Microsoft está viviendo una reestructuración bajo la batuta de un hombre llamado Steve, de un modo bastante parecido a como ya lo hizo otro Steve hace unos años en Apple… ¿Estamos en 2013 o en 1997? Fast Company se toma la licencia de hacer una comparativa entre los estilos de dirección de ambos ejecutivos en momentos clave para las dos compañías.

 

Ayer mismo Steve Ballmer mediante una larga circular anunció a los empleados de Microsoft la reorganización de una de las mayores compañías tecnológicas del mundo. El comunicado de Ballmer es una compleja, profunda y estructurada receta para el éxito en el futuro… tamizada mediante un diccionario de lenguaje corporativo y entregada en un único, frío y duro correo electrónico. Sin adornos.

Pero si volvemos la mirada hasta 1997, nos encontramos con un Steve Jobs retomando las riendas de Apple, en aquel momento una organización descentrada, inflada y que había perdido su mentalidad vanguardista. Jobs enviaba correos frecuentes y hablaba con su plantilla en encuentros grupales, indujo a cambios serios a nivel ejecutivo, reorganizó la estructura de la compañía, descartó equipos y proyectos, y recortó los gastos en frívolos beneficios corporativos como los vuelos en business class.

Para algunos observadores los nuevos movimientos de Microsoft hacen pensar en los de Apple en 1997. Todo está ahí de nuevo, desde el realineamiento de la estructura organizativa basada en funciones y no en productos, la remodelación de la cúpula directiva y la urgencia de volver a tener a una plantilla comprometida.

Con todo esto en mente, vale la pena comparar a los dos Steves. Ellos son, como pone de relieve la circular de ayer, bastante diferentes en sus planteamientos en liderazgo y en sus estilos de comunicación.

Un bueno punto para empezar es la parte de la nota de Ballmer en la que ruega a los empleados de Microsoft que piensen a partir de cinco nuevos valores principales:

ÁGIL

Ballmer: “En un mundo de servicio continuo, los periodos de tiempo para los lanzamientos de productos, la interacción con los clientes y la respuesta a la competencia se han reducido drásticamente. Como empresa, necesitamos tomar las decisiones correctas y tomarlas más rápidamente, equilibrando todos los imperativos del cliente y del negocio. Cada empleado debe ser capaz de resolver los problemas más rápidamente y con más datos en tiempo real que en el pasado.”

Jobs: “Hoy estamos avanzando unos pocos pasos más que empezarán a llevar a Apple de vuelta a sus orígenes como una empresa más igualitaria y emprendedora… Apple necesita la ayuda de todos en el futuro inmediato a medida que damos media vuelta a la suerte de la empresa.”

Ganador: Jobs. Ahí donde Ballmer es difuso, Jobs hace un llamamiento directo a sus equipos.

 

COMUNICATIVO

Ballmer: “En adelante, nuestra estrategia se centrará en crear una familia de dispositivos y servicios para individuos y negocios que empoderen a personas por todo el mundo en sus casas, trabajos y en cualquier parte, para las actividades que valoran más.”

Jobs, en una reunión privada de la compañía en 1997, cuando se le preguntó por la posible venta de la entonces en problemas Apple a Dell: “Que le den a Michael Dell.”

Ganador: Jobs. Ballmer da rodeos a su obsesión por parecerse a Apple sin decir mucho más; y, bueno, la aversión de Jobs hacia su competidor es clara.

 

COLABORATIVO

Ballmer: “Colaborativo no solo significa ‘de trato fácil’. Colaboración significa la capacidad de coordinar eficazmente, dentro de y entre equipos, para lograr resultados, desarrollar mejores productos más rápidamente e impulsar el valor para el cliente y para el accionista.”

Jobs: no puedes exigir productividad, debes ofrecer las herramientas para dejar que las personas se vuelvan mejores.

Ganador: Empate. Ambos ejecutivos echan mano de un banal lenguaje corporativo.

 

DECIDIDO

Ballmer: “Como empresa global con literalmente miles de millones de clientes diversos en un entorno empresarial galopante, debemos tener una dirección estratégica clara pero también empoderar a los empleados más cercanos al cliente para que tomen decisiones al servicio de la misión más importante.”

Jobs, en la misma reunión de 1997 mencionada anteriormente: “Si queréis hacer a Apple grande otra vez, pongámonos a ello. En caso contrario, largo ahora mismo de aquí.”

Ganador: Jobs. Es difícil ignorar su mensaje.

 

MOTIVADO

Ballmer: “Nuestro equipo ejecutivo ha hablado mucho sobre estos aspectos culturales y se han comprometido con ellos. En mis propias reuniones de personal, al modelar estas nuevas características también nos encontrábamos a veces a nosotros mismos reculando. Una estrategia, unidos todos juntos, con una buena comunicación, resolución y energía positiva es la única forma de volar.”

Jobs en su famoso discurso de comienzo de curso en Stanford: “Debes encontrar aquello que amas. Y eso es tan cierto para tu trabajo como para tus amantes. Tu trabajo va a ocupar una gran parte de tu vida, y la única manera de sentirte verdaderamente satisfecho es hacer lo que crees que es un gran trabajo. Y la única forma de hacer un gran trabajo es amar lo que haces. Si aún no lo has encontrado, sigue buscando. No te conformes.”

Ganador: Jobs. Aunque no es precisamente justo comparar los dos textos, lo hacemos de todos modos. Porque la vida no es justa. ¡Ahora siéntete motivado!

 

Análisis final: uummmm.


* Eaton, Kit. “Steve vs. Steve: Jobs, Ballmer in a leadership smackdown”. Fast Company, 12/07/2013 (Artículo consultado on line el 23/07/2013).

Acceso a la noticia: http://www.fastcompany.com/3014155/steve-vs-steve-ballmer-jobs-in-a-leadership-smackdown

Articles relacionats / Artículos relacionados

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.