que los becarios reciban formación, entrenamiento profesional y que no se conviertan estrictamente en sustitutos de los empleados en plantilla.

El pasado mes de junio, un juez dictaminó que Fox Searchlight Pictures había empleado de forma ilegal a dos becarios que trabajaron en la película Black Swan, y la publicación de moda Harper’s Bazaar está inmersa en un caso similar.

También en agosto el diario The Independent se refería a las duras circunstancias laborales de quienes hacen prácticas en la banca de inversión londinense, con jornadas regulares de hasta 100 ó 110 horas semanales. Las alarmas saltaron cuando el becario de Bank of America en Londres, Moritz Erhardt, falleció al sufrir un ataque epiléptico tras 72 horas seguidas de trabajo en el banco.

El diario británico The Guardian se refería la semana pasada a una iniciativa que daba una vuelta de tuerca a todo esto: Conde Nast, que edita publicaciones como Vogue, The New Yorker o GK, valora seriamente dejar de contratar en Estados Unidos a becarios, en un movimiento que implica un cambio de parecer hacia el uso de esta modalidad de trabajo en las redacciones y que, según afirma el diario británico, “se hace en nombre de la experiencia laboral”.

Según The Guardian, la publicación con la que Conde Nast empezará a cortar con esta figura laboral es Women’s Wear Daily, de Fairchild Fashion Media, una división de la compañía que podría poner fin a su programa de prácticas el próximo año. Añade que “el editor de revistas ha sido demandado en Estados Unidos por dos ex becarios de The New Yorker y de la revista W, que aseguran haber cobrado menos de un dólar a la hora por una jornada laboral superior a las 14 horas”.

Tendencias peligrosas

En realidad, los excesos de algunas organizaciones se dan en un caldo de cultivo que tiene que ver con la crisis y las enormes dificultades para encontrar o mantener un trabajo.

Recientemente la revista Fortune se refería a la tendencia a trabajar gratis como “una corriente de futuro en recursos humanos. Algo que en una década será la norma”.

Hay quien piensa que este modelo podría aplicarse en un momento como el actual, en el que muchos apuestan por una formación gratuita, cuando resulta mejor trabajar sin remuneración que quedarse en casa.

La cuestión es durante cuánto tiempo, porque quien se decida por ello debe tener garantías de que es para entrar finalmente en una organización y no para facilitar el hecho de ser explotados.

En realidad, esta posibilidad de “trabajar sin sueldo” es un fenómeno circunstancial. Hay quien puede plantearse algunas opciones “especiales”. En determinadas circunstancias ese “trabajo sin sueldo” puede ser una pequeña inversión personal. Uno va a ser más empleable actuando de esa manera. Y también puede servir para estar al día cuando uno se da cuenta de que no hay muchas posibilidades laborales.

Pero finalmente el empleador le pedirá a esa persona que se quede en su empresa, y está claro que no podrá estar siempre sin cobrar.

Lo cierto es que cuando alguien tiene trabajo no está de más preguntarse si le respetan; si aprende y potencia su capital personal; y si ese puesto tiene sentido para su vida.

Debemos ser conscientes de que somos una marca personal que ha de capitalizarse continuamente, y también hemos de tener en cuenta lo que supone el dinero a corto plazo frente a la preparación profesional que nos puede servir para una carrera de futuro.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.