Los técnicos muestran muchas cautelas a la hora de evaluar el impacto de la nueva normativa, pero afirman que “ha propiciado una pauta de moderación salarial”. Según su propio estudio, el poco empleo que se crea, atribuible a los cambios, sigue siendo temporal.


El Banco de España ha realizado su propio análisis del impacto de la reforma laboral. Con un elevado grado de cautela, los técnicos de esta entidad aseguran que la nueva normativa del mercado de trabajo "ha propiciado una pauta de moderación salarial". Así, según los datos que manejan, "dada la evolución reciente de la inflación, los indicadores coinciden en reflejar descensos de los salarios en términos reales en los últimos trimestres",

Para llegar a esta conclusión, este informe -que está incluido en el Boletín Económico de septiembre de este organismo- toma como referencia la remuneración por asalariado de la Contabilidad Nacional, que ha registrado un descenso interanual a principios de este año; y la Encuesta Trimestral de Costes Laborales del Instituto Nacional de Estadísitica (INE) "que muestra una moderación salarial algo más acusada ya desde el segundo trimestre de 2012".

Siguiendo en el terreno salarial, los autores de esta evaluación también destacan como "relevante" la contención retributiva en los convenios colectivos. Esta estadística indica que entre 2019 y 2011, ya bien entrada la crisis, el incremento salarial medio tras incorporar las cláusulas de actualización del IPC, superó los dos puntos porcentuales, tasa levemente superior a la inflación registrada en ese periodo.

A partir de 2012, sin embargo, se observa una clara reducción en el incremento medio de las tarifas salariales, que se situaron en el 1,3 % en 2012, tasa más de un punto porcentual inferior a la inflación de diciembre del año anterior, con lo que los trabajadores ya perdieron poder adquisitivo. Y "los convenios de nueva firma, que constituyen un indicador más actualizado de los posibles efectos de la reforma sobre los resultados de la negociación colectiva, reflejaron aumentos salariales aún más moderados, del 0,4%", añade el Banco de España.

Muchas cautelas


Dicho esto, los técnicos que han hecho este análisis hacen mucho hincapié en la dificultad de separar qué parte de este efecto es atribuible a la reforma laboral o a otros factores como la crisis o el Acuerdo de Negociación (2012-2014) firmado por patronal y sidicatos en enero del pasado año. "En una situación de intenso deterioro de la actividad y del empleo, resulta difícil determinar qué parte de este comportamiento de los costes laborales se debió a la situación cíclica y qué parte podría atribuirse a los efectos de la reforma", precisan.

Así, los resultados de descensos salariales "deben interpretarse con las debidas cautelas dado el escaso número de observaciones disponibles posteriores a la última reforma, y deberán ser confirmados en los próximos meses", emplaza el informe.

Otro de los efectos en materia salarial ha sido, según este análisis, el descenso de los trabajadores cubiertos por cláusulas de garantía salarial, que les protegen de perder poder de compra en caso de que el IPC sea superior al aumento salarial pactado. En este caso, el Banco de España destaca un "notable descenso" de estas cláusulas en los últimos años, "pero sigue siendo superior al 40% de los trabajadores con convenio.

Si bien en este caso, los técnicos de la entidad apuntan al Acuerdo de Negociación colectiva como causante de este efecto, más que a la reforma laboral. Y también advierten que "quedaría por confirmar si se trata de algo de naturaleza permanentemente o se ha visto favorecido por factores de carácter temporal como la adversa situación cíclica".

En definitiva, concluyen que esta "profundización del proceso de moderación salarial tras la apbrobación de la reforma de 2012, que podría estar empezando a reflejar una mayor sensibilidad del proceso de determinación salarial a la situación específica de las empresas". Este era uno de los objetivos de la reforma; si bien, el informe añade que "todavía no se observa un incremento significativo del grado de descentralización del sistema de negociación", que era también otro de los efectos que perseguía la reforma.

Más empleo pero sigue siendo temporal

Respecto al impacto en el empleo, los resultados del informe "tienden a mostrar un cierto impacto positivo sobre el empleo neto que cabría asociar a la moderación salarial observada, aunque la evidencia es menos concluyente", resume el organismo que dirige Luis María Linde. Es más, el análisis de los efectos de la reforma destaca que esta no está logrando eliminar la gran dualidad del mercado laboral ya que "no se observan avances apreciables en términos de la composición de los flujos de empleo, que siguen dominados por los asalariados con contrato temporal.

Finalmente, estos expertos demandan al Gobierno que amplíe la información disponible sobre aspectos como el procedimiento y el coste efectivo de despido o el sistema de negociación colectiva, para poder efectuar un mejor seguimiento y evolución del impacto.

Articles relacionats / Artículos relacionados

 

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.