Entrevista de CincoDías a Lofti El-Ghandouri, fundador del grupo Creative Society y cofundador de Hub Madrid: "No creo que la gente tenga dos facetas, cuando alguien se arriesga en su vida personal, puede hacerlo en lo profesional."

Está llamado a ser una de las voces más relevantes en el universo de la gestión del talento. Fundador del grupo Creative Society, una consultora especializada en capital humano que opera a ambos lados del Atlántico, y cofundador de Hub Madrid, el primer centro de innovación social en España, Lotfi El-Ghandouri cree que ha llegado el momento de convertir las crisis -procesos de cambio- en oportunidades. Para los que alguna vez soñaron con cambiar de vida y alcanzar sus metas, propone una lectura de ¿Te atreves? (Aguilar, colección dirigida por Álex Rovira), una fábula en la que da pistas para crecer en la incertidumbre.

Primero analizó la resignación laboral en su libro Despido interior, ahora las claves para convertir las crisis en oportunidades. ¿Cuál es el punto de partida de ¿Te atreves?

Este libro es fruto de una investigación en la que analicé los comportamientos y arquetipos de las personas en situaciones de riesgo e incertidumbre. A partir de ahí, se trataba de asignar actitudes y comportamientos a los personajes. La conclusión es que siempre habrá un grupo de personas que te impedirán actuar, son los cuervos del libro; otras que no te esperas siempre van a apoyarte, como las tortugas y delfines.

¿A qué tiene que atreverse el lector de su libro?

A tener la vida que desea, a actuar como quiere, a ser él mismo. No creo que la gente tenga dos facetas, cuando alguien se arriesga en su vida personal, puede hacerlo en lo profesional. Tenemos que darnos cuenta de que las pequeñas cosas marcan la diferencia.

Los protagonistas de ¿Te atreves? son dos pollos que viven felices en su corral. La fábula tiene mucho éxito en la literatura empresarial. ¿Cómo valora el género?

Al principio no lo valoraba tanto, me sentía más cómodo en el ensayo, género que utilicé en mi anterior libro El despido interior. Cuando me planteé armar la fábula me di cuenta de que era muy difícil. Hablar de forma seria y técnica es fácil, pero trasladarlo a las personas con lenguaje sencillo da más trabajo. Ahora le tengo más respecto a la fábula, pero entiendo que no puedo dedicarme únicamente a ella. Todos tenemos más de una faceta y yo espero encontrar más.

Está bien arriesgarse para alcanzar las metas, pero ¿qué ocurre cuando este objetivo está en otras manos?

La pregunta es ¿vale la pena que me arriesgue donde estoy o en otro sitio? ¿Me arriesgo a probar otras cosas? Nos centramos en lo que está en las manos de los demás, en lugar de lo que está en las nuestras. Siempre hay opciones, pero no nos atrevemos a ver la realidad. Al final te acomodas, el ser humano tiene una gran capacidad de acomodarse. Los pollos de la fábula que viven tranquilamente en el corral somos nosotros. El corral no es cómodo, pero tú estás bien. ¿Aspiras a más? ¿Queremos cuatro millones de parados o cuatro millones de emprendedores? Para dar respuesta a estas preguntas, un grupo de personas hemos montado Hub, un centro de innovación social.

¿En qué consiste?

Hub es un apoyo para las personas que buscan ideas para un mundo mejor. Llevamos dos años en Madrid, pero a nivel internacional estamos en 15 ciudades. El Gobierno de Estados Unidos está muy interesado en el proyecto. Fueron ellos los que vinieron a vernos y ahora estamos negociando tener presencia en todas las ciudades del país. Tenemos que actuar allí. EE UU es el país que más va a sufrir la crisis, pero al mismo tiempo el que más rápido va a salir de ella, porque la suya es una historia de audacia y atrevimiento. Hub es un espacio para generar el mejor entorno de trabajo, en el que puedes acceder a ideas, innovación, conocimiento, oportunidades de negocio, inspiración y experiencia. Puedes estar en tu casa, pero nosotros te animamos a hablar de tu proyecto y hacerlo público, aunque si no tienes una idea, pero sí talento, ven a vernos. Se crece desde las preguntas, no desde las respuestas.

Ha colaborado con organizaciones como Cirque du Soleil, ¿qué enseña este trabajo a otras empresas?

Tenemos que aprender mucho del sector artístico. Suelo decir que estamos entrando en la era del artista, porque siempre lo tuvo muy difícil, ha creado desde la adversidad. Es una situación que ahora experimentan Gobiernos y empresas porque ya no hay tanta abundancia. Vivir al lado de artistas me ha permitido interiorizar cosas difíciles, por el sentido del control, de la vulnerabilidad. Es lo que intentamos hacer ahora. Tenemos que ser artistas de nuestras vidas, de los negocios y del mundo.


Toda persona tiene un don

Es uno de los ponentes más demandados a nivel internacional en temas de management, liderazgo y motivación. Ha participado como conferenciante en foros como el X Congreso Mundial de Recursos Humanos (Río de Janeiro) o el Congreso Internacional de Formación y Desarrollo del ASTD (Washington). Nacido en Túnez y criado en Canadá (domina el español, inglés, francés y árabe), Lotfi El-Ghandouri está fascinado con el ser humano y defiende que cada persona tiene un don especial. Sus principales campos de investigación y actuación son el riesgo y la incertidumbre, la entrega, la fuerza interior y la creatividad.

En su ficha en la agencia de conferenciantes Thinkingheads, destaca que una combinación adecuada de trabajo y pasión lleva a la felicidad. Porque para sacar adelante un proyecto no basta con tener a los mejores, sino que los mejores disfruten con lo que hacen. Es la propuesta que escuchan muchos candidatos a un puesto de trabajo en las empresas con las que colabora: "Lo que te estamos ofreciendo puede ayudarte a alimentar tu pasión". Las personas se quedan sorprendidas, claro, porque no están acostumbradas a este tipo de ofertas, reconoce.

En ¿Te atreves?, enseña las claves para hallar el sentido de la vida. Chic y Choc son dos pollos que juegan tranquilamene a las cartas en su corral, mientras a su alrededor todos se preparan para abandonar la isla en la que viven a causa de una inminente catástrofe. Un viaje plagado de metáforas sobre el riesgo, el atrevimiento, la audacia, la amistad, la cooperación, la consciencia o el arte de vivir con la incertidumbre, observa Álex Rovira en el prólogo. En cada capítulo, invita a reflexionar sobre las dimensiones de la vida y encarar los retos de la existencia.

Suscríbete gratuitamente a nuestros boletines

Recibe noticias e ideas en Recursos Humanos.
Suscripción

Utilizamos cookies para ofrecer a nuestras visitas una mejor experiencia de navegación por nuestra web.
Si continúas navegando, consideramos que aceptas su utilización.